El pasado 24 de marzo, el juez P. Kevin Castel se ha puesto de lado de la SEC en su caso contra Telegram y su token GRAM. Esto quiere decir que no Telegram no podrá emitir su token GRAM.

El día de ayer, el juez ha emitido un requerimiento judicial en el que falla a favor de la solicitud que la SEC había presentado. El tribunal ha considerado en positivo el argumento de la SEC. La agencia ha «probado una probabilidad de éxito» al demostrar que los tokens emitidos son acciones tales como letras, bonos o acciones (Securiries/valores).

«El Tribunal considera que la SEC ha demostrado una probabilidad sustancial de éxito al probar que los contratos y los acuerdos en cuestión, incluida la venta de 2.900 millones de gramos a 175 compradores a cambio de 1.700 millones de dólares, son parte de un plan más amplio para distribuir esos gramos. en un mercado público secundario, que estaría respaldado por los continuos esfuerzos de Telegram. Considerando las realidades económicas bajo la prueba de Howey, el Tribunal considera que, en el contexto de ese esquema, la reventa de Grams en el mercado público secundario sería una parte integral de la venta de valores sin una declaración de registro requerida.»

La defensa de GRAM destruida

Tras el veredicto del tribuna, se ha podido ver como los argumentos de Telegram han sido reducidos a cenizas.

En primer lugar. Telegram mantenía que mediante la presentación del Formulario D 506 (Aviso de Oferta Exenta de Valores), contaban con la autorización para vender los tokens a inversores autorizados. Es relevante que el formulario se emitió antes de la primera oferta de valores inicial.

Publicidad

El tribunal descalificó esta exención. Según el tribunal, Telegram tenia la intención de que sus tokens llegasen a un mercado secundario después de pasar por las manos de estos compradores principales.

«La venta de GRAM de Telegram a los Compradores iniciales, es el primer paso en una distribución pública continua de valores y, como tal, Telegram no puede recibir el beneficio de una exención del requisito de registro en virtud de la sección 4 (a) o la Regla 506 (c).»

En segundo lugar. Telegram afirmaba que una vez distribuido, el token se convertir en un «commodity» (bienes básicos, que tienen como característica más relevante, que no cuentan con ningún valor agregado). El tribunal rechazó este argumento.

«El Tribunal rechaza la caracterización de Telegram de la supuesta seguridad en este caso. Si bien es útil como referencia abreviada, la acción en este caso no es simplemente el Gram. Howey se refiere a un contrato de inversión»

El test de Howey ha sido la herramienta principal para desarticular la estrategia de Telegram. Este Test es una forma para determinar si en al prestación de un servicio se está dando lugar o no a un contrato de inversión. Este método lleva vigente desde el año 1933 en Estado Unidos.

Sentencia final

Finalmente tras el fallo del tribunal a favor de la SEC. Telegram tendrá que detener la emisión de su token y hacerse responsable de reembolsar a los inversores en términos de contrato. Telegram ya había recibido 1,7 mil millones de dólares por parte de usuarios acreditados SAFT en términos de inversión.

«El Tribunal considera que la entrega de Gramos a los Compradores iniciales, que los revenderían en el mercado público, representa un riesgo casi seguro de un daño futuro, es decir, la finalización de la distribución pública de una acciones sin declaración de registro. Una medida cautelar, que prohíbe la entrega de GRAM a los compradores iniciales y, por lo tanto, evita la culminación de esta violación en curso, es apropiada y se otorgará.»

Seguir leyendo acerca de como la SEC intervino y detuvo una posible estafa con activos digitales puede ser de tu agrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.