Parece que al fin Bitcoin rompió definitivamente la barrera psicológica de los US$ 5.000, y los traders más experimentados saben que esto también abre la oportunidad para que su precio se deslice de nuevo en sentido contrario. Cuando se juega a la baja en el mercado de las criptos, ir en corto te puede dejar jugosos beneficios cuando sabes leer las señales.

Hace más o menos un año, Bill Gates dijo en uno de los programas de CNBC que él “iría en corto con Bitcoin, si hubiera una forma sencilla de hacerlo”, y, de hecho, señor Gates, existen varias maneras en la que los osos de BTC pueden ir en corto con esta moneda virtual.

¿Y qué significa eso de “ir en corto”?

La mayoría de las personas tienen la idea de que el tema de las inversiones consiste básicamente en comprar barato y vender caro. Bueno, esa es la mecánica general en el comercio, ¿no? Primero compras algo, sillas, zapatos, lo que se llama en el lenguaje financiero “ir largo”, para luego venderlo a un mayor precio y quedarte con la diferencia, es decir, con tu ganancia.

Ir en corto es una fórmula que empieza por donde la historia anterior termina. Primero tomas prestadas las sillas o los zapatos para venderlas y, cuando el precio haya bajado, vas y las compras barato. Y es que estás vendiendo algo que ni siquiera es tuyo, pero así es como funciona el asunto. Veamos un ejemplo para entenderlo mejor.

por que ir en corto

Vamos a suponer que por donde vives hay una tienda de bicicletas cuyas ventas no van muy bien últimamente. Los nuevos vehículos unipersonales de transporte eléctrico, como el AirWheel y mucho otros están haciendo que las bicicletas convencionales vayan quedando atrás. Esta tienda está a punto de cerrar sus puertas y tú vas a hacer negocios con ello.

Alguien que conoces compra una de las bicis allí. Vas, te haces el curioso, que quieres probar una de esas bicicletas antes de decidirte a comprar una igual y se la pides prestada por unos días. Digamos que las bicicletas de ese modelo se venden en la tienda por US$ 300, pues vas y la vendes por ese precio.

A los pocos días la tienda está liquidando todo por cierre y la misma bici cuesta ahora USUS$ 100. Ahora vas y compras una bici nueva, la regresas a tu amigo y no pasa nada, sólo que en la operación te han quedado USUS$ 200 por vender “en corto” algo que no te pertenecía. De esta manera es como puedes ganar cuando el precio de un bien cae. Por supuesto, corres el riego de que la bici no baje de precio y tienes que devolverla igual.

Jugando a la baja en los mercados

Cuando los analistas financieros creen que el precio de una acción bajará, actúan de la misma manera que en el ejemplo anterior, es decir, abren una posición en corto. ¿Cómo lo hacen? Pues, comienzan por pedir prestadas unas acciones a un corredor o bróker, quien, aparte de cobrar una prima por el préstamo, también reciben un interés sobre el mismo.

Ya con las acciones en la mano, el inversor procede a venderlas al precio de mercado. Al cumplirse el pronóstico sobre el precio de las acciones y éste efectivamente baje, vuelve a comprar la misma cantidad de acciones para reponer el préstamo. Si las cosas terminan sucediendo como en el caso de la bicicleta, todos salen contentos: el bróker tiene de regreso sus acciones, más los intereses y la prima, la bolsa cobra sus comisiones y el inversor se queda con la diferencia que le produjo la operación en corto.

Como ya se dijo, también puede ocurrir lo contrario, que el precio de las acciones suba y el inversor no pueda recomprar las misma a un precio menor. En ese caso, no queda más que afrontar la pérdida, comprando las acciones al precio disponible para poder devolverlas.

Ir en corto con Bitcoin

En temporadas de recesión, cuando los mercados van a la baja, las oportunidades de entrar en posiciones en corto se multiplican. Las posiciones en corto también suelen usarse para reducir el riesgo de una cartera de inversión cuando los mercados se vuelven inestables. Como la tendencia natural de las acciones es a subir en el tiempo, ir en corto se considera una actividad bastante riesgosa, pero por eso mismo es que rinde abundantes retornos cuando funciona.

¿Crees que durante el cripto inverno todo fueron caras largas y pérdidas? Pues, para nada. Mucha gente siguió ganando con Bitcoin jugando a posiciones en corto. Claro, te preguntarás cómo hacen para “pedir prestadas” las monedas. Pues, para eso están los instrumentos o derivados financieros.

Ir en corto mediante los futuros de Bitcoin de CME/CBOE

La forma más fácil que tienen los inversores institucionales para ir en corto con Bitcoin es vender contratos de futuro de BTC disponibles en el Chicago Mercantil Exchange (CME) y la CBOE. Los futuros son derivados financieros estandarizados y negociados en bolsa que obligan a un inversionista a comprar o vender un activo subyacente, como un índice de acciones, un producto o una moneda, a un precio y fecha predefinidos en el futuro.

Dicho de otra forma, los contratos de futuros permiten a los inversores apostar por el aumento o la disminución de precio de un activo sin tener que estar en posesión del mismo. En los contratos de futuros de Bitcoin, tanto en el CME como en la CBOE (Chicago Board Options Exchange), lo que al final cambia de manos es dinero constante y sonante; esto significa que, una vez que el contrato haya vencido o cerrado, no se realiza un intercambio de monedas virtuales, en este caso BTC. En su lugar, lo que se mueve de una a otra parte es el beneficio, o la pérdida, que se deriven de la transacción, pagaderos en dólares norteamericanos.

Chicago Mercantile Exchange

El Banco de la Reserva Federal de San Francisco realizó un estudio sobre los contratos de futuro de Bitcoin, donde sugiere que la corrección del precio de este cripto activo llevada a cabo durante el primer trimestre de 2018 fue ocasionada, en parte, por la introducción de tales derivados financieros en el CME y la CBOE.

En el reporte, el banco señala:

Antes de diciembre de 2017, no existía mercado para los derivados de Bitcoin. Esto significaba que era extremadamente difícil, si no imposible, apostar por que el precio de BTC fuera a la baja. Gracias a la introducción de los futuros de Bitcoin, los pesimistas podrían apostar a un descenso del precio de este activo. Podrían vender la promesa de entregar Bitcoin en el lapso de mes, a un precio más bajo que el precio spot actual, con la esperanza de volver a comprarlo a un precio aún más bajo para obtener una ganancia.

Esta nueva oportunidad de inversión condujo a una caída en la demanda en el mercado spot de Bitcoin y, por lo tanto, a una caída en el precio. Con la caída de los precios, los osos comenzaron a ganar dinero con sus apuestas, lo que generó más ventas en corto y una mayor presión a la baja en los precios“.

Los contratos por diferencia (CFD) de BTC funcionan igual de bien

Para los inversores más modestos, que no disponen de los servicios de un corredor para tener acceso a los contratos de futuros de BTC en el CME o la CBOE, existe la opción de ir en corto con Bitcoin registrándose en un agente en línea de contratos por diferencia (CFD), como eToro, Plus500 o AvaTrade.

Los contratos por diferencia o CFD funcionan de la misma manera que los contratos de futuros, pero se adaptan a los inversores de menores recursos. Al igual que con los futuros de Bitcoin, mediante los CFD, los inversores pueden jugar a que el precio del activo subyacente aumente o disminuya, en este caso Bitcoin, sin tener que estar en posesión del activo como tal.

contratos por diferencia

Una de las ventajas que presentan los contratos por diferencia es que son productos apalancados, es decir, se pueden abrir posiciones largas o cortas con margen (dinero prestado). Para entrar en una posición, los inversores sólo es necesario depositar un porcentaje del costo total de la operación. Si la apuesta resulta, los beneficios son estupendos, pero las pérdidas son muy grandes cuando sucede lo contrario, pues también hay que cubrir el apalancamiento.

Notas negociables de BTC

Una opción con la que cuentan tanto los inversores institucionales como minoristas que operan en territorio europeo es de la ir en corto con Bitcoin mediante la utilización de notas negociables o ETN. Actualmente, las notas negociables de Bitcoin se encuentran disponibles en el intercambio Nasdaq OMX ubicado en Estocolmo y pueden hallarse denominadas en euros o dólares norteamericanos.

Para los inversores acreditados o institucionales en los Estados Unidos, tienen la alternativa de negociar con el Bitcoin Investment Trust (GBTC) de Grayscale, una firma que, además, ofrece instrumentos financieros basados en Bitcoin Cash (BCH), Litecoin (LTC), Ethereum (ETH), Stellar Lumen (XLM), Ripple (XRP) y Zcash (ZEC).

Las notas negociables son productos complejos que suelen transarse en mercados OTC, lo que lleva implícito un alto riesgo de inversión.

Intercambios cripto permiten ir en corto

Para los inversores de activos digitales más avanzados que se sienten cómodos negociando en intercambios de criptomonedas, hay varias plataformas que en las que es posible ir en corto con posiciones de BTC en margen. Bitfinex, Kraken, Poloniex, y GDAX son algunos de los intercambios más conocidos que permiten operaciones en corto de Bitcoin.

Ir en corto en las plataformas de intercambio cripto funciona de la misma manera que hacerlo mediante el uso de contratos por diferencia (CFD), sólo que, en este caso, las ganancias derivadas de la operación se reciben en BTC en lugar de moneda fíat (USD).

Cuando se vende BTC en corto en un intercambio de criptomonedas, el inversor está vendiendo monedas que no posee. Para efectuar la transacción, los inversores pueden emplear las monedas virtuales proporcionadas por prestamistas de margen en el intercambio por el tiempo que dure abierta la posición. Una vez cerrada la venta en corto, los inversores ganan o pierden la diferencia entre el precio que vendieron y el precio al que nuevamente compraron las criptomonedas, menos la comisión por el préstamo de margen, que suele ser distinta dependiendo de la plataforma de intercambio.

kraken intercambio crypto

Con el auge de los intercambios para monedas digitales, son muchas las personas que han ingresado al interesante mundo del trading experimentando con este tipo de operaciones. Una de las más difundidas es la denominada “scalping”, que consiste en abrir varias posiciones y cerrarlas tan rápido como el cambio de precio de la cripto en cuestión permita obtener alguna ganancia.

Para el tipo de indivíduo que prefiere negociar con productos financieros regulados y están felices de recibir sus ganancias en moneda tradicional, los futuros de Bitcoin o contratos por diferencia serían la opción más adecuada.

Comprar opciones de venta (put) de Bitcoin

Finalmente, los inversores de BTC con conocimientos avanzados como para para tratar con derivados más complejos también tienen a la mano la alternativa de comprar opciones de venta (put options) de Bitcoin como una forma de obtener ganancias cuando se cree que su precio puede llegar a cotas menores. Las opciones son derivados financieros que otorgan al inversor el derecho, más no la obligación, de comprar un activo específico a un precio determinado en una fecha específica. Las opciones de compra dan a los inversores el derecho de comprar el activo, mientras que con las opciones de venta (call options) los inversores se reservan el derecho de venderlo.

Las opciones se utilizan más que todo para la cobertura en los mercados de materias primas y de divisas por parte de grandes corporaciones, pero su utilización está abierta a cualquiera que desee asumir el riesgo de la inversión.

ir en corto con bitcoin

Si una persona cree que el precio de Bitcoin sufrirá una baja de ahora a tres meses, podría comprar una opción de venta de BTC estipulada para dicho lapso de tiempo en algún operador de bolsa, con un precio de ejercicio de US$ 5.000. Si el precio de Bitcoin efectivamente cae por debajo del precio de ejercicio al vencimiento, su opción de venta habrá resultado como esperaba, produciendo la respectiva ganancia. Si al cierre de la opción el precio del cripto activo tomó hacia arriba, la persona entonces perderá sólo la tarifa (prima) que pagó por la opción, lo que convierte a las opciones en un instrumento financiero bastante accesible para ir en corto con Bitcoin.