Plataforma de computación blockchain inaugura red de Inteligencia Artificial – IA

La compañía DeepBrain aspira a establecer una red global de serrvicios de Inteligencia Artificial en la nube. Como paso previo, acaba de lanzar una red IA de entrenamiento.

0
IA

Durante mucho tiempo, la Inteligencia Artificial (IA) ha sido uno de los desarrollos más celosamente guardados del sector tecnológico. Este avance se ha convertido en el punto de inicio para una variedad de innovaciones, y es parte fundamental en la creación de robots autónomos, lo que podría generar cambios relevantes en la naturaleza de los negocios en una multitud de entornos diferentes. Pero conforme la inteligencia artificial continúa su acelerado crecimiento, se necesita cada vez más energía y poder computacional para que tenga éxito.

Esto presenta un problema para los desarrolladores más modestos de tecnología de inteligencia artificial, que simplemente carecen de los recursos suficientes para explotar cantidades significativas de potencia informática, indispensable para el desarrollo de las complejas máquinas de IA.

El asunto no afecta solamente a las compañías pequeñas de tecnología. La tasa de aumento de la potencia de cálculo necesaria para el desarrollo de IA se duplica cada 3 meses y medio. Este hecho es como un muro con el que, tarde o temprano, se encuentran todos en la industria, independientemente de la cantidad de dinero del que dispongan.

DeepBrain Chain es una plataforma de computación en la nube enfocada en el servicio a clientes de inteligencia artificial. Primera en su tipo, esta compañía basada en la tecnología de cadena de bloques acaba de poner en operación una red de entrenamiento de IA, un paso previo a su objetivo final de establecer una infraestructura de computación en la nube que funcione verdaderamente como un centro de servicios de inteligencia artificial.

IA

Las empresas que producen IA también han mostrado interés en desplegar cadenas de bloques para proporcionar servicios de computación en la nube a empresas basadas en esta tecnología. En consecuencia, la producción de esta red de prueba es un hecho importante.

El ecosistema DeepBrain Chain está basado en el uso de tokens DBC, que se distribuirán a empresas y universidades que trabajan en tecnología de inteligencia artificial. Con el token de DeepBrain Chain, los investigadores podrán comprar potencia informática dentro de la extensa red de DeepBrain.

Más adelante, seguramente la compañía adoptará un enfoque comercial más amplio, al atender segmentos distintos al ámbito meramente académico, investigativo o industrial. La distribución de sus tokens llegará a más sectores, lo que le conferirá un gran valor de su uso funcional.

A diferencia de algunos tokens de otras startups, los principales destinatarios del token DBC serán los investigadores que realmente quieran emplear el token para su uso previsto, en el que se espera sea un creciente ecosistema de servicios de inteligencia artificial. Las probabilidades están a favor de que estos tokens aumenten de valor a medida que más consumidores expresen su apoyo al desarrollo de la tecnología de IA, y más investigadores se involucren en su uso para acceder a la red de DeepBrain.

IA

La principal ventaja de esta red de computación en la nube es que proporciona un rendimiento neural óptimo. En su núcleo, la estructura de red neuronal profunda de la cadena DeepBrain permite que la mayoría de los algoritmos de inteligencia artificial, tal y como han sido configurados en la actualidad, se ejecuten al máximo rendimiento.

Además, una gran cantidad de factores contribuyen a alta capacidad de cálculo presente en la cadena DeepBrain, lo que se traduce en que las solicitudes de los usuarios de la red se ejecutarán lo más rápido posible.

Otra de las características que vale la pena mencionar es la habilidad de DeepBrain Chain de proteger la privacidad de sus usuarios mediante el uso de algoritmos y protocolos de encriptación complejos. Esto es especialmente importante, ya que muchos desarrolladores de tecnología AI trabajan para agencias de gobierno u otras instituciones donde los requerimientos de protección de datos, seguridad y comunicaciones se adhieren a los estándares más altos.