ONO, una red social en Blockchain que premia la creatividad de sus usuarios

ONO es la primera red social en Blockchain de China. Su fundadora y CEO, Ke Xu, es una talentosa joven de apenas 24 años, con varias empresas a cuestas y habilidad para el póker.

0
ONO social net

Tiene tan sólo 24 años de edad. Con su precoz habilidad para el póker y los negocios, y habiéndose interesado tempranamente en Bitcoin, fue reuniendo una cantidad considerable de monedas gracias a las ganancias obtenidas en las mesas de juego y a la minería. Llego a tener 50.000 bitcoins, constantes y sonantes, de los cuales vendió casi la mitad en 2014, cuando BTC estaba lejos todavía de sobrepasar los US$ 19.000, máximo que lo llevaría a la fama. Originaria de China, su nombre es Ke Xu, la muy joven y talentosa CEO de ONO.

Con los millones iniciales que hizo con bitcoin, Xu se embarco en una serie de proyectos. En 2016 fundó en Beijing una startup de blockchain, especializada en juegos y otros productos basados en dicha tecnología, llamada Nome Tech. De allí saldría, en 2017, el equivalente canino de los famosos CryptoKitties, una dApp de nombre CryptoDogs, que alcanzó bastante notoriedad en su país natal.

Luego, preocupada por las controversias surgidas en Facebook por el uso indebido de datos personales, Xu se enfocó en la idea de crear una plataforma gratuita y autogobernada de interacción social, basada en la cadena de bloques, en la que los datos de los usuarios estuvieran descentralizados y, donde a los mismos, se les recompensara por la calidad de los contenidos que compartieran.

ONO Ke Xu

Conocida ahora como la primera red social china basada en blockchain, ONO, en palabras de Xu, registró en sus primeros 100 días un poco más de tres millones de cuentas y una cantidad equivalente de publicaciones.

Niña genio y emprendedora en serie

La CEO de ONO es graduada de la Escuela de Idiomas Extranjeros de Nankín. Cursó estudios en los Estados Unidos, en la Universidad de California, Riverside y también en la University College de Londres. Recibió una licenciatura cuando apenas tenía 19 años.

Luego regresó a China, su país de origen, donde comenzaría a explotar su vena empresarial. Fundó ERA, una red social que en pocos días reclutó alrededor de 10 millones de usuarios y que luego vendería a la compañía Cheetah Mobile. Nome Tech sería su próxima iniciativa, de la cual saldrían los perritos digitales CryptoDogs, contraparte de los gatos virtuales que llegaron a congestionar la red Ethereum.

ONO, descentralizada y democrática

En ONO encontraremos servicios similares a los ofrecidos por otras redes sociales. Tendremos la capacidad de enviar mensajes, participar en juegos y realizar publicaciones, de la misma forma que sucede en Facebook o Twitter, pero no es allí donde reside el atractivo de ONO. Su sistema de retribuciones por colaboración, y la manera autogestionada de gobernarse, son lo que la distingue del resto.

ONO interface

Son los usuarios, ejerciendo la libertad que confiere la descentralización pregonada por blockchain, quienes dirigen la red. A través de votaciones, una función incluida en la aplicación, los ONOTers, como han sido bautizados, toman decisiones acerca del manejo de contenido no apto, la inclusión de nuevas características y otras cosas.

Bajo una figura denominada “Super Partners”, 51 personas de la red son escogidas por los demás usuarios para que sean los guardianes de las premisas de libertad, recompensas y participación igualitaria promovidas por ONO.

La aplicación está disponible en Google Play y en la App Store de Apple.

El token ONOT

La moneda nativa de la red social ONO es el token ONOT. Las colaboraciones de calidad por parte de los usuarios serán premiadas con tokens de la red, según la escogencia de los mismos usuarios, quienes deciden, con sus votos, cuáles contenidos son merecedores de la recompensa.

Además, el token se podrá emplear para el intercambio comercial de bienes virtuales dentro de la plataforma.

ono network

Después de una venta privada de ONOTs, en la cual se recogieron 10.000 ETH, la compañía decidió lanzar una distribución de los tokens para que pudieran ser obtenidos sin usar la aplicación. Según el sitio web, habría un total de 29 mil millones de ellos disponibles, 24 de los cuales estarían destinados para la oferta pública.

Al mejor postor

Los ONOTs se ofrecerían en la modalidad de subasta holandesa, donde el precio inicial del bien subastado es alto y luego se va rebajando hasta que alguien lo acepta y paga. Cada ronda pondría en venta 290 millones de tokens y se abriría una cada tres días. La distribución se planificó para un año, culminando el 15 de junio de 2019 o cuando se hubieran recaudado 50.000 ETH.

Los interesados tuvieron que presentar información correspondiente al procedimiento KYC, para verificar su nacionalidad, debido a que, por cuestiones regulatorias, la subasta estaba prohibida en 18 países, incluyendo Estados Unidos, Canadá, China, Nueva Zelanda, Irán, Iraq, Corea del Norte y Venezuela.

El 16 de agosto de 2018, “por razones de política”, como reza en el sitio web, la subasta fue suspendida hasta nuevo aviso.