Como ya muchos sabrán, el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), junto con otras tecnologías nuevas y emergentes relacionadas, poseen el potencial para cambiar y mejorar las ciudades inteligentes.

La última ha sido la industria agrícola que ha decidido implementar estas tecnologías para crear lo que ahora llamamos “Agricultura Inteligente”.

Actualmente sobran las iniciativas de gobiernos, ayuntamientos, operadores móviles, junto con el despliegue de 5G, para trabajar en un nuevo enfoque en busca de implementar soluciones de ciudad inteligente que contribuyan a brindar beneficios reales a largo plazo a empresas y ciudades por igual.

Las iniciativas de Smart Cities proporcionan recursos valiosos que pueden contribuir a los gobiernos, planificadores de ciudades y proveedores de servicios digitales a implementar soluciones conectadas, creando así ciudades verdaderamente inteligentes.

Nos quedamos sin tiempo y sin espacio


Se puede decir que entre los desafíos más importantes a los que se enfrenta la industria alimentaria y agrícola actualmente es responder la pregunta sobre cómo duplicar la producción de alimento para 2050 con menos tierra disponible cada año.

De acuerdo a las Naciones Unidas, se espera que la población mundial del planeta alcance los 9.6 mil millones para 2050. Por lo que representa para la industria agrícola todo un desafío lograr alimentar a esta población con productos de calidad. Sin embargo herramientas como la IoT puede ser parte importante de la solución; de hecho, de acuerdo a Beecham Research, al adoptarse el Internet of Things, la producción de alimentos podría incrementarse en un 70 por ciento

Si pensabas que este era el único desafío a enfrentar pues, estabas equivocado. Nuestro planeta tierra ha sufrido tanto que estamos pagando las consecuencias con el aumento del cambio climático y el impacto ambiental resultante de las prácticas agrícolas intensivas aumentan la demanda de cambios en la producción de alimentos.

No obstante, los datos y el análisis han demostrado tener muchos beneficios, y la industria agrícola tiene más información que casi cualquier otra industria. Por ello, los agricultores de todo el mundo han estado utilizando los datos y el análisis con el propósito de incrementar la producción de alimentos en busca de satisfacer la creciente demanda mundial.

Gracias a sensores en los tractores y en el campo, los agricultores pueden registrar datos en tiempo real sobre la condición del suelo, su humedad y la cantidad de sol que hasta el momento las plantas han recibido. Precisamente el análisis de datos recopilados por los sensores les da a los agricultores la perspectiva que necesitan para seguir alimentando al mundo de la manera más eficaz e inteligente posible.

Sin embargo, muchos se preguntaran: ¿qué es la agricultura inteligente?

Básicamente, como se mencionó anteriormente, este concepto surge de la aplicación de soluciones del Internet de las cosas. Del mismo modo, la agricultura inteligente es un concepto de gestión que a través de la tecnología moderna logra aumentar de forma sostenible la cantidad y calidad de los productos que produce. En otras palabras, los datos y la tecnología moderna representan el futuro de la agricultura.

Los agricultores pertenecientes a este siglo tienen una importante ventaja, ya que poseen diversas tecnologías que contribuyen a hacer de su actividad una mucho más precisa y eficiente, elemento que no poseían anteriormente.

Precisamente, con una agricultura inteligente, los trabajadores son capaces de monitorear las condiciones de campo desde cualquier lugar usando sus dispositivos móviles. Queda en evidencia que esto hace de la agricultura una actividad mucho más eficiente, precisa y rentable en comparación con el enfoque convencional.

Aplicaciones de IoT para hacer de la agricultura una actividad inteligente


Este tipo de tecnología ha sido protagonista en el auge de industrias más eficientes, automóviles conectados y ciudades más inteligentes, sin embargo, la aplicación de esta tecnología en la agricultura podría tener el mayor impacto global.

Según Beecham Research, la agricultura inteligente se puede estructurar en siete áreas de aplicación:

  1. Gestión de flotas: seguimiento de vehículos agrícolas.
  2. Cultivo del campo grande y pequeña agricultura
  3. Monitoreo de ganado
  4. Cultivo de interior
  5. Piscicultura
  6. Silvicultura
  7. Monitoreo de almacenamiento: tanques de agua, tanques de combustible.

La IoT puede contribuir a reducir los residuos mientras que mejora su productividad. Esto puede ser desde la cantidad de fertilizante que es utilizado en el suelo hasta la cantidad de viajes que los vehículos agrícolas tienen que hacer al campo.

Conectividad inteligente en la industria agrícola


La conectividad inteligente permite aumentar los rendimientos de los cultivos, su calidad y el manejo de los ganados; todo esto gracias a un mejor monitoreo de las condiciones del suelo, un mejor uso de pesticidas y fertilizantes, junto con un mejor bienestar de los animales y una predicción más precisa de las condiciones climáticas.

En la actualidad, los rendimientos de muchos tipos de cultivos están bajo una grave amenaza debido a la falta de polinización causada por el trastorno de colapso de colonias de abejas (CCD). Este es un  fenómeno que ocurre cuando la mayoría de las abejas obreras en una colonia desaparecen y dejan una reina, mucha comida y solo unas pocas abejas nodrizas para cuidar a las abejas inmaduras que aún quedan y a la reina.

Deutsche Telecom ha desarrollado colmenas conectadas para ayudar a aumentar los números de abejas. Bee Corp, NimbeLink y Verizon han estado probando LTE-M para conectar colmenas a plataformas inteligentes asistidas por IA con el propósito de mejorar el manejo de las abejas. Se espera que esto regularice la polinización esencial de los cultivos.

Este trastorno es un elemento vital del proceso agrícola que a menudo se pasa por alto. De hecho, estudios han revelado que las colmenas conectadas pueden aumentar un tercio de la producción mundial de cultivos.

Comisión Europea Internet of Food & Farm 2020


IoF2020 es un proyecto que se ha dedicado activamente a explorar, a través de la investigación y las conferencias regulares, el potencial de las tecnologías de IoT para la industria alimentaria y agrícola de Europa.

Básicamente el objetivo del proyecto es hacer de la agricultura una actividad mucho más precisa, dando un paso vital hacia una cadena de valor alimentaria más sostenible.

Se espera que, en el futuro, el uso de pesticidas y fertilizantes disminuya drásticamente. IoF2020 se compromete a construir un ecosistema innovador y duradero que fomente la adopción de las tecnologías de IoT

Otro proyecto relevante: Las granjas del futuro


Kimbal Musk es el cofundador de Square Roots, una incubadora de agricultura urbana con el objetivo de enseñar a los jóvenes cómo cultivar en ciudades inteligentes mientras predica la importancia de los productos locales.

Como se dijo anteriormente, se espera que para 2050 la población en el planeta serán aproximadamente 9.6 mil millones, de las cuales el 70 por ciento de ella se encontrará concentrada en áreas urbanas; queda claro que Kimbal Musk ha impulsado una gran inversión que podría cambiar la cara de las ciudades del futuro y podría aumentar la esperanza de vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.