¿Conseguirá el potencial de las criptomonedas dejar el dinero fiduciario al margen para convertirse en el método de pago único a nivel mundial?

Entrando en asunto

Cuando algo es realmente bueno el tiempo lo demuestra. Los esfuerzos por pararlo son inútiles y su expansión mundial es infrenable.

Las nuevas tecnologías nos resultan más familiares a cada día. Los cambios actuales son más rápidamente aceptados que antiguamente. Y si se trata del mundo digital mejor aún. La facilidad que la conexión a Internet nos aporta nos ha creado lo que podría llamarse una adicción por el ciberespacio. Y, tal vez, esta sea una de las razones por las que las populares monedas virtuales están teniendo tanto éxito.

Hace poco más de una década que las criptomonedas están en el mercado y mucho menos tiempo que gran parte de la población mundial sabe que existen. Y a pesar del relativo corto tiempo, han alcanzado casi todo el territorio mundial.

No obstante, antes de su aparición, ya se realizaban millones de transacciones mediante el comercio electrónico por todo el mundo. Por lo que, esa necesidad existente de enviar dinero a distancias abismales también ha hecho de las criptomonedas una opción tentadora.

Las criptomonedas han revolucionado el sistema financiero y nos guste o no, ya nunca volverá a ser como era. Estamos ante el suceso más revolucionario desde la aparición de Internet.

Obviamente, las criptomonedas le deben su éxito a sus increíbles e innovadoras características. Sin embargo, los inquietantes e importantes problemas a los que se enfrenta el dinero fiduciario utilizado hasta ahora les ha dado la oportunidad de solventarlos.

Dinero fiat

Las poblaciones confían en el dinero fiat porque está respaldado por el Banco Central que le corresponde. Inicialmente, este banco que también es su emisor, sustentaba el valor del dinero que emitía con reservas de oro. No obstante, con el pasar de los años, estos bancos se han dedicado a emitir más dinero para aplicar sus políticas económicas según la creencia de sus necesidades. Esto indiscutiblemente ha llevado a una inflación general de los precios.

Un claro ejemplo de ello es Japón. Este país, como deben saber, se dedica en gran medida a la exportación. Es por ello que poseer una moneda que sea de bajo valor internacional les es muy ventajoso. Por esta razón, su Banco Central se dedica a invertir en su moneda para que tenga un valor inferior a las demás. Que los productos exportados de Japón sean más asequibles que en otros países como Estados Unidos incentiva a que otros países les adquieran más productos.

De la misma forma, si la economía de la que se habla es una economía de consumo, la mejor opción es que la moneda local tenga un valor más alto. Cuando mayor es el cambio de la moneda local, más fuerte es la economía.

Problemas con el dinero fiduciario

Aunque muchos no lo sepan, las criptomonedas no llegaron apenas para coexistir con el sistema financiero tradicional. Su creación viene del descontento y ‘enfado’, por decirlo de alguna manera, del sistema monetario tradicional. Sus creadores quieren ponerle punto y final a todos los inconvenientes y problemas que este nos supone.

 Gobierno

Una de las principales diferencias entre el dinero fiat y las criptomonedas es que el primero está controlado por un Banco Central y las segundas no. Y esto se debe a que estos bancos controlan el mercado del dinero como quieren. Siempre tiene un control externo de su inflación, lo que permite que los gobiernos manejen a su antojo este elemento. Si la inflación se sale de control en una economía puede ser un peligro para el sistema monetario actual.

Tal como dijo Olivier Garret en Forbes, un sistema monetario que se basa en el dinero fiat, en el que los bancos centrales pueden imprimir el dinero a su parecer es débil. Y esa es una de las razones por las que apoyan a activos como el oro y Bitcoin. Los inversores los consideran auténticos refugios de valor.

Bancos

¿Se han parado a pensar también en el papel de los bancos en nuestra vida cotidiana? Nos hacen el ‘favor’ de guardarnos el dinero para que esté seguro y nos dan préstamos si cumplimos una serie de requisitos por el que deberemos pagar un interés y devolverlo en un tiempo establecido. Se puede decir realmente que son muy buenos, ¿verdad?

Eso es lo que quieren que pensemos. ¿Por qué el banco no nos cobra por guardar cantidades de dinero en ellos? Su dinero disminuiría, les interesa que confiemos en ellos para mantener nuestros ahorros. Incluso pueden llegar a ofrecernos un pequeño interés por mantener nuestros fondos en ellos.

No obstante, recuerden que los bancos son entidades que maximizan los beneficios y lo hacen a nuestra costa. Los bancos hacen dinero con nuestro dinero. ¿Cómo? Pues prestando nuestro dinero y recibiendo altos intereses por él.

¿Qué son las criptomonedas?

Las criptomonedas son un nuevo tipo de divisa digital basadas en la criptografía para asegurar y verificar transacciones. Estas pueden  ser utilizadas como las monedas comunes pero siempre de forma online, es decir, diseñadas para funcionar como medio de intercambio a través de Internet. Además, las criptomonedas cuentan con una particularidad que las hace únicas: no están bajo la supervisión de ningún gobierno o institución financiera. Es por ello que, la criptografía también es la responsable de la creación y suministro de las nuevas unidades de la criptomoneda. Técnicamente, las criptomonedas son entradas limitadas en una base de datos (blockchain) inmutable (excepto en condiciones específicas).

 

 

Existe un gran número de criptomonedas que surgieron porteriormente a bitcoin. Cada una con sus propias características y aplicaciones. Se clasifican por su capitalización de mercado que puede consultar en CoinMarketCap.com. En el momento de la publicación la número uno del ranking es bitcoin, seguida de ethereum, ripple, litecoin, EOS y bitcoin cash. Hay miles de criptomonedas en el mercado y la lista se amplia continuamente. En total suman una Capitalización de mercado de 243.975.873.225 dólares.

Aunque para muchos puede parecer una alternativa al dinero actual, se crearon para ser una solución de pago completamente convencional. Su principal propósito es eliminar la intervención de los Bancos Centrales. Acabar con su intervención constante en los mercados financieros, vista como una forma de control de las sociedades en general.

La gran pregunta es:

¿Conseguirá alguna criptomoneda o conjunto de ellas substituir al dinero fiat?

Las criptomonedas permiten la igualdad en todo el mundo y son muy útiles, especialmente a las personas que no poseen una cuenta bancaria tradicional. Aunque se trate de monedas virtuales, estas pueden ser intercambiadas por euros u otras monedas o viceversa.

El dinero tradicional nos limita muchísimo. Para acceder a él debemos tenerlo en nuestra cartera o llevar nuestra Visa encima o tener acceso al cajero de nuestro banco. Con las criptomonedas el acceso es mucho más amplio. Permiten su acceso desde cualquier lugar, siempre que dispongamos de un dispositivo conectado a internet para poder realizar transacciones con ellas.

Bitcoin se rige exclusivamente por el mercado. Si nos centramos en que el consumidor necesita saber cuánto valdrá su dinero mañana, si su activo esta formado por criptomonedas, la respuesta puede ser complicada. Esta pregunta no se la hacen los especuladores. Este grupo realmente espera una diferencia.

Por el momento las criptomonedas son un campo de juego para especular y no tanto para comerciar.

¿Permitiría la volatilidad de bitcoin y de las altcoins que se adopten como monedas de uso corriente?

A lo largo del tiempo hemos visto compañías anunciar que aceptan pagos con bitcoin y posteriormente dejar de hacerlo. Aunque algunas siguen haciéndolo y poco a poco se van sumando otras, que no se acepten en la totalidad de los establecimientos y de forma online hace que sea necesario intercambiarlas por dinero fiat para obtener liquidez.

Esto hace que el precio de las criptomonedas se definan con respecto a su valor en fiat y otras criptomonedas, en lugar de con respecto a los productos o servicios que pueden adquirirse con ellas.

No obstante, entre tantas criptomonedas han surgido algunas conocidas como ‘estables‘. Este grupo, como su nombre indica, tienen un precio estable que generalmente se iguala al dólar. Alguna o algunas de este tipo de criptomoneda podría ser la idónea para poder realizar nuestros pagos diariamente.

Tal vez, algunas criptomonedas tengan una mejor salida para el ámbito especulativo y otras para el comercio a nivel mundial.

Ventajas con la adopción de las criptomonedas

La adopción generalizada de las criptomonedas nos beneficiaría al complicar la manipulación. Su tecnología hace que no sea tan simple como con el dinero fiat. Además, las criptomonedas podrían respaldar mejor el concepto de un ingreso universal básico además de darle puerta a los intermediarios en las transacciones diarias. En definitiva, las criptomonedas nos ayudan a controlar el dinero, a utilizarlo mejor y ahorrar al hacerlo.

Problemas de la adopción de las criptomonedas

El primero de todos es que las monedas tradicionales perderán todo su valor. La transición podría ser complicada. En el proceso, el dinero podría volverse incompatible haciendo que algunas personas perdieran sus activos. Cualquier cantidad de valor en las monedas tradicionales podría valer ‘0’ antes de que consiguiésemos cambiarlo.

Además, será vital que se desarrolle una nueva infraestructura para permitir que el mundo se adapte. Y las instituciones financieras establecidas se verán forzadas a adaptarse.

Los gobiernos también sufrirán con el cambio. Su control sobre las monedas tradicionales es clave para la regulación. Las criptomonedas limitarían el alcance gubernamental.

Aunque muchas personas ya estén familiarizadas con las criptomonedas, es probable que estén fuera del alcance de todos. Si bien el cambio pueda llegar a suceder, falta tiempo para ello.

Criptomonedas en cabeza

Si llega el esperado momento de muchos en que las criptomonedas sean mundialmente aceptadas, aquellos que las aceptaron e invirtieron en ellas durante los primeros años probablemente se vean muy beneficiados. La cuestión es: ¿cuál o cuáles de ellas tiene una probabilidad mayor de triunfar?

Hay varias criptomonedas que durante su trayecto han demostrado estar llegando al espacio comercial tradicional, por poco que sea.

Algunas de ellas son:

Bitcoin

Supongo que esta no sorprende, por ser la número uno desde siempre y, ¿para siempre? Esta cuestión continúa siendo un misterio.

Hasta el día de hoy es la que más ha avanzado y más aceptación ha tenido, además de ser la que tiene el récord de precio más elevado de las más de 2.000 que hay actualmente en circulación. Es la más aceptada también en grandes empresas que aceptan una o más criptomonedas.

Otro factor que indica su aceptación son los miles de ATM de Bitcoin alrededor del mundo. Como comentamos recientemente, su instalación lleva un ritmo muy activo. En los últimos 12 meses se han instalado 1.900 ATMs de Bitcoin por todo el mundo.

Altcoins

Hay algunas altcoins que también están muy encaminadas al éxito, estas también ocupan puestos privilegiados en el ranking de capitalización de mercado de las criptomonedas. Aunque su nivel de aceptación como método de pago en importante empresas es bastante inferior, su número es considerable.

Algunas de estas criptomonedas son litecoin (LTC), ethereum (ETH), bitcoin cash (BCH), dogecoin (DOGE) y monero (XMR). Algunas de ellas también son compatibles con los ATM de Bitcoin instalados actualmente.

Conclusión

Sobre si las criptomonedas llegarán a substituir el dinero fiat hay varias respuestas y cada uno puede tener la suya. Pues no podrá afirmarse ni negarse hasta que realmente suceda o desaparezca.

En contra

El Banco Centra de Chile, por ejemplo, se opone a que Bitcoin o cualquier otra criptomoneda lleguen a substituir al dinero tradicional. Mario Marcel, presidente de la institución compartió su postura después de que el Tribunal de Defensa de Libre Competencia lo solicitase a principios de 2019.

En palabras de Marcel: “Los criptoactivos aún se encuentran en un estado incipiente de desarrollo, por lo que no es claro todavía cuánto más se seguirán desarrollando y cuáles serán los efectos asociados a ello; y por la naturaleza desregulada de los criptoactivos, no se cuenta con información detallada de cada uno de ellos”.

Según Marcel, el mercado criptográfico es “insignificante” comparado al tradicional.

A favor

El año pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó un informe sobre la política monetaria global afirmando que las criptomonedas podrían suponer una reducción en la demanda de dinero del Banco Central y que pueden afectar a las políticas monetarias tradicionales.

En el informe se relataba: «No podemos descartar la posibilidad de que algunos activos criptográficos se adopten más ampliamente y cumplan más funciones de dinero en algunas regiones o redes privadas de comercio electrónico”.

Por lo que, en otras palabras, el informe afirma que es posible que las criptomonedas representen un cambio de pago en el que remplacen completamente el dinero fiat en algunos sectores.

Algunos expertos incluso especulan que en una década las criptomonedas sean el único método de pago.

De todas formas habrá que esperar para ver qué sucederá, quién ganará la partida. En el caso de que las criptomonedas definitivamente se apoderen del mercado mundial, viviremos grandes cambios y nos veremos forzados a adaptarnos a ellas y a su nueva tecnología.

Sí es verdad que a veces pensar en ciertos cambios pueden generar dudas o incluso dar algo de miedo, cuando hacemos un esfuerzo por conocer su funcionamiento nos sorprendemos con la simplicidad del asunto. ¿Les ha ocurrido?

Personalmente creo que ganará el mejor, apenas es cuestión de tiempo.

ENLACES RELACIONADOS

Aquí les dejo algunos enlaces que pueden interesarles, hablan sobre términos relacionados con criptomonedas y tecnología Blockchain. Perfecto para aquellos que aún tienen dudas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.