Llevamos algún tiempo oyendo hablar de el último fork de Ethereum, Constantinopla y los retrasos en su implementación. Los desarrolladores de Ethereum han pasado una última semana de trabajo intenso después de que se retrasara la actualización de Constantinopla. Se esperaba que el fork se realizase a principios de esta semana trayendo consigo más escalabilidad y eficiencia para el protocolo de smart contracts. No obstante, se descubrió una falla de seguridad que obligó a posponer la fecha de actualización.

El fallo se descubrió a principios de esta semana durante una auditoría del código que reveló que el fork presentaría problemas de seguridad que afectan a los smart contracts de Ethereum.

Como Bitcoin.es informó, el retraso inicial se anunció el martes. En aquel momento faltaban menos de 24 horas para la fecha inicial prevista del fork. La última fecha conocida para el hard fork fue anunciada durante una llamada telefónica al desarrollador central, durante el día de ayer.

En la decisiva llamada telefónica participaron el cofundador de Ethereum, Vitalik Buterin, Hudson Jameson, Péter Szilágyi, Martin Holste Swende, Lane Rettig y Afri Schoedon.

Fin a la incertidumbre

Tal y como se muestra en el tweet de Péter Szilágyi, el fork se ha programado para el 27 de febrero y el número de bloque establecido es el 7.280.000.

El próximo hard fork de Constantinopla es una actualización de la red ETH, que incluye Propuestas de Mejora de Ethereum (EIP) separadas para suavizar la transición del algoritmo de consenso Proof-of-Work actual (PoW) al Proof-of-Stake (PoS) más eficiente energéticamente.

Las mejoras que este nuevo fork trae consigo cambiarán fundamentalmente la blockchain de Ethereum. Será totalmente incompatible con las versiones anteriores, es decir, que los nodos de la red se deben actualizar de forma sincronizada con todo el sistema o seguir funcionando como una entidad de la blockchain independiente.

Como también informamos en Bitcoin.es, los principales exchanges de criptomonedas entre los que se incluyen Coinbase, Huebi, Kraken OKEx, entre otros, han confirmado su apoyo a Constantinopla.

Fork en dos etapas

Constantinopla se emitirá en dos partes simultáneamente en la red principal. La primera actualización incluirá los cinco EIP originales y la segunda actualización eliminará específicamente el EIP 1283.

Szilágyi ha sido quien ha sugerido esta estrategia durante la misma llamada en la que se ha decidido la fecha del fork. La estrategia pretende garantizar que las redes de prueba y las redes privadas que ya han implementado la actualización completa de Constantinopla puedan implementar una solución fácilmente sin deshacer ningún bloque.

Mi sugerencia es definir dos hard forks, Constantinopla como está actualmente y la Constantinopla arreglada con la deshabilitación de esta característica … Al tener dos forks, todos los que realmente actualizaron pueden tener un segundo fork para bajar la calificación por así decirlo”, explicó Szilágyi.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.