Brave, la compañía detrás del navegador más famoso dentro del cripto ecosistema presentó la primera virtual private network (VPN) descentralizada del mundo, o al menos esto es lo que aseguran ellos.

Cada vez que una compañía innova dentro del criptoverso nos sentimos muy orgullosos, y este es el caso de Brave que no ha parado de crecer, innovar y desarrollarse desde sus inicios. La nueva forma de VPN de Brave no tiene autoridad central y funcionará como una red peer to peer para preservar la privacidad de sus usuarios.

Puede leer nuestro hilo sobre Brave en nuestro siguiente link.

Los VPN cambian las direcciones IP de los usuarios de Internet, proyectándose en cualquier lugar del mundo, para que los gobiernos o compañías no puedan rastrear en donde exactamente está el punto de acceso. Esto ha permitido a cientos de usuarios en el mundo saltarse cualquier tipo de censura impuestas a su ubicación.

Un VPN puede hacer creer a los demás que un usuario está físicamente en China,  Argentina, España o donde sea necesario para el engaño.

La “red privada” en sí misma es un túnel a través del cual se redirige el tráfico, sin ser visto por los proveedores de servicios.

Pero a menudo los servicios centralizados que operan estos servicios que a primera impresión parece que son protectores de la seguridad y detractores de la censura, venden los datos de sus usuarios a terceros, lo que no es ideal para las personas con una mentalidad intensamente privada que tienden a usarlos,  para aquellos que están escapando de las garras de la censura en sus países, o incluso, y lamentablemente, para aquellos que los usan para cometer algún tipo de crimen.

El equipo de investigación y desarrollo de Brave Browser publicó un documento que muestra el camino que la cripto compañía y los desarrolladores tienen que recorrer para crear esta mencionada red VPN descentralizada. Desarrollado por el Dr. Matteo Varvello, la investigación presenta la primera red privada virtual distribuida o al menos eso es lo quema sugerido la compañía.

Aunque los que necesiten este tipo de servicio ya pueden recurrir a las VPN “descentralizadas” existentes, que son administradas por grupos de personas en una red peer to peer y que aseguran toda los datos confidenciales de sus usuarios al compartir sus datos en mensajes cifrados. Lamentablemente estos VPN requieren que los propios usuarios funcionen como Peers dentro del ecosistema de ese servicio, lo que a menudo implica un hosting de contenido bastante desagradable e incluso hasta ilegal.

Brave expresó que su VPN-0 ofrecerá un mecanismo de autorización y validación de tráfico que preservará la privacidad de todos los usuarios.

“Será una nueva generación de decentralized virtual private networks (dVPN), que ofrecen una cierta cantidad de privacidad, pero que también eliminan el riesgo de propagar un tráfico de red dañino o ilegal a los usuarios de Brave”.

El nuevo VPN de Brave busca abordar estos problemas de centralización y venta de datos privados sin autorización previa y de la “Responsabilidad de tráfico”.

“Los nodos de salida, es decir los usuarios, pueden configurar sus White List de contenido que ellos mismos han marcado como seguro para ellos, de esta manera los clientes y los nodos pueden adaptar sus configuraciones para evitar a exponerse a la sombría avalancha de contenido malicioso de esta parte de la internet”. Expresó el equipo de Brave.

Según Brave Browser, para demostrar que los nodos de salida que no han violado sus White List, los usuarios deben compartir su historial de búsqueda de forma anónima, el único propósito de este tipo de VPN descentralizado es mantener la privacidad de los usuarios.

La solución de Brave entonces es transmitir todos estos datos que los usuarios comparten mediante el método de consenso muy conocido dentro del cripto ecosistema como “Zero Knowledge Proofs”, los mismo que utilizan las cripto enfocadas del anonimato Monero (XMR) y Zcash (ZEC).

“La información se transmite mediante mensajes encriptados por Zero Knowledge Proofs, mensajes que se pueden verificar y validar sin conocer la identidad de sus remitentes. Nuestra solución permite al usuario controlar que tráfico transporta un nodo sin saber que es, en pocas palabras le damos la potestad de saber lo que hacen en realidad con su tráfico de internet”.

El cliente de Brave se integraría con el servicio de BitTorrent Mainline y el proveedor de VPN ProtonVPN. Esto permite que la VPN de Brave genere un gráfico, una especie de función de búsqueda anónima similar a Google, a través del cual los usuarios pueden ubicar clientes dispuestos a alojar su tráfico, o los de otros de forma segura.

El principal problema con el que se enfrentó el equipo de Brave fue cómo un cliente de su VPN-0 puede demostrar a un retransmisor que el tráfico que se está enviando mediante este servicio está en el conjunto de dominios “White List” para los que el retransmisor está dispuesto a transportar tráfico. Para hacer eso, aprovecharon una clase de sistemas distribuidos que proporcionan servicios de búsqueda llamados Distributed Hash Tables (DHT), y tal como expresó el equipo de Brave, todo esto se hace sin que nadie sepa la verdadera identidad de los usuarios que usan el servicio.

Por otro lado, la cripto compañía quiere que este sistema de VPN podrían combinarse con el sistema de incentivos gracias a su token Basic Attention Token (BAT), el cual podría usarse para recompensar a los usuarios que estén dispuestos a transportar el trafico tanto suyo como el de los demás clientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.