Bitcoin toma Moscú: Rusia invertirá miles de millones de US$ en BTC comenzando 2019

Un economista ruso reveló recientemente que su país invertirá parte de sus reservas en Bitcoin. Es una movida más para enfrentar las sanciones impuestas desde el imperio norteamericano y separarse del dólar.

0
bitcoin va por rusia

Vladislav Ginko, economista y miembro de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública, acaba de lanzar una noticia que podría ser el catalizador que el mercado de las criptomonedas ha estado esperando para salir del duro invierno cripto de los últimos meses. Ginko aseveró que el gobierno ruso se prepara para invertir una enorme cantidad de dinero en Bitcoin en la primera mitad de este año, a fin de sobrellevar las sanciones impuestas por los Estados Unidos.

En total, según el economista, Rusia podría comprar un monto que ronda los US$ 470.000 millones en Bitcoin durante los meses venideros. La primera adquisición tendrá lugar en las próximas semanas y será por el orden de los US$ 10.000 millones.

Bitcoin toma a Rusia por asalto

Convertir una cantidad de dólares tan grande en Bitcoin requerirá cuidar de muchos e importantes detalles, según Ginko. Dada la magnitud de la operación, la misma será ejecutada en varias etapas. El gobierno de Moscú todavía no ha emitido ninguna confirmación oficial, pero tampoco ha desmentido la especie. Se supone que la migración de las reservas comience a efectuarse en el primer trimestre de 2019 con una primera compra de US$ 10 mil millones de Bitcoin. El monto de las siguientes operaciones todavía se desconoce.

Entre expertos se entienden

En estos días, Vladislav Ginko le respondió a Chris Burniske por Twitter, a una serie de posts donde, entre otras cosas, el segundo se refería a la baja adopción de las monedas virtuales y las comparaba con mercados financieros alternos. De acuerdo a Ginko, una de las cosas que pudiera, sin lugar a dudas, servir de impulsor a la capitalización de los mercados sería las compras de grandes cantidades de criptomonedas por parte de los gobiernos.

vladislav ginko

Chris Burniske es cofundador de Placeholder Ventures, una firma de Nueva York que se especializa en cripto activos. Antes de abrir dicha compañía, fue pionero en la estrategia de Internet de próxima generación de ARK Investment Management, lo que llevó a la empresa a convertirse en el primer administrador de fondos públicos en invertir en Bitcoin.

Luego hizo la transición para enfocarse exclusivamente en los activos de cifrado, allanando el camino para que Wall Street reconozca a BTC como una nueva clase de activos. Su opinión es respetada y ha aparecido en medios de comunicación importantes, como CNBC, el Wall Street Journal, el New York Times y la revista Forbes.

Un economista sin pelos en la lengua

En el post de respuesta a Burniske puede leerse: “Chris, sentado aquí en Moscú, Rusia, creo que el verdadero factor (que impulsará) la adopción de Bitcoin se manifestará cuando el gobierno ruso, para el cual me encuentro trabajando, comience con la inversión de casi US$ 470 mil millones de reserva adquiriendo esa moneda. Estimo que, al inicio, Rusia comprará, por lo menos, US$ 10 mil millones en BTC durante los primeros meses de este año”. El post está fechado el 6 de enero de 2019.

Enfrentar las sanciones con Bitcoin

Recientemente, este académico ruso se pronunció respecto a el empleo de las monedas digitales como forma de aliviar las sanciones financieras impuestas por el presidente de los EE.UU. Donald Trump. Sus declaraciones, ofrecidas al medio australiano de actualidad Micky, fueron: “Sólo con el uso de Bitcoin podremos enfrentar las sanciones de los Estados Unidos. A causa de dichas sanciones, la élite rusa no tiene otro camino que hacer grandes inversiones en Bitcoin, y deshacerse, al mismo tiempo, de sus activos en Norteamérica y de las correspondientes divisas”.

bitcoin toma moscu

El especialista agregó: “El banco central de Rusia posee reservas calculadas en unos US$ 466.000 millones. (En vista de las sanciones) se hace necesario diversificarlas, en caso de que las oportunidades para ello se restrinjan todavía más”.

Cortando relaciones con el dólar norteamericano

Rusia, al igual que otros países como Venezuela, China e Irán, se halla en vías de minimizar su dependencia de la divisa estadounidense, mundialmente empleada para el intercambio comercial. Dos meses atrás, en noviembre de 2018, el presidente Vladimir Putin dijo que, como principal consecuencia de las sanciones aplicadas por Trump, a Rusia no le quedaba otra alternativa que apartarse progresivamente del dólar como divisa para los negocios internacionales.

En aquélla ocasión Putin declaró: “No ha sido nuestro propósito alejarnos del dólar. Al contrario, es el dólar quien se aleja de nosotros”. En un lenguaje metafórico, se refirió al error que cometen quienes implementan medidas como ésa, comparándolas con efectuarse un disparo en alguna parte del cuerpo que citó entre líneas, “no en el pie, sino más arriba”, dijo.

Se aproximan los días

En opinión de Ginko, la nación del vodka y la perestroika iniciará el proceso de diversificación de sus reservas en febrero próximo. El economista se ha convertido en un confeso evangelista de Bitcoin, presentándose en varios medios de comunicación rusos donde promueve a dicha criptomoneda como un refugio de valor para el futuro.

De materializarse las estimaciones del académico, el precio de Bitcoin podría dispararse de nuevo en el corto plazo. Algunos analistas señalan que esto ha sucedido antes. En 2018, cuando la República Popular de China atravesó por momentos de devaluación de su yuan, ciudadanos pudientes de ese país se refugiaron en la moneda virtual para proteger su riqueza, impactando positivamente la cotización del BTC.

bitcoin plaza roja

Por otro lado, los rusos llevan tiempo fortaleciendo sus reservas de oro a fin de estar preparados para conyunturas como las que experimenta ahora. El gobierno de Putin, incluso, está negociando papeles de deuda norteamericana por su equivalente en el metal precioso. Informes indican que, para mediados del 2018, Rusia ya había logrado multiplicar por tres la cantidad de oro almacenada en sus arcas.