Google anunció un nuevo chip y un nuevo software que lo respalda, el cual podría transformar el panorama empresarial creciente del IoT de su compañía y ponerlo en una mejor posición frente a sus dos competidores más cercanos, Amazon y Microsoft.

Google está dando dos pasos para ganarle terreno a sus rivales, uno en el hardware y otro en software, para llevar así sus capacidades analíticas y de aprendizaje automático a  las redes periféricas e incluso a dispositivos individuales del “Internet de las Cosas”, ya que quieren manejar mejor los datos generados por el número de dispositivos IoT, que sin duda alguna está creciendo a una velocidad astronómica. Según dijo la compañía en su conferencia sobre tecnología Cloud Next.

El primer paso es que Google amplíe las funciones de software en su plataforma Cloud IoT, a las redes de extremo a extremo y las Edge. El segundo paso es un chip realmente minúsculo, que podría integrarse en todos los dispositivos IoT y procesar los datos que recopilan antes de transmitirlos a los servidores, y por ende hacer el autoaprendizaje más eficaz y eficiente.

La compañía ha nombrado a la tecnología que está usando “Edge Computing”, la cual describe la arquitectura en la que una de las computadoras especializadas se encuentra muy cerca de los extremos de la comunicación IoT, para realizar así los análisis y procesamiento de datos desde uno de estos puntos o nodos, en lugar de enviar esa información al centro de datos. Según Google esta será su apuesta para implementar el nuevo modelo que servirá como base al futuro del IoT, particularmente en casos de uso que tienen requisitos extremos en torno a la latencia del Internet, ejemplo países con un Internet muy lento y zonas lejanas con condiciones extremas.

Google, por lo tanto, lleva su Software IoT a dispositivos Edge, eliminando una barrera de entrada potencialmente seria y perjudicial, convirtiéndolos en la opción mas viable y atractiva por sobre los competidores de Amazon y Microsoft, para la administración de la IoT empresarial, haciendo que la compañía con sede en California este más en la línea de los posibles competidores, que ya han llevado sus dispositivos a su propia versión de la tecnología Edge.

El prestigio de Google entre sus competidores podría ser impulsado con la ayuda del nuevo chip, anunciado también en la conferencia Cloud Next llamado “Edge TPU”, el cual acelera el aprendizaje automático a través del software TensorFLow AI.

“Dependiendo de la efectividad de Edge TPU, esto nos permitirá no solo alcanzar a nuestros competidores, sino también dejarlos atrás”. Mencionó Renaud el Director de Investigación IoT de Google.

Edge TPU es un chip personalizado que apenas tiene una fracción del tamaño de una uña humana o una moneda de centavo americano, diseñado específicamente para ejecutar los modelos de aprendizaje automático. Google dice en su sitio web que el chip podría usarse para permitir el mantenimiento predictivo, la detección de anomalías, la visión de realidad virtual, la robótica, el reconocimiento de voz, entre otras funciones.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.