“Bitcoin es un gran esquema Ponzi”, dice analista financiero Gary Shilling

En declaraciones recientes a la cadena CNBC, el economista y analista financiero Gary Shilling dijo que Bitcoin formaba parte de "alguna especie de esquema Ponzi". Shilling es conocido por su postura escéptica frente a Bitcoin y las criptos en general,

0
shilling ponzi id

En declaraciones hechas a la cadena CNBC, el afamado economista, comentador y analista financiero Gary Shilling, dijo, en tono jocoso, y como si fuera una gran revelación, que la firma de inversiones que lleva su nombre, A. Gary Shilling & Co., que él mismo dirige, “va en corto” con Bitcoin. Este connotado personaje es uno de los que piensa que la criptomoneda es parte de un “gran esquema Ponzi”, y difícilmente aconsejaría a nadie invertir en ella.

 “Ir” o vender “en corto”

En el mundo de las finanzas existen dos términos ampliamente utilizados: ”ir largo” e “ir en corto. El primero se refiere a operaciones de compra, cuando se adquieren acciones, bonos, materias primas, y otros, con el fin de negociarlos a largo plazo, mientras que el segundo se emplea para describir posiciones de venta en el corto plazo, lo que llaman negociaciones diarias o day trading.

Las ventas en corto se hacen generalmente empleando una cuenta de margen, donde el vendedor en corto utiliza dinero prestado de un corredor para efectuar la operación (apalancamiento). Lo notable de la venta en corto es que no es necesario estar en posesión de lo que se va a vender para realizar la venta, aunque sí hay que garantizar que el bien transado está disponible en la cantidad ofrecida al momento de la transacción.

El corredor “ubica” los bienes que el vendedor desea negociar, tomándolos “prestados” de otros corredores, cuentas de margen de clientes o su propio inventario. Procede a venderlos y el producto de la venta va a parar a la cuenta de margen del cliente (el vendedor en corto).

shilling trading

En contraste con las posiciones en largo, las ventas en corto se hacen con la expectativa de que el precio del bien negociado vaya a la baja. De esta forma, el vendedor recompra a menor precio la misma cantidad de bienes que antes vendió, quedándose con el diferencial como ganancia, menos las comisiones y otras tasas debidas.

Cuentas claras conservan amistades

Shilling dijo que desconfía de la industria de las criptomonedas debido a su naturaleza poco clara. Por ejemplo, le preocupa que la identidad de Satoshi Nakamoto, luego de diez años, sea todavía desconocida. Otro punto que tocó fue la provisión limitada de monedas que, supuestamente, producirá Bitcoin. “Al parecer, existe un límite allí, pero ¿dónde dice que nunca se podrá aumentar dicha cantidad?, exclamó, escéptico. Y respecto a la cantidad de energía consumida por la operación de la red, dijo que era “algo extraordinario”.

A Shilling no le interesan las “cajas negras”

Este renombrado economista (posee un doctorado en economía de la Universidad de Stanford) nunca ha sido particularmente afecto a las monedas virtuales. El año pasado afirmó “no entender” Bitcoin, y lo calificó de “caja negra” (un complicado modelo de inversión).

Para aquél entonces comentó: “Es que suelo ser muy desconfiado de las cosas que no son transparentes. Si no puedo entenderlo, entonces no invertiré en ello”. Hasta ahora, Gary Shilling a permanecido fiel a su postura y sigue firme en la creencia de que las criptomonedas son una especie de estafa que, a la larga, se desvanecerá.

Una vez más: las criptomonedas no son dinero

Repitiendo el estribillo de los defensores del dinero tradicional, Shilling expone las fallas de Bitcoin que lo hacen desmerecedor de clasificar como una moneda “de verdad”: no representa una reserva de valor, tampoco es un medio de intercambio y no es universalmente aceptada.

En la opinión ofrecida a CNBC, relató: “En la firma consideramos el asunto y nos planteamos comparar a Bitcoin con las características del dinero real. Una moneda legítima debe ser en sí una reserva de valor. Tomando en cuenta la volatilidad en el precio de Bitcoin, puede ser cualquier cosa que digas, menos una reserva de valor”.

Para el analista, esta criptomoneda tampoco califica como medio de intercambio. “Para estar al comienzo de la fila en el negocio del Bitcoin, debes pagar”, dijo, seguramente haciendo alusión al carácter especulativo de este activo digital. Shilling concluyó diciendo que Bitcoin tampoco es ampliamente aceptado. Desde su punto de vista, el propósito de Bitcoin parece ser cubrir tratos oscuros como el lavado de dinero.

shilling crypto fiat

“Sencillamente, Bitcoin no cumple con ninguno de los requerimientos que encuentras en el dinero del mundo real”, enfatizó Shilling. Hasta ahora, no veo para Bitcoin otro uso legítimo que no sea el de participar en transacciones fuera de registros, operaciones encubiertas”.

Detractores de peso

La postura de Shilling ante las criptomonedas es totalmente compatible con la que sostienen millonarios como Bill Gates y Warren Buffet respecto al mismo asunto. Todos ellos las desestiman y, en ocasiones, se han expresado sobre ellas en términos a todas luces despectivos.

En la primera mitad del 2018, Buffet escogió duras palabras para referirse a Bitcoin, cuando lo tildó de veneno para ratas, al cuadrado”. De igual manera, Gates dijo durante una sesión de “Pregúntame lo Que Quieras” en Reddit, en febrero, que las criptomonedas estaban siendo utilizadas para comprar fentanilo (una droga 50 veces más potente que la heroína) y otras sustancias, por lo que eran una tecnología que había “causado muertes de una manera bastante directa”.

Atención, que vienen los toros

En oposición a la vieja guardia de inversores, una nueva generación de multimillonarios tecnológicos, como Peter Thiel, cofundador de PayPal, Jack Dorsey, CEO de Twitter, o el capitalista de riesgo Tim Draper tienen plena confianza en que el tiempo cuando Bitcoin desplace por fin al dinero tradicional no está muy lejos.

tim draper

Draper es uno de los más optimistas respecto a Bitcoin, llegando a pronosticar que el precio de la cripto para el año 2022 será cercano a los US$ 250.000. Y a pesar del mal año que ha tenido el mercado en general, se mantiene en su posición.

Tim, quien también invirtió tempranamente en Tesla, Hotmail y Skype, cree que el fenómeno de Bitcoin sobrepasará el éxito de estas tres compañías juntas.

En su contagioso entusiasmo, Draper ha dicho: “Esto (las criptos) es más grande que Internet, mayor que la Edad de Hierro, que el Renacimiento. Superará, incluso, a la Revolución Industrial. Las criptomonedas impactarán el mundo entero de una manera tan rápida y contundente, que nadie es capaz de imaginarlo todavía”.