Los atracos de Bitcoin difieren de los robos convencionales por no haber bienes materiales que hacer desaparecer de la escena del crimen. Sin embargo, en todos los demás aspectos las características son las mismas que un atraco clásico: hombres enmascarados, armas de fuego, el elemento de sorpresa, secuestro, amenazas de violencia y violencia real. La historia de la semana pasada sobre el comerciante de la ciudad y el adoptante del cripto, Danny Aston, era la primera historia familiar conocida en el Reino Unido, pero a nivel mundial no es nada nuevo. Los ladrones se han sentido atraídos por la riqueza desde tiempos inmemoriales, y el que esas riquezas aparezcan en forma digital o analógica hace poca diferencia. Crypto, oro, joyas… todo tiene un gran valor.

Casi robo

El incidente ocurrió en la aldea de Moulsford, en el sur de Oxfordshire, en el Reino Unido. Se informó a la policía local el lunes por la mañana, según un informe de Telegraph.

De acuerdo con un portavoz de la policía:

“La policía está investigando un asalto que ocurrió en una propiedad en Moulsford el lunes. Nadie fue gravemente herido durante el incidente … No se ha detenido a nadie hasta ahora “.

El informe describe cómo cuatro ladrones entraron en la residencia y ataron a una mujer, mientras exigían que el trader, llamado Danny Aston, transfiera los bitcoins mientras le apuntaban con un arma.

Lo increíble es que después de hacerse con la situación, los ladrones se fueron del lugar del crimen con las manos vacías y con una importante investigación criminal tras ellos. Se desconoce aún como lo hizo, pero el sr. Aston les hizo creer a los ladrones que las criptomonedas ya habían sido transferidas a sus cuentas. Él posee la totalidad de su dinero virtual. Ha reforzado la seguridad en sus propiedades.

Este no es el primer caso de asalto a mano armada que involucra al bitcoin.

Un incidente similar fue reportado en Ottawa, Canadá, el 23 de enero. En ese crimen, tres hombres armados se hicieron con el control de una institución financiera de bitcoin antes de huir de manos vacías.

En Brasil también tuvimos un caso parecido, en Río de Janeiro, cuando durante un asalto a una casa del cambio, después de robar diversos ítems, los ladrones intentaron, sin éxito, conseguir los bitcoins del dueño.

Casos como estos se están convirtiendo en recurrentes y es aconsejable siempre mantener los bitcoins seguros y no compartir información conocida sobre nuestras finanzas.