Ha sido presentada una propuesta en Houston, Texas, para crear un “burdel de robots” la cual está provocando una gran ola de rechazos por parte de las autoridades locales y grupo comunitarios.

La compañía canadiense Kinky S Dolls inició las tratativas para abrir el establecimiento, que utiliza muñecas sexuales robots, en Houston. De hecho, la empresa ya inauguró un sitio similar en Toronto en 2017.

El alcalde dijo que la ciudad está revisando sus ordenanzas para determinar si el negocio lidia con los problemas de seguridad pública y salud asociados potencialmente con ese giro comercial.

El alcalde Sylvester Turner dijo que no está tratando de ser la “policía de moralidad”, pero que ese negocio no es del tipo que él quiere que se abra en la ciudad.

Elijah Rising, una organización sin fines de lucro en Houston que está centrada en el combate al tráfico sexual, inició una petición en internet para que no se permita la apertura del burdel en la ciudad.

Bajo estos términos:

“KinkySdollS es un negocio en Toronto donde se puede alquilar un robot sexual por hora, y anunciaron que abrirán un burdel de robots en Houston. La reacción por parte de los habitantes de Houston ha sido variada. Las personas están enojadas, algunas están intrigadas y muchas personas están simplemente… asustadas por la idea.

Sin embargo, hay que plantearse una pregunta legítima que debemos enfrentar con sinceridad pragmática”

No obstante, la organización resalta una opinión que se hizo escuchar a través de una estación de radio en Houston. Se escuchó:

“Esto podría ser algo que podría restar valor al tema del tráfico sexual de Houston. Tal vez estas chicas que están siendo secuestradas en el tráfico sexual, tal vez no habría tantas si estos hombres pudieran tener sexo con robots”

Ciertamente Elijah Rising enfatiza que no juzga a nadie por reconocer esta teoría. Evidentemente los burdeles robóticos son un tema de debate importante entre los activistas, los investigadores de ética de robots y los legisladores. De hecho, ponen en relevancia lo siguiente:

“El investigador de inteligencia artificial (inteligencia artificial) con sede en Londres, David Levy, predijo en su libro Love and Sex with Robots de 2007 que los humanos tendrían relaciones sexuales, se enamorarían e incluso se casarían con robots para 2050”.

Sin embargo, Dra. Kathleen Richardson, Profesora de Ética y Cultura de Robots e Inteligencia Artificial, cita y responde a la idea de Levy:

“… Levy también propone que los robots sexuales podrían ayudar a reducir la prostitución. Sin embargo, los estudios han encontrado que la introducción de nuevas tecnologías apoya y contribuye a la expansión de la industria del sexo. La producción de prostitución y pornografía también aumenta con el crecimiento de Internet. En 1990, el 5.6 por ciento de los hombres reportaron pagar por sexo en su vida, para el año 2000, esto había aumentado al 8.8 por ciento”.

Por lo tanto, los argumentos de que los robots sexuales proporcionarán sustitutos sexuales artificiales y reducirán la compra de sexo por parte de los compradores no se corroboran con la evidencia. Existen numerosos sustitutos artificiales sexuales ya disponibles, muñecos RealDolls, vibradores, muñecas inflables, etcétera. Si un sustituto artificial redujera la necesidad de comprar sexo, habría una reducción en la prostitución, pero no se encontró tal correlación.

¿Qué es un “robot sexual”?


Los robots sexuales son muñecas eróticas dotadas con inteligencia artificial para satisfacer las necesidades íntimas de hombres y mujeres.

Las femeninas cuentan con orificios vaginales, anales y bucales, y motores para mover manos, brazos, caderas, y generar expresiones faciales.

En general están hechas de plásticos que imitan la piel humana, y tienen distintas figuras y colores de piel, de acuerdo a las fantasías del cliente. Incluso, pueden mantener el calor en algunas partes del cuerpo, para hacer más completa la fantasía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.