¿Qué es IoT? Internet of Things – Controla el mundo a tu alrededor

Todos hemos sido conscientes de la rápida evolución de la tecnología y su implantación en la sociedad, pero no todos sabemos cómo afectan a nuestra vida el conjunto de dispositivos que hoy en día están conectados a la red, ni todo lo que podemos llegar a hacer con ellos. Conozca su potencial.

0

Internet of thing o ‘Internet de las cosas’ es el nombre dado a todos los dispositivos que están conectados a Internet. Absolutamente todo lo dispositivos que tienen su propio IP y son capaces de enviar datos mediante una red. Todos aquellos que puedas imaginarte y muchos otros que tal vez no. Desde un ordenador o un móvil, a un microchip insertado en un animal marino que nos envía información sobre su posición o hasta un satélite en el espacio. Conexiones que pueden ser entre personas, entre objetos o entre ambos.

Este conjunto crece y crece, y cada vez más rápido. En breve se podrán contar con los dedos de las manos los objetos que no tienen conexión wifi.

¿Qué nos aporta IoT?

Recopila y almacena datos

Si retrocedemos en el tiempo y pensamos en cómo Internet conseguía tener la información

que necesitábamos, recordaremos que alguien debía haberla puesto previamente o nunca la habríamos encontrado. Todo lo que encontrábamos en Internet, ya fueran videos, fotos, documentos, etc. había sido colocado por la mano humana.

Hoy nuestras dudas y curiosidades son otras, y todos sabemos que el tiempo es escaso. No podemos dedicarlo al 100% a continuar recopilar datos. Tampoco tenemos la precisión que tienen muchos objetos o máquinas para obtener información de tanta calidad y exactitud.

Pero para casi todo hay una solución, solo hay que buscarla. IOT parece ser la nuestra. Imaginemos que los ordenadores fueran capaces de recopilar datos ellos mismos, y aún mejor, sobre cualquier cosa que pudiéramos imaginarnos. Seríamos capaces de mejorar en muchos aspectos, uno de ellos, en los negocios. Aumentar la eficiencia y eficacia, disminuir perdidas tanto de material, tiempo, energía… y mucho más. Y con ello, reducir costes lo que aumentaría los beneficios netos.

Evolución constante

No todas las leyes las hace el gobierno. Esta nueva ley proviene de la evolución y es que cada vez más buscamos la comodidad y la hayamos en la tecnología. Así que todo lo que podemos conectar, lo conectaremos.

¿Cómo IoT puede beneficiarnos? Imagínese la siguiente situación:

Suena el despertador, nos levantamos y vamos a ducharnos. La casa esta calentita porque la calefacción se ha encendido una horita antes de que nos despertásemos. Cuando bajamos a desayunar el café esta listo, en la televisión están pasando las noticias. Al salir de casa y de forma automática la alarma se conecta, la calefacción se apaga y las persianas bajan. El coche, que ya sabe a dónde nos dirigimos, nos da los buenos días y nos muestra el mejor trayecto hasta el lugar. Y además, si ocurriera cualquier imprevisto, el mismo se encargaría de avisar sobre nuestro retraso.

Y podríamos imaginarnos una situación similar en el ámbito de trabajo. Haciendo que el día a día de los trabajadores fuera más leve facilitándoles el trabajo automatizando algunas de sus actividades al mismo tiempo que mejoramos su conforto durante la jornada de trabajo. La empresa podría beneficiarse con una mayor productividad, una mejor utilización de sus recursos y maquinaria.

IOT puede mejorar enormemente la manera en la que se utilizan muchos recursos escasos. El agua, por ejemplo, podríamos programar el riego en zonas de cultivo para que únicamente se pusiera en marcha cuando la tierra necesitase ser humedecida y no antes, evitando gastar agua cuando no fuera necesario.

A pesar de todos estos beneficios IoT no está libre de problemas.

Inconvenientes

Hemos podido notar que la evolución es global. El bien y el mal avanzan de la mano. Cada vez es más común oír hablar de ataques de hackers.

Es de suma importancia:

 Invertir en seguridad. Ahora más que nunca hay que tener absoluto cuidado con todo lo que tenemos conectado a la red. Hay que proteger cada uno de los dispositivos conectados para impedir que los hackers puedan acceder a la red entera a través de uno de ellos.

 Invertir en privacidad. Con todos los dispositivos conectados y todo programado, toda nuestra información personal, horarios, lugares que frecuentamos, todo, podría llegar a “malas manos” si no tenemos especial cuidado. Ladrones podrían usar dicha información para conocer nuestra rutina y decidir cuál es, por ejemplo, el mejor momento para robar en nuestra casa con tranquilidad, teniendo plena certeza de que no vamos a aparecer.

 Invertir en almacenamiento y gestión de datos. La comunicación continua entre los dispositivos aumenta el número de datos que necesitan ser almacenados y hace necesario una gestión de los mismos. Momento de contar con Blockchain 

¿Qué es Blockchain?

Como comentamos anteriormente Blockchain es una base de datos descentralizada donde constantemente se agregan nuevos datos. Datos que no pueden modificarse ni borrarse. Un conjunto de ordenadores conectados entre si forma una red. En cada ordenador hay una copia de la base de datos. Cada nuevo dato que se incorpora al blockchain es adicionado en la copia de la base de datos de cada uno de los ordenadores de la red.

 ¿Cómo puede ayudar?

La seguridad centralizada de las empresas no es capaz de hacer frente a la expansión de la red de IoT.

El control descentralizado de Blockchain, su criptografía y su mejor escalabilidad pueden ser utilizados para controlar miles y millones de dispositivos y gestionar su comunicación y todos los datos que se van obteniendo.

Blockchain puede crear armonía entre los diferentes dispositivos y mantener los datos seguros. Su distribución descentralizada contribuye a su seguridad y funcionamiento protegiendo de los hackers.

Por ese motivo las empresas con tecnologías IoT están adoptando la tecnología blockchain.

El blockchain es capaz de validar y almacenar todas las comunicaciones entre dispositivos IoT del mismo modo que hace con las transacciones de Bitcoin. Permitiendo que la red de dispositivos IoT opere de manera autónoma sin la intervención de terceros. Los smart contracts pueden usarse para conectar los dispositivos IoT entre sí y que actúen en consecuencia.

Blockchain se vuelve fundamental para la seguridad de la red IoT, la confianza en la red, la reducción de costes y la aceleración de las transacciones.