“Las criptomonedas han colapsado” dice reconocido economista Nouriel Roubini, alias Dr. Doom

Célebre por su acierto sobre la predicción de la crisis financiera de 2008, el economista Nouriel Roubini se presentó en el Blockshow Américas 2018 en Las Vegas. "Esto es el cripto-apocalipsis", dijo.

0
184
Roubini

Una de las voces que, seguramente, se ha ganado su fama de profeta del desastre quizás sea la del economista y profesor de la Universidad de Nueva York Nouriel Roubini. No en balde apodado “Dr. Doom”, aludiendo al malvado personaje de Marvel, Roubini se hizo conocido al acertar sus predicciones sobre la crisis financiera del 2008, algo que venía predicando desde dos años antes. Gracias a sus investigaciones sobre mercados emergentes, “Dr. Doom” es considerado como un experto en distintos tipos de burbujas especulativas.

En días pasados, durante la conferencia Blockshow Americas 2018 celebrada en Las Vegas, el académico tuvo palabras nada alentadoras frente a un público definitivamente entusiasta de la tecnología Blockchain y las monedas virtuales:

“Este año hemos tenido un colapso total en el juego de las criptomonedas. Es un cripto-apocalipsis”, dijo durante su intervención en el evento. Apuntando específicamente a Bitcoin, señaló que la más conocida de las criptos no es dinero, porque no satisface los criterios para que se la considere como tal:

“Para ser dinero, Bitcoin tendría que ser una unidad de cuenta, un medio de pago, y una fuente estable de valor y poder adquisitivo. Bitcoin no es nada de estas cosas, y otras criptomonedas son peores”, explicó.

Roubini, quien también se desempeña como asesor del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), se refirió también a la comprobada eficiencia de sistemas de pago globales, como PayPal, Square y Alipay, frente al uso de bitcoin y la, en su opinión, incipiente capacidad de las redes basadas en blockchain para tramitar este tipo de operaciones. “Los sistemas digitales (de pago) son utilizados hoy en día por millones de personas, y no tienen nada que ver con blockchain”, dijo.

El mito de la descentralización

Para el “Dr. Doom”, el hecho de que los intercambios de criptos, los equipos que desarrollan sus plataformas, los validadores de las transacciones (mineros) y hasta los fondos guardados en cadenas de bloques estén centralizados echa por tierra la bandera insignia de la descentralización proclamada por los partidarios de la nueva tecnología.

roubini mining

Los costos asociados la minería de criptomonedas son elevados, explicó Roubini. Los equipos empleados en dicha actividad son generalmente caros y la actividad en si misma consume altas cantidades de energía eléctrica, debido a lo cual los mineros se centralizan mediante la conformación de grupos de extracción con el fin de optimizar la relación costo/beneficio de la operación.

Como muestra de su argumento, señaló que actualmente el 70% de la actividad minera total está bajo el control de cinco de estos grupos. Países como Rusia, China y Bielorrusia son los preferidos por tales asociaciones de mineros, dijo Roubini, afirmando además que muchas organizaciones delictivas relacionadas con las monedas digitales suelen operar en esas regiones.

Las estadísticas no mienten

El coeficiente de Gini fue una de las herramientas que sacó a relucir Roubini en la conferencia para demostrar lo centralizada que estaba la riqueza basada en monedas virtuales. El índice, o coeficiente, de Gini es una medida estadística que revela la distribución de riqueza en un país o de un determinado grupo de personas.

El rango de valores entre los que se mueve este coeficiente es de 0%, indicando que la riqueza está distribuida por igual entre todos los miembros de una población, y 100%, en cuyo caso se encontraría concentrada en manos de una sola persona.

panel blockshow 2018

Basándose en este método estadístico, Roubini dijo que la distribución de la riqueza en Europa ronda el 50%. Siempre según el índice de Gini, en Corea del Norte la situación sería más desfavorable, ubicándose en 86%. Sin embargo, en el caso de Bitcoin, el coeficiente de Gini es todavía menos alentador, pues arroja un 88%, dato que esgrime Roubini para decir que la riqueza de Bitcoin está “más concentrada (centralizada) que la de Corea del Norte”.

Las ofertas iniciales de monedas no escaparon a las críticas del profesor universitario, como tampoco la abrumadora cantidad de tokens disponibles en el mercado, afirmando que la existencia de tal volumen no tenía sentido desde el punto de vista económico, y que los tokens servían solamente “para extorsionar a los consumidores”.

Con respecto a las ICO, la acusó de vender “valores no conformes”, es decir, activos no regulados por la ley, promoviendo a los tokens como objetos utilitarios. Roubini asegura que esto se hace para evitar precisamente las leyes que supervisan la emisión y venta de activos, algo que el economista considera engañoso.

No son contratos, y tampoco inteligentes

Otras de las víctimas de Roubini durante su alocución en Blockshow fueron los contratos inteligentes de Ethereum. De ellos dijo que “no son contratos, ni son inteligentes”, y que suelen presentar deficiencias en su codificación. Citó que varios abogados han cuestionado la legitimidad legal de tales contratos.

Las aplicaciones descentralizadas, dApps, tampoco quedaron a salvo del fuego cruzado de Dr. Doom, llamando al 75% de ellas “CryptoKitties, esquemas Ponzi y juegos de casino”, lo que, junto al resto de sus comentarios, provocó un acalorado debate entre los asistentes a su presentación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.