El internet industrial de las cosas (IIoT) tiende a fallar debido a su implementación

0

Si eres de la industria manufacturera; seguramente has pasado los últimos años bombardeado con noticias de casos de uso y lanzamiento de ventas de productos IoT, claman que respaldan la nueva revolución industrial, la 4.0, quizás venga incluido en el paquete de actualización la inteligencia artificial y otro par de tecnologías que suenan geniales. Con todos los materiales de martketing que se han producido, y se producirán, con estas palabras de moda, es fácil pensar que las “industrias 4.0” han llegado, están al alcance y que tu compañía es la única que no está invirtiendo en estos gadgets por lo demás milagrosos.

Pero, ¿Qué es la industria 4.0? El concepto se originó en Alemania y describe el cómo inicialmente la energía, el vapor y más tarde la energía eléctrica y las técnicas de ensamblaje de la producción masiva, permitieron la primera revolución industrias de la industria 1.0 a la 2.0. La industria 3.0 incluyó la robótica y las computadoras, aplanando el camino para que llegase la 4.0, que conectará todo en un sistema de autoaprendizaje y autocorrección.

Los datos reales no están de acuerdo con toda la propaganda alrededor de estos temas. A mediados de 2017 Cisco elaboró un informe que detallaba los resultados de unas encuestas, que indicaba que las empresas consideraban que el 76% de sus iniciativas en IoT fracasaban y la gran mayoría afirmó que dichas iniciativas se veían bien en el papel, pero resultaron ser más complejas de lo esperado.

A principios de julio Gartner publicó el resultado del primer trimestre del 2018 para la industria IoT, que incluía compañías que ofrecen plataformas internet de las cosas, que funcionan bien en múltiples vertientes, como en transporte, fabricación, servicios públicos y recursos naturales. El punto clave es que ninguna compañía fue capaz de sobrepasar el tope que Gartner se esperaba. Debido a que ninguna de estas estaban dentro de los resultados, incumpliendo con las expectativas que se esperaban para este año.

“Como CEO de una compañía en este ecosistema, dedico demasiado tiempo a trabajar con las operaciones y los gerentes de fabricación en muchos tipos de organizaciones verticales. Estos equipos de trabajo están muy atrás en la implementación de la “Industria 4.0”, ya que van desde seguir buscando que tecnología mágica implementar que hará que sus mayores dolores de cabeza desaparezcan y eviten cualquier situación con un tablero de instrumentos”. Mencionó un CEO de una industria de soluciones IIoT a Gartner.

La brecha entre la realidad y el marketing es abismal, primero debemos construir una base sólida de data, en segundo lugar se debe identificar y entender las principales métricas del tipo de negocio que queremos impulsar, y solo entonces podemos comenzar la transformación del proceso a través de esta tecnología avanzada, quizás con IIoT, o con inteligencia artificial e incluso la Big Data, de lo contrario no existe tecnología mágica o milagrosa.

Crear una base sólida de data es más desafiante de lo que parece, pues no todo el mundo es capaz de hacer realidad una solución en su empresa gracias a ella. El concepto de la industria 4.0 se basa en la oportunidad de combinar maquinas en la red y agregar datos ya estudiados y estructurados para  informar las siguientes acciones a tomar. Si bien la creación de redes y la incorporación de data son parte para que la tecnología funcione, los datos recaudados no se le consideran como una prioridad y por consiguiente tienen errores de cualquier tipo. Lo más fácil es recopilar y conservar, pero lo más probable es que esto no sea suficiente para impulsar mejoras en el proceso.

Los datos que constituyen la base de los sistemas de la industria 4.0 deben ser lo suficientemente detallados para ser procesables y relevantes para los procesos respectivos. Y para esto se necesita un conocimiento meticuloso de cómo funciona el área de la empresa en donde se quiera aplicar las soluciones de IIoT, IA o Big data. Cosa que según Gartner “muy pocas compañías o incluso ninguna es capaz de cumplir como las expectativas demandaban.”

A pesar del marketing feroz que existe, la mayoría de organizaciones según Gartner se encuentran entre las industrias 2.0 y 3.0. Tienen capacidades de producción en masa y una automatización básica, pero no tienen sistemas de macro datos agregados, ni ningún tipo de red (Maquina-a-Maquina).

Mientras algunas empresas están buscando como montarse en el tren de las industrias 4.0, deben saber que si lo intentan sin haber pasado por la 2.0 y la 3.0 (o al menos contar con años de experiencia en ellas)  irán directo al fracaso, sino tienen en cuenta que para tener éxito se necesita desarrollar una base sólida de Big Data, e identificar las métricas comerciales. Sin esta base el resto de las tecnologías permanecerán aisladas y no cumplirán las promesas de la que todos hemos escuchado. Se puede resumir en que las industrias están comprando una calefacción controlada por IoT, sin tener internet, o sin un sistema de calefacción.