¿Qué es Ripple?

Ripple es el nombre distintivo de la plataforma de criptomonedas, cuya criptomoneda es en realidad XRP, del mismo modo que Ethereum es el nombre de la plataforma que facilita los intercambios en Ether (la moneda). Al igual que otras criptomonedas, Ripple se construye sobre la idea de una red peer-to-peer que requiere que varias partes participen en la validación de transacciones, en lugar de cualquier autoridad centralizada.

El objetivo principal de la compañía privada es crear y habilitar una red global de instituciones financieras y bancos. Para ello utiliza el software blockchain ‘RippleNet’ al que ellos llaman el ‘Internet de valor’, con el que reducen el coste de los pagos internacionales.

Aunque Ripple cuente con una compañía holding detrás del proyecto, es un producto de código abierto. La dificultad y el alto coste relacionado a los pagos internacionales inspiró y motivo a su equipo a crear la plataforma y criptomoneda.

Ripple facilita las transacciones en todo el mundo que además son efectivamente inmediatas. A diferencia de otras criptomonedas, no requiere un tiempo de confirmación típico y sus tarifas de transferencia son mucho más baratas.

Ripple permite que los bancos puedan usar XRP para tener liquidez en tiempo real. Otras de las posibilidades que ofrece son expandir el alcance a nuevos mercados, proporcionar liquidaciones de pagos más rápido y reducir los costes de cambio de divisas.

Ripple pretende liberarnos del monopolio establecido por las redes financieras como los bancos, tarjetas de crédito y otras instituciones como PayPal o similares. Al hacer uso de estas alternativas nos vemos obligados a pagar altas tarifas de envío, cargos por cambio de moneda, establecen límites en las cantidades de envío y, además, los tiempos de demora son, en la mayoría de los casos, excesivos.

¿Por qué continúa siendo así?

El avance tecnológico nos ha facilitado prácticamente cualquier aspecto cotidiano, todo son facilidades menos cuando entra en juego nuestro dinero. Podemos enviar un email de una punta del mundo a otra y que este sea recibido en cuestión de segundos, podemos descargarnos material audiovisual en cuestión de segundos, podemos acceder a información de lugares con idiomas y culturas diferentes en nuestro propio idioma a tiempo real, entre muchas otras cosas y de forma gratuita. No obstante, realizar un envío de unos pocos dígitos a nuestro familiar que se encuentra en otro continente está sujeto a tarifas y a un tiempo de espera desesperante.

Con todos los avances, ¿siguen pensando que la tecnología de pagos globales aún no se ha inventado? Obviamente ya existe. No obstante, es fácil de suponer que a las instituciones financieras el método utilizado hasta hoy les funciona de maravilla. Ganando billones de dólares en tarifas de pago, molestarse en competir por innovar en un sistema que les supone un coste no parece ser motivador.

Ripple, a diferencia de otros proyectos de criptomonedas, busca trabajar con el sector financiero. Hecho curioso puesto que normalmente las criptomonedas compiten contra este sistema, queriendo ser superior y ocupar su lugar.

¿Cómo funciona?

RippleNet

Para entender el funcionamiento de Ripple es interesante conocer dos términos: RTGS y RTXP.

El RTGS se entiende por liquidación bruta a tiempo real, que se da en Bitcoin, por ejemplo. Al realizar una transacción el valor se liquida a tiempo real (lo que no quiere decir que el receptor lo reciba en ese instante, sino que el proceso conlleva un tiempo).

Por otro lado, el RTXP es el Ripple Transaction Protocol. Una puerta de enlance similar a un libro mayor global formado por blockchain privadas. Funciona como un portal digital que los gobiernos, las empresas y las instituciones financieras utilizan para unirse a la red. Y a este mecanismo se le conoce también como RippleNet, el punto fuerte del proyecto.

Las instituciones que se unen a RippleNet pueden realizar transacciones con otras que también forman parte a una velocidad mucho más rápida y a un coste realmente pequeño. Con RippleNet también podemos recibir pagos desde cualquier moneda Fiat como euro o dólar, o criptomoneda como bitcoin o ethereum.

RippleNet también ofrece servicio de cambio de moneda entre todos los tipos de dinero fiduciario. Por lo es necesario que disponga y pueda garantizar liquidez. Y es por ello que XRP, la criptomoneda de la plataforma es tan importante puesto que proporciona liquidez de origen a proveedores de pagos, creadores de mercado y bancos.

¿Qué ofrece Ripple?

La plataforma ofrece 3 productos: xCurrent, xVia y xRapid.

XCurrent es el producto principal de Ripple. En la mayoría de los casos en que un banco empieza a trabajar con ripple, este es el producto utilizado. En este caso no se requiere el uso de la moneda de la plataforma.

XVia es el último producto lanzado por la plataforma. Consiste en una interfaz de pagos y un conjunto de APIs. Esta opción tampoco hace uso de la moneda de la plataforma.

Xrapid es el único producto que utiliza XRP. Y se utiliza como una solución de liquidez.

Otros datos sobre Ripple 

Ripple no está diseñado para servir de la misma forma a consumidores promedio ya que no les proporciona un real beneficio. El uso de ripple probablemente no cambie la forma en la que diariamente las personas comunes se envían dinero. Lo que realmente busca el proyecto es revolucionar la forma en que el dinero se mueve a gran escala por todo el mundo.

Ripple también ha demostrado su gran capacidad a la hora de realizar transacciones. Está muy por encima de Bitcoin, el proyecto número uno hasta el momento. Mientras Bitcoin consigue manejar unas 15 transacciones por segundo, Ripple puede realizar 1.500 tps, una cantidad abismalmente superior.

XRP

Se estableció un suministro total altísimo de casi 100 mil millones de XRP de los cuales 41 mil millones de tokens están en circulación y el resto en manos de Ripple Labs.

Esto hace que muchas opiniones a cerca del proyecto lo señalen como centralizado. Ciertamente, más que la mayoría de las criptomonedas.

No obstante, en 2017 el equipo lanzó una estrategia de descentralización. Anunciaron planes para diversificar los validadores en la blockchain de XRP y los expandieron a 55 nodos en julio del 2017. Además, por cada dos nodos operados por terceros, la compañía eliminó un nodo operado por ellos. Y esto será así hasta que no haya ninguna entidad que opere la mayoría de los nodos.

La cantidad de nodos de Ripple ya se ha reducido a 26, de los cuales apenas opera 7. Por lo tanto, el 73% de la red está bajo el control de terceros.

Cada nodo de Ripple funciona como un sistema de cambio local, de tal manera que todo el sistema forma un banco mutualista descentralizado. Llevado al extremo, la red Ripple es un servicio de red social distribuido basado en el honor y en la confianza entre las personas existentes en las redes sociales del mundo real. De esta manera, el capital financiero se sustenta en el capital social. Una versión reducida de la red ripple consistiría en una extensión del sistema bancario jerárquico existente, en el cual existirían rutas de pago alternativas que no pasarían por un banco central.

Su origen

El protocolo Ripple, fue elaborado por la compañía OpenCoin que fue cofundada por el CEO Chris Larsen y el CTO Jed McCaleb en septiembre de 2012. En julio de 2013, McCaleb se separó de la empresa y, el 26 de septiembre de ese mismo año, OpenCoin cambió su nombre a Ripple Labs, Inc.

Ripple tuvo problemas con la ley en 2015. La Red de Delitos Financieros del Tesoro de los Estados Unidos la multó con 700 mil dólares por infringir la Ley de Secreto Bancario al actuar como una empresa de servicios de dinero sin estar debidamente registrada. En octubre de ese año, la empresa volvió a cambiar de nombre a Ripple, pero hasta el 13 de junio de 2016 no obtuvo una licencia para operar como una moneda digital por parte del Departamento de Servicios Financieros del estado de Nueva York.

En septiembre de 2016, Ripple había reunido 55 millones de dólares de sus primeros inversores. El 26 de enero de 2018 se convirtió en la tercera moneda más grande por capitalización bursátil según CoinMarketCap.com.

(No se debe confundir OpenCoin con OpenCoin.org, el cual está desarrollando una versión de código abierto de un sistema de efectivo electrónico desarrollado por David Chaum).

Respaldado por los bancos

Posiblemente haya escuchado hablar a los inversores y otros entendidos sobre regulaciones. Aunque muchos se preocupan con las enérgicas medidas que están tomando algunos bancos contra Bitcoin y similares, es menos probable que suceda con Ripple, ya que cuenta con el respaldo de algunas de las principales instituciones financieras del mundo como Santander, UBS, American Express, RBC, Westpac y más. Participan en su operación y proliferación e incluso pueden cobrar sus propias tarifas específicas por completar transacciones. Que sería el factor diferenciador entre ella y las demás.

En muchos sentidos, esto no es del todo sorprendente, ya que la tecnología blockchain tiene una gran cantidad de beneficios para las empresas que pueden emplearla de manera efectiva. Sin embargo, respaldar una criptomoneda como Ripple es ciertamente un valor atípico y es algo que los compradores y vendedores potenciales deben comprender, ya que les da a esas instituciones un mayor nivel de control sobre Ripple del que les daría la mayoría de las otras criptomonedas existentes.

Donde bitcoin, Ethereum y similares están completamente descentralizados, respaldados por miles, si no millones, de mineros globales, lo que significa que nadie tiene control real sobre la red, los nodos de Ripple son manejados por estas instituciones financieras y por los propios laboratorios Ripple. Esos servidores independientes no tienen que proporcionar cálculos de prueba de trabajo como bitcoin, los nodos simplemente validan las transacciones ellos mismos, al igual que los bancos tradicionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.