Dependiendo de cómo recibió o vendió sus cripto activos, puede enfrentar diferentes impuestos, y en caso de no informar sus transacciones puede implicar multas de hasta $ 250.000 incluso prisión.

A continuación le brindaremos los aspectos a considerar al momento de la declaración de impuestos.

En principio la guía publicada por Servicio de Impuestos Internos (IRS), de los EE.UU., dice que para fines fiscales las criptomonedas son calificadas como otra clase de activo, al tratarse como propiedad, y no como moneda. Y las criptomonedas, en esta guía, incluyen cualquier cosa que se considere una “moneda virtual convertible”, lo que significa que tiene un valor equivalente en moneda real o actúa como un sustituto de la moneda real. No todas las criptomonedas actúan de esta manera, pero la mayoría de las principales, como Bitcoin (BTC), sí lo hacen.

Algunas personas que operan con Bitcoin pueden pensar en esto como en dólares o efectivo, pero para los propósitos del IRS, estos deben tratarse como tener una casa, acciones o bonos. Por lo que es importante observar los principios fiscales generales que se aplican a la propiedad y cómo afecta sus ganancias o pérdidas.

Esencialmente, si compró una criptomoneda y no la ha vendido, no ha logrado ninguna ganancia, por lo que probablemente no tenga ninguna obligación de informar. Pero si vendió la criptomoneda en el último año, deberá informar las ganancias y pérdidas.

El IRS ha enviado una advertencia a los contribuyentes, recordándoles que cualquier ingreso derivado de estas transacciones debe ser reportado en sus declaraciones de impuestos, incluidos los operadores de criptomoneda en los exchanges.

En el peor de los casos, el hecho de no informar correctamente sus transacciones de moneda virtual puede acarrearles multas de $ 250.000 o una sentencia máxima de cinco años en prisión.

bitcoin taxes

Lo cual implica que cada una de las operaciones que han realizado, tendrán que llevar un registro con todos los datos necesarios y comprobar si han obtenido algún tipo de beneficio o no. Por lo mismo a medida que ha crecido el mercado de las criptomonedas esta se vuelven más comunes y referentes para el Servicio de Impuestos Internos (IRS) y así ha cambiado su enfoque a los activos digitales, por lo que pagar los impuestos de la criptomoneda es lo más importante si usted opera con ellas dentro de los Estados Unidos.

El IRS investiga constantemente a los operadores que comercian con criptomonedas. Como ejemplo, tras un caso judicial en 2017, Coinbase tiene la obligación actual de divulgar toda la información sobre los inversores que han operado por más de $ 20.000.

En los Estados Unidos, hay dos tipos de impuestos a las ganancias de capital, estas pueden ser a largo o corto plazo. A largo plazo significa que mantuvo una moneda durante más de un año antes de venderla o intercambiarla, mientras que a corto plazo se aplica a las criptomonedas que ha tenido durante menos de un año. Estas tasas dependen de su estado y de su categoría impositiva, aunque el impuesto a las ganancias de capital a largo plazo suele ser “generalmente menor”.

Las criptomonedas también se encuentran sujetas al impuesto sobre la renta. Por ejemplo cuando un empleador le paga en criptomonedas y su criptografía se clasifica como ganancias; usted paga la misma cantidad en impuestos criptográficos sobre la renta que pagaría en USD. Esto significa que los impuestos sobre la renta de la criptomoneda se dividen en los mismos siete grupos impositivos del IRS, que van del 10% al 37%. Los cuarenta y tres estados también tienen sus propios impuestos sobre la renta.

En lo relativo, los empleados y los empleadores deben informar las ganancias y retenciones de criptomoneda, respectivamente, como lo harían con el USD.

También los mineros de criptomoneda están obligados a pagar impuestos sobre sus ganancias, lo que significa que su criptomoneda está sujeta a impuestos sobre la renta. Por lo que, la minería es calificada como autoempleo. Esto califica como un impuesto sobre el trabajo por cuenta propia, que suele ser de alrededor del 15,3%. Como autónomos, los mineros también tienen la oportunidad de deducir los gastos, como ejemplo la electricidad utilizada en la minería.

Si bien no todo lo relacionado con la criptomoneda está sujeto a impuestos, estas son las categorías principales de impuestos criptográficos a las que se debe prestar atención. Aquellos que pierden dinero en operaciones realizadas con criptomoneda, también podrán reclamar la pérdida para así ahorrar en impuestos sobre las ganancias de capital.

El seguimiento de todas las transacciones comerciales que uno ha realizado a lo largo de un año puede parecer desalentador, y los comerciantes o inversores en criptomonedas también saben que lidiar con los impuestos a la criptomoneda puede ser una carga enorme.

Para ayudar, existen varias herramientas, y algunas incluso provienen de exchanges de criptomonedas como Coinbase y Bitfinex para ayudar a sus usuarios. Otra herramienta a considerar es BitTaxer, que es compatible con la mayoría de los principales exchanges de criptomonedas, y está diseñado tanto para individuos como para contadores públicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.