¿Qué son las DApps? – Aplicaciones descentralizadas

0
119

Con la aparición de Blockchain y las criptomonedas están surgiendo innovaciones tecnológicas. Una de ellas son las dApps. Aplicaciones sin dueño, que no se cierran ni dejan de funcionar repentinamente.

Las criptomonedas y tokens están construidos sobre la tecnología blockchain y aunque no todo el mundo lo sepa son dApps.

Bitcoin dio inicio a estas exitosas aplicaciones masivamente escalables. Su código abierto, naturaleza P2P y registros almacenados criptográficamente entre otras características han sido un modelo a seguir por centenas de aplicaciones en los últimos años.

Esta tecnología necesita la blockchain para poder funcionar. Se trata de un libro mayor descentralizado donde se registran todas las transacciones.

Para quienes no sepan de que se trata pueden leer ¿Qué es Blockchain? Una guía de la A a la Z.

Así que junto con las criptomonedas en las blockchains habitan muchas otras aplicaciones descentralizadas creadas para satisfacer de mejor manera las necesidades que ya se satisfacen y las que aún no.

¿Qué son las dApps?

Su nombre viene de la unión de estas dos palabras (D + apps) que según Wikipedia se definen de la siguiente manera:

Aplicación informática: “una aplicación es un programa informático diseñado como herramienta para permitir a un usuario realizar uno o diversos tipos de tareas.

Descentralización: “es el proceso de distribuir o dispersar funciones, poderes, personas o cosas fuera de una ubicación o autoridad central”.

Este tipo de aplicaciones han de cumplir una serie de características para poder clasificarse como tal.

Las 4 características necesarias:

  1. Código abierto: El código fuente de la app ha de estar disponible para todos, funcionar de forma autónoma y sin una entidad que controle la mayoría de sus tokens. Su protocolo puede adaptarse según las propuestas y sugerencias del mercado siempre que sea decidido por consenso de sus usuarios.
  2. Descentralizada: Ha de utilizar la tecnología blockchain donde deben almacenarse los datos y registros de funcionamiento de la aplicación.
  3. Incentivo: La App requiere de un token o activo digital para acceder a la aplicación y para recompensar toda aportación de valor.
  4. Algoritmo/Protocolo: Debe generar tokens de acuerdo con un algoritmo estándar criptográfico actuando como una prueba de valor de los nodos que están contribuyendo con la aplicación.

¿Cómo se clasifican?

Se clasifican en tres categorías de blockchain según el modelo que utilizan:

Tipo I – Engloba las dApps que tienen su propio blockchain. Bitcoin sería el ejemplo más conocido, Ethereum y Litecoin son altcoins del mismo tipo.

Tipo II – Formado por las dApps que usan la blockchain de las dApps de Tipo I. Son protocolos con tokens propios necesarios para su funcionamiento. Omni es un ejemplo de Tipo II.

Tipo III – Formado por las dApps que usan el protocolo de las dApp de Tipo II. Este grupo también está formado por protocolos con tokens propios necesarios para su funcionamiento. Un ejemplo sería la red SAFE, la cual usa el protocolo Omni para emitir “safecoins” que pueden ser usados para adquirir almacenamiento de archivos distribuido.

Un sistema operativo (como Windows, Mac OS X, Linux, Android, iOS) podría compararse a una dApp de Tipo I. Un Tipo II a un programa de software de propósito general (como un procesador de textos, una hoja de cálculo, un sistema de sincronización de archivos como Dropbox). El Tipo III a una solución de software especializado (como una herramienta de combinación de correspondencia que utiliza un procesador de textos, un informe macro de gastos que utiliza una hoja de cálculo o una plataforma de blogs que utiliza Dropbox.)

Analizando esta comparación podemos concluir que irán surgiendo aplicaciones de los tres tipos que se acaban de explicar y que van a ir ocupando el lugar de las apps tradicionales.

¿Cómo funciona una DApp?

Los mecanismos para el establecimiento de un consenso

Proof-of-work (POW) y Proof-of-stake (POS) son los dos mecanismos comunes por los cuales las dApps pueden establecer un consenso.

Proof-of-work: utiliza la minería para establecer un consenso. Motiva a los mineros a minar bloques y recibir recompensas. Las decisiones sobre los cambios en una dApp se realizan en función de la cantidad de trabajo con la que cada integrante contribuye al funcionamiento de la misma. Bitcoin utiliza este algoritmo.

Proof-of-stake: las decisiones se toman en base al porcentaje de participación que las distintas partes tienen sobre la aplicación. Requiere mantener y colaborar con tokens para convertirte en un nodo maestro. El Protocolo de Omni o el de Dash, por ejemplo, se basan en este método.

También se han visto casos en el que se combinan los dos protocolos. Peercoin consigue operar con un consumo inferior al que supondría el 100% de POW y además es menos vulnerable a los ataques de 51%.

Más información sobre PoW y PoS en el enlace.

Los mecanismos para la distribución de tokens

Comúnmente los tokens son distribuidos a través de la minería, la recaudación de fondos y el desarrollo.

Con la minería los tokens se distribuyen a quienes tienen una mayor potencia de cálculo, es decir, a los que contribuyen con más trabajo para el buen funcionamiento de la dApp. En Bitcoin, por ejemplo, a medida que los mineros verifican las transacciones y mantienen al mismo tiempo la cadena de bloques se les recompensa con bitcoins.

Con el mecanismo de la recaudación de fondos (ICO), aquellos que financian el desarrollo inicial de la dApp son quienes reciben los tokens. Con Protocolo Master por ejemplo, las Mastercoins se distribuyeron inicialmente a los que enviaron bitcoins a una dirección determinada, por cada bitcoin que se envió se recibieron 100 Mastercoins. Y el capital recaudado en bitcoins se utilizó para financiar el desarrollo de aplicaciones que promovieron el desarrollo del Protocolo Master.

Y por último, con el mecanismo de desarrollo, un mecanismo predefinido genera los tokens que únicamente están disponibles para el desarrollo de la dApp. Volviendo al ejemplo anterior del protocolo Master. Este, además de utilizar el mecanismo de recaudación de fondos, utilizó el mecanismo de colaboración para financiar su desarrollo futuro. Durante la recaudación de fondos un 10% adicional se reservó para este protocolo. Un programa predeterminado disponibiliza esos Mastercoins y se distribuyen a través de un sistema de recompensas basado en la comunidad, donde se toman las decisiones sobre la base del mecanismo de proof-of-stake.

Formación y desarrollo de una dApp

Para desarrollar una aplicación descentralizada hay que seguir tres pasos:

Paso 1: Publicación del whitepaper

Primeramente hay que elaborar y publicar el Whitepaper del proyecto, que es el documento técnico con la descripción de la dApp y sus características.

Como ya sucedió con Bitcoin, la manera más común por la cual una dApp toma forma es mediante la publicación de su whiteparer, el cual describe el protocolo, características e implementación del proyecto. Una vez difundido públicamente podemos obtener una retroalimentación de la comunidad que potencia el desarrollo de la dApp.

Agregar una hoja de ruta o plan, se vuelve más positivo nuestro proyecto. DApps con hojas de rutas claras y realizables están muy por delante de las que no la tienen. Así que si queremos que la nuestra tenga éxito, este es un punto a tener en cuenta.

Paso 2: Distribución de los tokens iniciales

Hemos comentado que hay 3 mecanismos para distribuir los tokens. Así que este paso puede variar dependiendo del que elijamos para ello:

Si se elige la minería, se ha de liberar un software de referencia para que pueda ser usado para minar. En el caso de Bitcoin crearon un programa de software de referencia que se compartió e hizó posible que se minara el primer bloque de transacción.

Si se lleva a cabo la recaudación de fondos, se disponibiliza una wallet para aquellos que estén interesados. En el caso de Mastercoin, se publicó una dirección de recaudación de fondos Éxodo y una wallet programada.

Si se utiliza el mecanismo de desarrollo se publica un sistema de recompensas que permite la sugerencia de las tareas a realizar, el seguimiento de las personas que están trabajando en ellas y los criterios por los cuales las recompensas serán repartidas.

Paso 3: Se propaga la participación en la propiedad de la dApp

Al distribuir los tokens de la forma que se haya escogido y cuanto mayor sea el número de participantes menos centralizado será el proyecto. Los participantes que inicialmente tenían una participación mayoritaria cada vez tendrán menos control.

Mientras se desarrolla la dApp se incentiva a los participantes con distintas habilidades a hacer contribuciones valiosas distribuyendo aún más la propiedad de la dApp.

Como David Johnston comentó: “Todo lo que puede ser descentralizado, será descentralizado”.

Analizando todas las ventajas y beneficios que nos proporciona la descentralización, no es difícil concluir que los servicios centralizados serán reemplazados con el tiempo por alternativas descentralizadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here