Minar criptos es mejor que especular. Estudio lo demuestra

Las criptomonedas fueron ideadas como una nueva forma de pago, pero se han convertido en un activo de inversión. Una investigación demostró que minar monedas alternativas nuevas rinde más que especular con su precio.

0
criptos

Si a pesar de las desalentadoras noticias acerca de los mercados de criptomonedas que han circulado últimamente le sigue interesando adquirir un puñado de ellas como inversión, existen cantidades de plataformas en línea donde puede comprarlas e intercambiarlas en segundos, amén de los cajeros electrónicos de Bitcoin que siguen apareciendo por todas partes, haciendo más fácil que las criptos lleguen a sus manos. Monedas digitales hay montones. Según el agregador de datos CoinMarketCap, la lista de criptomonedas actualmente disponibles se extiende hasta un total de 1845, por los momentos.

Pero comprar criptos no es la única forma de obtenerlas. Podemos ser los afortunados receptores de un regalo de muestra promocional de tokens llamado “airdrop”, donde algunas compañías reparten monedas de cortesía con el fin de atraer atención sobre sus proyectos. Y tenemos, por su puesto, la minería de criptomonedas, que por lo general se realiza a gran escala solamente con equipos especializados ASIC. Ahora puede efectuarse, salvando las distancias, claro, con casi cualquier teléfono inteligente con aplicaciones como Minergate.

Entonces, si la idea es invertir su dinero en monedas virtuales, ¿cuál es la mejor manera de hacerse de ellas? ¿Sería conveniente disponer de nuestros ahorros para poner las manos sobre un dispositivo ASIC que hará el trabajo de acuñar las monedas digitales para nosotros, o tomar esos billetes y comprar directamente unas cuantas criptomonedas con la esperanza de que un golpe de suerte haga que suban de precio y nos beneficiemos?

Una investigación presentada en la conferencia Financial Crypto 2018 en febrero, descubrió que la minería de monedas alternativas, sobre todo de las recientes, puede conducir a mejores resultados que la mera especulación mediante la compraventa de criptos en plataformas de intercambio.

criptos

Investigadores de la Universidad de Princeton y la Universidad de California, en San Diego, analizaron la rentabilidad potencial de la actividad de extracción sobre 18 monedas alternativas versus especular con su precio en intercambios. La muestra de altcoins consideradas en el estudio incluyó a ViaCoin, RonPaulCoin, Dogecoin y AuroraCoin. Los hallazgos señalan que el minado de una moneda que recién comienza a cotizarse en un intercambio es, en promedio, más rentable que solamente especular con la misma luego de haber sido incluida en las listas.

Los investigadores programaron simulaciones donde se estimaban los retornos diarios de las monedas alternativas por cada dólar invertido en la especulación bursátil o en la actividad minera. Durante la semana que estuvieron ejecutando estos escenarios simulados, los resultados mostraron retornos diarios de entre el 7 y el 18 por ciento para la extracción y entre el -1 y el 0,5 por ciento para la especulación.

“También es importante señalar que demostramos que el mercado de altcoins es altamente volátil, ya sea que estés extrayendo las monedas o especulando con ellas”, dijo Danny Huang, primer autor del artículo. Huang es un graduado de la Universidad de California, en San Diego, donde obtuvo un título de Ph.D. en ciencias de la computación y ahora trabaja en Princeton como investigador de postdoctorado.

En relación a su estudio, Huang advierte sobre las consecuencias de invertir en un mercado caracterizado por una volatilidad constante, como es el caso de las monedas virtuales:

“Las altcoins han atraído a numerosos entusiastas que ingresan al mercado, bien sea mediante su compra o su extracción, pero los riesgos y las recompensas de participar en tales actividades pueden ser potencialmente significativos, especialmente cuando el mercado es volátil”.

Esto es particularmente cierto cuando se trata de monedas nuevas. La especulación descontrolada que se vio el año pasado condujo al lanzamiento de una serie de criptomonedas basura, algunas de las cuales ya dejaron de existir, llevándose consigo el dinero que mineros y especuladores habían puesto en ellas.