Empresas utilizan el nombre de los fundadores de Bitcoin a su favor

Bitcoin es una marca poderosa. Incluso pronunciar su nombre o el de su tecnología subyacente, blockchain, puede ser suficiente para revivir empresas y disparar los precios de sus acciones. Además de Bitcoin las empresas también están aprovechando descaradamente el nombre de losfundadores de la criptomoneda.

0

Secuestro de la marca Bitcoin

Seudónimo, enigmático e incognoscible, Satoshi Nakamoto estaba obligado a dejar un legado. Responsable de uno de los mayores inventos del siglo XXI, el nombre de Satoshi no dejó de resonar después de que presentara su última publicación de Bitcointalk y se fuera a AFK por tiempo indefinido. Su nombre se ha utilizado para todo, desde la unidad más pequeña de bitcoin, un satoshi, hasta iniciativas educativas como el Instituto Satoshi Nakamoto, una organización creada para compartir ideas de criptomoneda.

Estas instancias, y muchas más que toman el seudónimo del creador de bitcoin, demuestran el respeto que la comunidad tiene por Satoshi, aunque se desconozca su identidad. Hay otros casos de “caída de Satoshi”, aunque es difícil sacudirse la sensación de que se trata más de un secuestro de marca que de considerar al genio de Nakamoto. Por ejemplo, Satoshi Brewery es un proyecto ruso que prometió crear el primer token cervecero del mundo. Su página de ICO ha desaparecido y la web de la cervecería es solo una página de espera, lo que no es un buen augurio para el proyecto. Al pronunciar el nombre de Satoshi no hay protección contra la mediocridad.

Agarrando a los indefensos

No es solo Satoshi Nakamoto, cuyo nombre ha sido explotado para obtener ganancias de capital. Lo mismo le ha sucedido a Hal Finney. Al igual que Satoshi, Finney ya no está para defenderse. El científico de la computación, que fue la segunda persona en usar bitcoin, murió en 2014 después de una enfermedad terminal. Después de su muerte, su cuerpo fue crioconservado. La comunidad bitcoin le tiene un gran estima a Finney, pero a los participantes más recientes en el espacio criptográfico no les importa lo que Finney hizo por Bitcoin y sí lo que puede hacer por ellos.

Cryogen es un ICO que ofrece “proteger su cuerpo, cerebro o incluso mascota” al congelarlos criogénicamente. La página de inicio de su web atribuye una cita criónica falsa a Hal Finney. Incluso si el pionero de bitcoin hubiera pronunciado esas palabras, es difícil imaginar que consintiera en respaldar un proyecto criocrypto. En diciembre, Sirin Labs recaudó 157 millones de dólares a través de un crowdsale por su teléfono inteligente blockchain, llamado Finney. Esta invocación del nombre de Hal Finney es al menos más sabrosa que la de Cryogen.

No hay nada que impida que las startups embosquen a la marca bitcoin y adopten los nombres de sus fundadores. Si bien algunos casos son respetuosos, otros, lamentablemente, aparentan ser francamente cínicos.