Adaptarse o morir: los bancos terminarán impulsando a las criptomonedas

A pesar del aparente "invierno", las criptomonedas siguen avanzando. Los bancos tradicionales, quienes las consideraban una amenaza para su existencia, comienzan a verlas como la oportunidad de actualizarse.

0
criptomonedas banks id

Para la inmensa mayoría de la gente, tanto Bitcoin como las demás criptomonedas fueron, durante años, unas grandes desconocidas. Como suele suceder con casi toda innovación tecnológica, quienes primero toman contacto con ellas son los curiosos y adoptadores tempranos, algunos de los cuales conservaron su fe y terminaron con fortunas considerables luego del boom de Bitcoin en diciembre de 2017.

Un año luego de que Bitcoin viera la luz, en 2010, su precio nunca sobrepasó los US$ 0,50. Fue a partir del suceso de 2017 cuando el mundo de las monedas digitales hace su irrupción en la vida de muchas personas. Desde allí, las criptomonedas y la tecnología blockchain han ido acaparando progresivamente la atención de varios sectores, las primeras por la volatilidad de sus precios, que ha conformado un mercado de proporciones gigantescas, y la segunda por las aparentes ventajas que ofrece su aplicación, principalmente en el ámbito empresarial.

Resistencia a las criptomonedas

No han sido pocas las voces “autorizadas” que se han alzado en contra de las monedas virtuales. En septiembre de 2017, cuando absolutamente nadie ni siquiera sospechaba lo que sucedería con Bitcoin tres meses después, Jamie Dimon, CEO de J.P. Morgan, catalogó a esta cripto como un “fraude”. Bill Gates, de Microsoft, y Warren Buffet, uno de los inversores norteamericanos más respetados y CEO de Berkshire Hathaway, han tenido opiniones similares. Buffett llegó a llamar a Bitcoin “veneno para las ratas.

Estabilización y adopción

Pero los hechos también hablan. La explosión decembrina de Bitcoin hizo callar a muchos, incluyendo al CEO de J.P. Morgan, quien se arrepintió luego de haber usado la palabra “fraude” con respecto a Bitcoin. Del mismo modo, algunos bancos comenzaron a dar muestras de flexibilidad, después de la confrontación inicial con las criptomonedas.

Conforme el mercado de las criptos se ha ido estabilizando, tanto las monedas digitales como la tecnología blockchain han ido ganando espacios entre el sector bancario y tecnológico, donde se busca integrar ambas innovaciones en sus plataformas de servicio. La misma J.P. Morgan Chase está explorando soluciones donde consideran a Ethereum y Zcash.

criptomonedas chase

También, esta importante casa de inversión anunció hace poco la creación de un nuevo puesto: Jefe de Estrategia de Activos Criptográficos, en el que ubicó a Oliver Harris, quien fuera anteriormente el director de la incubadora fintech de J.P. Morgan. Harris se encargará de identificar proyectos de criptomonedas con potencial prometedor, para ser respaldados por la firma.

Quien pega primero, pega dos veces

Uno de los pioneros en la adopción de criptomonedas en el Reino Unido ha sido Barclays. El banco anunció en marzo que Coinbase, uno de los intercambios de monedas digitales más importantes de los Estados Unidos, había abierto una cuenta con ellos.

La noticia se dio poco después de que Coinbase obtuviera la aprobación legal para operar en UK como empresa de envíos de dinero electrónico (licencia e-money), con lo que ingresa también al sistema de Faster Payments Service, la iniciativa local que persigue reducir los tres días que toma una transferencia entre bancos, a transacciones prácticamente instantáneas.

Con el correr del tiempo, seguramente veamos más instituciones financieras que aborden el tren de las criptomonedas como una oportunidad de adecuarse a los cambios tecnológicos necesarios para permanecer competitivos, en vez de enfrentarlas como una amenaza.

Los gobiernos se involucran

Al igual que instituciones, existen países o regiones que apoyan este cambio gradual de la postura defensiva de los inicios a una de integración y aprovechamiento de la tecnología de cadenas de bloques y las criptomonedas. Por ejemplo, Estonia contempla el uso de un token denominado Estcoin para complementar el programa de Residencia Electrónica del país.

La Estcoin fue propuesta inicialmente como un proyecto de criptomoneda nacional, hasta que el gobierno estonio abandonó la idea, debido a las advertencias del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, quien señaló al respecto que “la moneda de la eurozona es el euro, y ningún estado miembro puede introducir una moneda propia.”

Estonia ha emitido varias licencias de e-money a proyectos de criptomonedas y la tecnología de cadenas de bloques ya ha sido implementada con éxito en la infraestructura actual de registros legislativos y de seguridad. De igual manera, sitios como Singapur, Malta y Dubái continúan llevando a cabo iniciativas relevantes a fin de convertirse en actores clave de esta naciente industria, y así atraer parte de los jugosos capitales que, se proyecta, entrarán en el juego.

¿Una nueva banca?

Posiblemente una nueva generación de “bancos” esté por producirse, unos que se apoyen en el empleo casi exclusivo de monedas virtuales. Tomemos el caso de Revolut. La plataforma de Revolut ya lleva ofreciendo a sus clientes acceso a transacciones con Bitcoin por más de seis meses, durante los cuales ha sido capaz de aglutinar una base de usuarios de más de 3 millones de personas. En septiembre, Revolut añadió soporte para Bitcoin Cash y Ripple, lo que casi garantiza que seguirán reclutando seguidores.

criptomonedas revolut

La startup acaba de anunciar su expansión hacia la región Asia-Pacífico durante el primer trimestre de 2019. Revolut ya ha obtenido las licencias que le permitirán operar en Japón y Singapur, y se estima que su cuartel general esté ubicado en esta segunda localidad.

Así como Revolut, otras compañías fintech, caracterizadas por entregar soluciones innovadoras y rápidas, se irán sumando a la ola. Los bancos tradicionales, que esperen estar a la par, deberán acelerar la marcha.

El cambio se está gestando

La integración de las criptomonedas a los sistemas bancarios tradicionales no será rápida. En realidad, la misma se verá acelerada por los avances en la industria fintech, que ya están haciendo reaccionar a algunos bancos. La escasez de personal con las habilidades necesarias de blockchain o criptomonedas como para impulsar proyectos propios es otro de los escollos que el sector deberá afrontar.

Organizaciones como la Fundación Ethereum, y otras, realizan esfuerzos en colaboración con centros educativos universitarios, a fin de formar a los nuevos profesionales que se requieren. La oportunidad para los grandes fabricantes de software es evidente, y Blockchain como Servicio (BaaS) ya es una realidad.

Todo parece indicar que, finalmente, los bancos tradicionales están tomando en serio las criptomonedas y las cadenas de bloques. En su conjunto, tanto las criptos como el mercado de DLT conforman un mercado que, a pesar de las contrariedades, sigue estando valorado en miles de millones de dólares, y muchos todavía concuerdan en que tiene un futuro prometedor.

Mientras el mundo de las criptomonedas avanza y blockchain se hace cada vez más omnipresente, los bancos terminarán por sumarse al cambio. Cuestión de supervivencia, y ya sabemos que no sobrevive el más fuerte, sino el que mejor se adapta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.