Estafas con criptomonedas en Australia rondan los $ 955.000 USD en pérdidas para los inversores

La Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC) ha revelado que recibió más de 1.200 quejas relacionadas con criptomonedas a través de su portal 'Scamwatch' durante 2017. A la luz del número de quejas, la Comisión Australiana de Valores e Inversiones (ASIC) emitió una advertencia a posibles inversores sobre los riesgos asociados a la inversión en criptomonedas.

0

La Australian Broadcasting Corporation informó que los datos obtenidos de la ACCC indican que las pérdidas de los ciudadanos australianos por estafas de criptomonedas ascendieron a $ 1.218.206 AUD ($ 955.000 USD aproximadamente) en 2017. Las 1.289 quejas recibidas el año pasado llevaron al regulador corporativo australiano, ASIC, a emitir una advertencia a los posibles inversores de criptomonedas.

John Price, el comisionado de ASIC, describió recientemente las criptomonedas como “productos bastante especulativos que pueden ser de alto riesgo“. Está bastante bien documentado que algunos de estos productos son estafas, así que no inviertas a menos que estés preparado para perder parte o todo tu dinero “.

Australia aumenta la regulación del sector de criptomonedas

A partir de abril, las empresas australianas que proporcionen servicios de intercambio de criptomonedas deberán registrarse en AUSTRAC, la agencia de inteligencia financiera de Australia, e informar sobre las transacciones de sus clientes.

Según la nueva legislación, será ilegal que una “persona no registrada” proporcione servicios virtuales de cambio de divisas. “Las empresas que intercambien monedas digitales por dinero, y viceversa, deberán inscribirse y registrarse en AUSTRAC”, dijo el ministro de Justicia, Michael Keenan, en agosto de 2017 durante un discurso parlamentario sobre las propuestas regulatorias.

Angus Taylor, el nuevo ministro federal de seguridad cibernética de Australia, elogió recientemente la nueva legislación y declaró: “Hemos tenido mucha cooperación en relación con las criptomonedas porque saben que deben ser legítimas, saben que deben ser parte de nuestro sistema financiero, y saben que no quieren facilitar actividades ilegales y delictivas”.

“Hemos actuado pronto, hemos actuado mucho antes que muchos otros países en todo el mundo”, agregó Taylor. “Obviamente las criptomonedas están creciendo, y es apropiado que el gobierno establezca un marco regulatorio con un enfoque particular en la actividad criminal“.