Según un nuevo reporte emitido por la Organización de las Naciones Unidas, Corea del Norte seguiría involucrada en ataques de piratería informática contra plataformas de intercambio de criptomonedas a nivel global. Los hallazgos del informe revelan que el gobierno dictatorial de este país asiático persiste en su empeño de sortear las sanciones internacionales que le han sido impuestas mediante el patrocinio de ataques cibernéticos que tienen como fin el robo de monedas digitales.

Sanciones contra el desarrollo nuclear no supervisado

Corea del Norte ha sido objeto de sanciones por parte de la comunidad internacional por más de diez años, como forma de presión ante el desarrollo de su programa de armamento nuclear. Cuando el gobierno de Pionyang llevó a cabo su primera prueba de un dispositivo de energía atómica, en el 2006, las principales naciones del mundo mostraron su preocupación ante las consecuencias potenciales de tales experimentos bélicos.

A medida que las conversaciones entre Corea del Norte y las potencias del bloque occidental se prolongaron, sin que hubiera a la vista un acuerdo viable en el mediano plazo, la vía diplomática fue puesta de lado, el diálogo cesó y las sanciones económicas a Pionyang se hicieron presentes, a manera de represalia por continuar adelante con su programa de armas atómicas. Como estaba previsto, el cerco económico impuesto a Corea del Norte ha tenido un impacto negativo sobre el desempeño de su economía.

Evadiendo el cerco económico con ciberataques

Era de esperarse que el país, en algún momento y de alguna manera, intentara eludir las sanciones que pesaban sobre ella. La ONU sigue investigando al día de hoy las actividades no autorizadas presuntamente llevadas a cabo por agentes del gobierno de Kim Jong, mismas que se enfrentan de manera directa a las resoluciones sancionatorias aplicadas a Corea del Norte. El organismo internacional mantiene que las infracciones realmente sucedieron, y que al menos veinte países se han visto envueltos en los hechos.

En el reporte, Corea del Norte es señalada de participar en piratería cibernética, dirigida especialmente a los bancos y otras instituciones financieras, con el fin de mitigar su problema de restricción a las fuentes regulares de financiamiento global. En el informe de la Organización de las Naciones Unidas, que enumera los presuntos delitos de los países cómplices, se sostiene que Pionyang ha “robado dinero mediante ataques informáticos, creando un conjunto de fondos ilegales que se ha incrementado desde 2016“, según lo publicado por el medio Asian Nikkei.

corea del norte hacking

El informe proporciona detalles sobre la estructura organizativa de los supuestos ataques, que supuestamente son dirigidos desde una unidad especial perteneciente al ejército norcoreano. Dicha sección ha visto cómo se le estima preferentemente dentro de la jerarquía de las fuerzas armadas, gracias a la efectividad de sus ataques y el incremento de las ganancias que sus incursiones dejan al gobierno de Pionyang.

Cobro de rescate por secuestro de datos

De acuerdo a otro informe revisado por The Guardian, gran parte de la actividad desarrollada por la unidad consistió en lanzar ataques por computadora diseñados para “forzar la transferencia ilegal de fondos desde las instituciones financieras y los intercambios de criptomonedas”.

Tal reporte da cuenta también de una acusación en particular que vincula a Kim Jong Un con el robo de datos privados de Interpark, un sitio web de comercio electrónico muy popular en Corea del Sur. Sus autores creen que Corea del Norte se apropió indebidamente de los datos privados de más de diez millones de usuarios y luego exigió un monto que sobrepasaba los US$ 2,7 millones como rescate para regresar los datos robados a sus dueños originales. Según la ONU, el motivo detrás de los ataques fue, con total seguridad, la obtención de moneda extranjera, tan difícil de conseguir para Pionyang desde que las sanciones entraron en vigor.

ciberataques corea del norte

En cuanto al programa de armas nucleares de Corea del Norte, que es la causa original por las que las sanciones fueron impuestas, el mismo continúa desarrollándose. El informe de la ONU explica que el gobierno sigue ensamblando el misil balístico intercontinental Hwasong-15 cerca de la capital, mientras que un arma similar, el ICBM Hwasong-14, se probó en el Aeropuerto Internacional de Pionyang.

Criptomonedas, el salvavidas de Corea del Norte

Mientras que las sanciones contra muchos de los principales productos que exporta Corea del Norte están entorpeciendo el acceso del gobierno a la economía global y la moneda extranjera, Pionyang al parecer ha encontrado una vía de escape en la tecnología de cadena de bloques y las monedas virtuales.

En el informe se menciona a la firma Marine Chain, una empresa clausurada, basada en blockchain, que ahora está siendo vinculada a Corea del Norte. Marine Chain, cuyo cuartel general se ubicaba en Hong Kong, afirmó trabajar en la tokenización de los buques de transporte a fin de construir un mercado marítimo global. Sin embargo, la ONU señala ahora que esta compañía se usó como puente para suministrar divisas digitales a Corea del Norte, hasta que fue cerrada definitivamente en septiembre de 2018.

criptomonedas

En el documento se explica además que Corea del Norte emprendió actividades de piratería informática contra instituciones financieras extranjeras desde 2015 hasta 2018. Específicamente, los ciberexpertos de la ONU pudieron establecer que Pionyang estuvo detrás de los ataques perpetrados contra los intercambios de criptomonedas en Asia al menos cinco veces entre enero de 2017 y septiembre de 2018. Se calcula que el valor de las monedas digitales sustraídas en dichos ataques fue cercano a los US$ 571 millones.

Millones de dólares obtenidos ilegalmente

Según el informe, el monto total obtenido por Corea del Norte gracias a su unidad militar de ciberataques asciende a alrededor de US$ 670 millones. El empleo de un amplio arsenal de técnicas y hacer caso omiso de las sanciones ha sido la estrategia de Corea del Norte durante años. Sin embargo, la ONU cree que las monedas digitales representan un mayor riesgo debido a que: “brindan a la República Popular Democrática de Corea más formas de evadir las sanciones, dado que son más difíciles de rastrear, se pueden lavar muchas veces y son independientes de la regulación gubernamental “.

La Organización de las Naciones Unidas propone una colaboración más estrecha entre los países miembros, con el fin de prevenir y resistir mejor los futuros ataques de Corea del Norte. Debido a que el gobierno de Pionyang parece seguir una especie de manual para perpetrar delitos cibernéticos, las naciones pueden incrementar sus niveles de seguridad si deciden compartir mayor información entre ellas. Además, la existencia de un número cada vez mayor de proveedores de servicios de monedas virtuales que cumplen con las recientes directivas KYC (conoce a tu cliente) y AML (anti-lavado de dinero) implementadas por las autoridades a nivel mundial, está haciendo más difícil el movimiento ilegal de fondos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.