El organismo de ética de IA formado por cinco de las corporaciones más grandes de Estados Unidos dedicado a salvaguardar el desarrollo de inteligencia artificial se ha expandido para incluir a su primer miembro chino, la firma de búsqueda Baidu.

La Alianza sobre Inteligencia Artificial para Beneficiar a las Personas y la Sociedad, conocida como la Alianza para la IA (PAI), se formó hace dos años por Google, Facebook, Amazon, IBM y Microsoft con el objetivo de actuar como una organización paraguas para que las cinco compañías realicen investigaciones, con mejores prácticas y de publicar informes en áreas que incluyen ética, privacidad y confiabilidad de IA.

En los dos años transcurridos desde su fundación, ha crecido rápidamente, con más de 70 miembros en todo el sector privado y el mundo académico, incluido Apple, que se unió en 2017. Sin embargo hasta ahora, no ha tenido representación del continente asiático.

El director ejecutivo de PAI, Terah Lyons, expresó que el grupo no puede lograr sus objetivos sin la “visión de los principales actores mundiales de inteligencia artificial”, incluidas las empresas chinas. “China tiene una clara ambición de convertirse en un líder mundial en inteligencia artificial para el año 2030 y está haciendo inversiones masivas para ese fin”, dijo Lyons. “No podemos tener una conversación global y global sobre el desarrollo de la IA a menos que China tenga un asiento en la mesa”

El presidente de Baidu, Ya-Qin Zhang, dijo en un comunicado: “A medida que la tecnología de IA continúa avanzando y su aplicación se expande, reconocemos la importancia de unirnos a la discusión global sobre el futuro de la inteligencia artifial. Asegurar la seguridad, la imparcialidad y la transparencia de la tecnología no debe ser una idea de último momento, sino más bien una gran consideración al inicio de cada proyecto o sistema que construimos”.

Sin embargo, si  bien es cierto que el desarrollo adecuado de la inteligencia artificial es una preocupacion global, hay una importante diferencia en el enfoque entre las compañías occidentales y las asiáticas, especialmente cuando se trata de la recopilación de datos y la privacidad del usuario. China está utilizando inteligencia artificial y tecnologías relacionadas, como el reconocimiento facial, para crear una red de vigilancia de gran alcance que, según los críticos, es distópica. Mientras tanto, uno de los principios fundamentales de PAI promete que los miembros trabajarán para “proteger la privacidad y la seguridad de las personas”.

Los investigadores chinos han sido estereotipados en el oeste porque están más dispuestos a jugar rápido y suelto con la ética de los avances potenciales de la IA, lo que hace que la presencia de una firma china en la asociación sea un paso importante hacia el logro de un acuerdo global sobre la mejor manera de utilizar la tecnología. y qué límites poner en él.

Por lo que es relevante hacerse la siguiente pregunta:¿Los objetivos de PAI son contrarios a la impletacion China de la inteligencia artificial?

“Creo que es importante reconocer que hay diferencias culturales y políticas importantes entre el oeste y el este”, dijo el director ejecutivo de la asociación, Terah Lyons. “Se ha hablado de que China, en particular, tiene formas muy diferentes de hacer las cosas con respecto al desarrollo y despliegue de tecnología”.

Evidentemente Lyons reconoció que las diferentes naciones tendrán diferentes enfoques para la IA en función de las “necesidades y prioridades nacionales“, y que era importante reconocerlas.

Para lograr sus objetivos, PAI ha creado una serie de grupos de trabajo sobre temas particulares, como “IA, Trabajo y Economía”, “IA de seguridad crítica” y “IA y Bien social”. Sin embargo, ninguno de los grupos tiene Investigaciones aún publicadas.

“Creo que Baidu está lidiando internamente con cómo quieren enfrentar muchos de los desafíos de lidiar con la inteligencia de la máquina”, agregó Lyons. “Siento que la participación en las conversaciones productivas que PAI está facilitando ayudará”.

A pesar de Baidu es el primer miembro chino de PAI, no es la compañía de tecnología más influyente que trabaja con la inteligencia artifial.

Con frecuencia denominado “Google de China”, Baidu ha estado a la vanguardia de la investigación de IA en el país. Su proyecto de auto-conducción de automóviles llevó a la creación de Apollo, una plataforma de conducción autónoma de código abierto, mientras que la compañía también administra DuerOS, un asistente digital con capacidad de voz, y Baidu ABC, una “nube inteligente” dirigida a las empresas.

Sin embargo, en los últimos años, otros gignates tecnológicos de China, como Alibaba y Tencent, han invertido más dinero en el desarrollo de la IA. Al mismo tiempo, una nueva generación de empresas como iFlytek, SenseTime y Bytedance se han forjado un lugar en subdominios como el reconocimiento facial.