Este lunes 8 de julio se ha publicado un documento bajo el nombre de “Joint Staff Statement on Broker-Dealer Custody of Digital Asset Securities” en el cual la Comisión de Valores e Intercambios de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) y la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera (FINRA, por sus siglas en inglés) describieron con detalle los problemas de cumplimiento normativo para los custodios de criptomonedas.

De esta manera, en una declaración conjunta, la SEC Division of Trading and Markets y la oficina del asesor general de FINRA, describieron los diferentes factores y preguntas que deben de abordar antes de que se les apruebe algún tipo de solicitud a las empresas de criptomonedas para convertirse en agentes de bolsa.

En particular, ambas organizaciones aún tienen que concretar áreas claves de protección al cliente que el custodio de criptomonedas debería de cumplir con la SEC.

“En pocas palabras, la Regla de protección del cliente requiere que los corredores de bolsa protejan los activos de los clientes y mantengan los activos de los clientes separados de los activos de la empresa, lo que aumenta la probabilidad de que los valores y el efectivo de los clientes puedan ser devueltos a ellos en el caso de que el corredor de bolsa fracaso.”

De esta misma manera, en la declaración se señala que “el objetivo de la Regla de protección al cliente es proteger los valores y fondos de los clientes que posee un agente de bolsa, para evitar pérdidas o daños al inversor en caso de que falle un agente de bolsa, y para mejorar la capacidad de la Comisión para monitorear y prevenir prácticas comerciales inadecuadas.”

Es así que los corredores de bolsa de los Estados Unidos son entidades legalmente registradas y reguladas que pueden comprar o vender valores, tanto en su propio nombre como para clientes. Precisamente la relevancia de esto consiste en el poder que pueden tener los reguladores sobre lo que se transa en el mercado.

De acuerdo al informe, el problema con los custodios de criptomonedas es que el corredor no es capaz de demostrar suficientemente que realmente controla los activos que pretende poseer. Es decir, si bien un corredor de criptomonedas puede probar que tiene en sus manos las claves privadas de las cripto wallets, sería muy complejo demostrar que ninguna otra entidad las posee. La declaración explica de la siguiente manera,

“Es posible que no pueda demostrar que ninguna otra entidad tiene una copia de la clave privada y podría transferir la seguridad de los activos digitales sin el consentimiento del agente de bolsa”.

Sin mencionar que, dado el caso de que se realice una transacción sin el consentimiento del custodio, este no tiene las capacidades de revertir dicha transacción; lo cual, evidentemente, preocupa mucho más a los reguladores.

Además de abordar el tema de la custodia de criptomonedas, como hemos mencionado hasta ahora, el informe publicado por la SEC y FINRA también aborda temas relacionados con el registro de servicios sin custodia, como por ejemplo las plataformas over the counter (OTC, por sus siglas en ingles)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.