El 22 de abril fue publicado un artículo en la web oficial del banco, donde señalan las declaraciones realizadas por el asesor ejecutivo de Economía y Relaciones Institucionales del BBVA, José Manuel González-Páramo al expresar que “las criptomonedas no son una alternativa creíble al dinero en su estado actual“, palabras extraídas de un discurso realizado en la Academia de las Ciencias Morales y Políticas.

De acuerdo al comunicado, González-Páramo se refirió a la elevada volatilidad de las criptomonedas, su uso para fines ilícitos, la falta de robustez y eficiencia como factores que afectan la característica fundamental  de cualquier moneda: la confianza, y la falta de confianza en las criptomonedas dificulta su uso como medio de pago, unidad de cuenta o reserva de valor, lo que impide que sean consideradas como “dinero“.

La alta volatilidad es uno de los factores que generan desconfianza hacia las criptomonedas, según el asesor ejecutivo del BBVA, José Manuel González-Páramo. Imagen: geralt.

Sin embargo, el asesor ejecutivo señala que en los últimos años se han desarrollado alternativas a bitcoin por parte del sector privado, como es el caso de las denominadas “stablecoins“, y también del sector público, con la creación de las llamadas monedas digitales emitidas por los bancos centrales, cuyo proceso de innovación busca aprovechar las ventajas de la digitalización (rapidez, globalidad, descentralización, reducción de cosos, seguridad, fraude, entre otros) al tiempo que se atenúan sus desventajas, según la publicación.

Durante el discurso realizado en la Academia, González-Páramo explicó que “las stablecoins son monedas digitales construidas de tal forma que su volatilidad está limitada por diseño“, y a su vez, las clasificó en dos grupos de monedas diferenciados por las estrategias utilizadas para reducir su volatilidad: las stablecoins colaterizadas y las no colateralizadas.

El ejecutivo describe las stablecoins colaterizadas como aquellas que trabajan con un mecanismo de estabilización de la volatilidad basada en el dinero fiduciario, es decir, en las que su valor está referenciado a un colateral como una divisa tradicional (euro, dólar, entre otros), o cualquier otra moneda o cesta de monedas digitales u otros bienes materiales como el oro, de acuerdo a lo publicado.

El asesor ejecutivo describe las “stablecoins colaterizadas” como aquellas cuyo valor está referenciado a un colateral como una divisa tradicional (euro, dólar, entre otros). Imagen: stevepb.

A su vez, el ejecutivo indicó que los emisores de este tipo de stablecoins generan “tokens” que son vendidos a usuarios, otorgándoles derechos sobre los activos colaterizados, que pueden ser depositados en entidades financieras tradicionales, facilitando la trazabilidad y supervisión, de esta manera la confianza en este tipo de monedas digitales estará puesta en quien dispone de los activos que respaldan la emisión de los tokens.

Por otro lado, explica que las stablecoins no colateralizadas se caracterizan porque su valor lo establecen algoritmos matemáticos que controlan las fluctuaciones de precio, emitiendo más moneda digital cuando sube el precio y viceversa en caso contrario, según la nota de prensa.

El valor de las stablecoins no colateralizadas lo determinan algoritmos matemáticos que controlan las fluctuaciones de precio. Imagen: AhmadArdity

Cabe destacar que este 11 de abril fue publicado que durante la reunión del Instituto Internacional de Finanzas (IIF) celebrada en Washington, el mismo ejecutivo encargado de Economía y Relaciones institucionales del BBVA, José Manuel González-Páramo aprovechó su participación al defender la creación de un marco regulatorio para el sector financiero que fomente los beneficios potenciales de la tecnología de registro distribuido conocida como DLT (Distributed Ledger Technology), incluyendo blockchain.

En esa ocasión, González-Páramo hizo hincapié en el rol de los entes reguladores, estableciendo algunos retos a los que se enfrenta la regulación actual de blockchain, incluyendo a los criptoactivos, destacando uno de ellos como las acciones a tomar para reducir el anonimato sobre los criptoactivos y evitar el fomento de actividades fraudulentas y criminales a lo que, a su vez, hizo mención sobre las medidas establecidas recientemente por la Unión Europea para la prevención del blanqueo de capitales, según lo publicado.

Imagen destacada por WorldSpectrum / pixabay.com