Senadores de Wyoming (Estados Unidos) aprobaron este 2 de febrero un proyecto de ley para clasificar a los diversos activos digitales existentes, en el cual reconocen legalmente a las monedas virtuales o criptomonedas como dinero fiduciario.

El proyecto de ley, que lleva por nombre “Ley de activos digitales existentes” fue presentado el mes pasado y entrará en vigencia a partir del próximo 1 de marzo de 2019.

De forma general, el proyecto de ley define como activo digital a “una representación de derechos económicos, de propiedad o de acceso que se almacena en un formato legible por computadora”, y diferencia tres categorías de activos digitales: activos digitales de consumo, valores digitales y monedas virtuales.

Moneda virtual, valor digital y activo digital de consumo


Con respecto a la moneda virtual, el proyecto de ley señala que es aquel activo digital que “(A) Se utiliza como medio de intercambio, unidad de cuenta o almacén de valor; y (B) No reconocido como moneda de curso legal por el gobierno de los Estados Unidos“.  En el proyecto de ley se indica claramente: “La moneda virtual es propiedad personal intangible y se considerará dinero”.

En cuanto a la categoría de valores digitales, el proyecto de ley indica que esta abarca a todo aquel “activo digital que constituye un contrato, transacción o acuerdo en el que una persona invierte dinero en una empresa común y espera ganancias de los esfuerzos de un promotor o un tercero”. Es decir, los activos aquí incluidos serán aquellos que representen propiedades de inversión o valores: “Los valores digitales son propiedad personal intangible y se considerarán valores”, se puede leer en el proyecto de ley.

¿Cómo quedarán clasificados los distintos criptoactivos existentes según el proyecto de ley de Wyoming? Imagen por designwebjae/pixabay.com

En la categoría de activos digitales de consumo (definidos como aquellos que se usan o se compran para fines de consumo, fines personales o fines domésticos), el proyecto de ley incluye a todo “token de blockchain abierto” que constituya propiedad personal intangible, así como también incluyen a cualquier otro criptoactivo que no entre en las categorías de moneda virtual o valor digital. Asimismo, el proyecto de ley los reconoce como intangibles generales: “Los bienes de consumo digital son propiedad personal intangible y se considerarán como intangibles generales”.

En otras palabras, en esta última categoría (activos digitales de consumo) entrarán aquellos criptoactivos que no hayan sido comercializados como inversiones, que solo sean intercambiables por bienes o servicios y que, además, su desarrollador o vendedor no haya firmado acuerdos de recompra o localización de compradores, según señaló el año pasado el exlíder de PwC Tech Advisory, Christian Ferri, para explicar el significado de token abierto de blockchain, a propósito de la aprobación, en marzo de 2018, de un proyecto de ley para eximir de impuestos a este tipo de tokens en Wyoming.

Marco legal para la custodia de criptoactivos


El proyecto de ley de Wyoming para clasificar los activos digitales también incluye un marco legal para el servicio de custodia de criptoactivos, el cual señala que los bancos interesados en ofrecer tal servicio deberán notificarlo a las autoridades con 2 meses de anticipación.

Al respecto de este servicio, en el proyecto de ley afirman que “Los activos digitales bajo custodia en virtud de esta sección no son pasivos de depósito ni activos del banco”, de manera que los clientes mantendrán la posesión de sus activos digitales (no cederán su propiedad al custodio). Sin embargo, mientras los fondos estén bajo custodia, el banco o el agente financiero controlará los fondos de los clientes; eso sí, según las indicaciones de estos últimos.

Asimismo, este apartado del proyecto de ley establece que el custodio tendrá “la autoridad exclusiva para realizar una transacción relacionada con un activo digital, incluso mediante una clave privada o el uso de un acuerdo de firma múltiple”.

Lo anterior podría interpretarse como: confiar y ceder el control del dinero a una autoridad central, lo cual es contrario a uno de los principios esenciales de las criptomonedas: la desintermediación. De tal manera que la custodia de criptoactivos de parte de terceros va en contra de los fundamentos de esta tecnología, puesto que, bajo este tipo de servicios, los dueños de los fondos no controlan directamente sus criptomonedas, sino que ceden dicho control al agente financiero que opera como custodio.

Más allá del marco legal para el servicio de custodia, la clasificación de activos digitales presentada por senadores de Wyoming representa un avance y un precedente para esclarecer el panorama regulatorio de los criptoactivos, probablemente no solo en otras jurisdicciones de Estados Unidos, sino también en otros lugares del mundo.

Imagen destacada por Eivind Pedersen/ pixabay.com