Como hemos expresado en múltiples ocasiones en nuestro portal, el oro y el Bitcoin gozan de una curiosa relación. Por un lado, hay un importante cruce entre los inversores de ambos, particularmente de los libertarios que no confían en el dólar estadounidense.

Puede ver nuestro hilo sobre el oro y Bitcoin en el siguiente link.

Pero, por otro lado, iniciativas como #DropGold han buscado posicionar a Bitcoin (BTC) como una forma de oro más portátil, divisible y más escasa, el oro del futuro es llamado por algunos cripto evangelistas.

golden bars

¿Pueden coexistir el Bitcoin y el oro, o la supremacía de uno amenaza al otro?:


Últimamente, Bitcoin vs. Gold se ha presentado como un juego de suma cero, en el que solo un activo puede prosperar a expensas del otro.

Inversiones en escala de grises, creadores de la campaña “Drop gold,  “¡Compre Bitcoin!”, “Deje en claro dónde residen sus lealtades”. “No es que el oro sea malo. Es solo que Bitcoin es mejor “,  son una de la frases que más verá en la web, o en las discusiones de Reddit.

Este es un tema de debate sin duda, especialmente dado que la utilidad de Bitcoin como una reserva de valor similar a la del oro es muy disputada dentro del ecosistema de las criptomonedas, y no solo en la de Bitcoin.

Afortunadamente, no necesita plantar su bandera en ninguno de los dos campos para beneficiarse de la exposición a ambos activos.

Si cree que Bitcoin es el más adecuado como almacén de valor o medio de intercambio, es irrelevante. Del mismo modo, si crees que el oro es un refugio seguro no correlacionado con las monedas globales, o una alternativa más confiable a los BTC, respaldada por miles de años de reputación, no hace mucha diferencia. Siempre que se vea el valor en ambos, hay beneficios para adquirir ambos, idealmente sin necesidad de convertirte en dinero fiduciario en el camino.

El renombrado corredor de bolsa y figura de los liberales, Peter Schiff, permite a los inversionistas comprar oro y plata utilizando BCH y BTC, a través de Schiffgold.com, y recibir su entrega física a cambio.

La compra de metales preciosos no tiene por qué ser necesario asumir la custodia, por supuesto, en la mayoría de los casos no lo es.

La empresa de criptografía Kinesis ha iniciado un programa de tarjeta de débito en toda la UE y el Reino Unido con el Grupo Contis, utilizando activos reales de oro y plata como la base para las monedas digitales, que tienen una asignación de 1: 1 con lingotes físicos, esencialmente haciendo que el oro se pueda gastar, este tipo de criptomonedas son llamadas Stablecoins.

Otra forma de obtener la exposición al oro sin poner nunca un ojo en un lingote es a través de Currency.com, que permite la comercialización de productos mediate su tokenización, incluido el oro al contado, con un apalancamiento de hasta 100 X, utilizando BTC o ETH.

Al igual que el Bitcoin, el oro puede asumir muchas formas para los inversores, como en derivados, productos sintéticos y custodia de terceros que tienen prioridad sobre las soluciones sin custodia.

Tomemos por ejemplo este Token de oro Digix (DGT), por ejemplo, negociable en varios Exchanges de criptomonedas alrededor del mundo, cada token de este cripto proyecto representa un gramo de oro.

El oro y Bitcoin comparten muchas similitudes:


Desde la perspectiva de un inversionista que no tiene ningún estandarte, o playera de equipo bajo su ropa, no tiene que suscribirse a la tesis de la tienda de valor que rodea a Bitcoin u el oro para verla como una retención digna a largo plazo.

Una de las razones por las que ambos activos son atractivos como parte de una cartera de inversión bien equilibrada es porque pueden aumentar su Ratio de Sharpe.

Invertir en activos que tienen una baja correlación entre sí puede mejorar la rentabilidad ajustada al riesgo de una cartera, como hemos expresado anteriormente en el siguiente artículo. Si bien no son inmunes a la desaceleración económica mundial, Bitcoin y el oro han demostrado una notable resistencia a los eventos que han afectado la economía mundial.

La belleza de cada activo es que puede ser muchas cosas para muchas personas y, por lo tanto, cada uno tiene sus propias razones para adquirir oro o Bitcoin, y no necesariamente hay que tomar las palabras de Warren Buffet como ley.

Ya sea que prefiera el oro por su belleza, su escasez o su valor intrínseco, es su prerrogativa. Es lo mismo con Bitcoin, que puede guardarse en una wallet de hardware o usarse para comprar bienes y servicios cotidianos.

Si tiene los medios, no tiene que soltar oro para comprar Bitcoin o viceversa, en el mejor de los casos puede tener ambos.