La crypto exchange canadiense Einstein ha decidido detener sus operaciones, sin embargo, el problema principal es que les debe a los clientes más de 16 millones de dólares canadienses, de acuerdo a los informes.

Einstein, una crypto exchange con sede específicamente en Vancouver, fue objeto de una serie de medidas por parte de la Comisión de Valores de Columbia Británica (BCSC, por sus siglas en inglés). Esto lo comunicó la BCSC a través de una declaración en la que señalaba que la acción ha sido tomada con el propósito de proteger a los clientes.

No era un misterio para la crypto exchange que tenía problemas de solvencia, de hecho, un abogado que la representaba aseguró que Einstein planeaba cerrarse dentro de 30 a 60 días por la falta de ganancias. Ahora no se tiene acceso a el sitio web de la crypto exchange.

Fue el 1 de noviembre cuando la agencia reguladora decidió obtener una orden de la Corte Suprema, designando a un receptor interino para tomar control de la exchange. Posteriormente el designado fue la firma de auditoría Grant Thornton Limited. Si les suena similar el nombre es porque fue la misma firma que estuvo a cargo en el caso de Quadriga.

Por consiguiente, a través de una orden judicial, se le permitió a Grant Thornton ingresar y asegurar las instalaciones de la crypto exchange, lo cual realizó el mismo día.

De esta manera, el BCSC decidió tomar acciones legales y detener de una vez por todas las operaciones de la crypto exchange. La razón detrás de esta decisión radica en que la agencia reguladora recibió múltiples quejas de clientes de Einstein que aseguraban no tener accesos a sus activos en la crypto exchange.

De hecho, en una declaración jurada, Sammy Wu, investigador principal de BCSC, señaló que él considera que “Einstein usó indebidamente los activos de sus clientes” y que, por consiguiente, les debe millones en efectivo y criptomonedas.

Lo interesante, y tal vez más alarmante, es que el investigador de la BCSC comentó que decidió visitar las instalaciones de Einstein Exchange el viernes pasado y descubrió que el elevador no está operativo, así como también, los números de teléfonos de los agentes, incluido el de su fundador Michael Gokturk, ya no están disponibles.

“Llamé al número de teléfono de Gokturk que figuraba en su sitio web y la grabación decía que todos sus agentes no estaban disponibles. Llamé a Gokturk y su correo de voz dijo que no estaba disponible y que le enviara un mensaje de texto. no revise el correo de voz. Le envié un mensaje de texto”, agregó Wu.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.