Si pensamos en la última crisis que hemos vivido y que ha cambiado la vida de muchos y, nos paramos a analizar, podemos observar que ni para todos ha sido algo malo. Para muchas empresas ha resultado en quiebra o han sobrevivido por muy poco y, otras en cambio, no solo se han mantenido en el mercado si no que han crecido mucho.

Igual que en el mundo animal, en el mundo empresarial también sobreviven los más fuertes y algo similar sucederá si la burbuja de las criptomonedas se dispara.

Hoy las criptomonedas son prácticamente conocidas por todos. No todos entienden cómo funciona o de que se trata exactamente, pero pocos son los que no hayan oído hablar de ellas. Pero no es un fenómeno nuevo, hace años que se comercializan, mucha gente ha ganado cantidades multimillonarias gracias a ellas y otros las han perdido. Y de la misma manera han existido criptomonedas que después de un tiempo simplemente se evaporaron sin dejar rastro.

Si los desarrolladores de blockchain de hoy están sentando las bases para otra revolución económica, aún es pronto para predecir como será. Pero podemos entender los “tokens de utilidad” como el principio de ello.

Creados para sobrevivir

Por una parte tenemos los que fueron diseñados principalmente para ser métodos de pago bitcoin y otras monedas. Tenemos las versiones basadas en cadenas de bloques de valores tradicionales, como acciones y bonos, que se conocen como tokens de activos. ¿Sabes la diferencia entre moneda y token?

Los “tokens de utilidad” son aquellos “destinados a proporcionar acceso digital a una aplicación o servicio”. Diseñados para funcionar en una red especifica y su principal función suele ser la de proporcionar acceso al servicio de la red.

Algunos ejemplos reales podrían ser Siacoin, o Filecoin, intentan ser competidores descentralizados para servicios de almacenamiento en la nube como Dropbox y Amazon Web Services, sirviendo como incentivo para que la gente contribuya con la capacidad de almacenamiento de la red recibiendo tokens como recompensa.

Los exchanges de criptomonedas como Airswap y 0x por ejemplo han desarrollado protocolos basados ​​en blockchain que permiten a los operadores intercambiar diferentes tipos de tokens peer to peer.

El valor de los tokens fluctúa y muchos son intercambiables en los exchange de criptomonedas. La euforia de las ICO ha generado cientos de nuevas monedas llamativas al mismo tiempo que ha inspirado la especulación desenfrenada y los esquemas fraudulentos que ya han perjudicado a muchas personas.

Aunque, cada día más, aparecen nuevas criptomonedas que prometen grandes beneficios, que ni siempre son confiables y que tarde o temprano pueden tener el mismo destino fatal, hay que tener presente que ni todas sobrevivirán. Hay que tener sumo cuidado a la hora de invertir y no arriesgarnos con más de lo que podamos permitirnos perder.