¿Cómo podría contribuir la Blockchain en la industria de alimentos?

0

El sistema que alimenta a Bitcoin, Blockchain, podría ser utilizada para documentar los orígenes de los alimentos que comemos y, además, detectar brotes de contaminación.

Suponga que fue a la tienda por un par de manzanas y, mientras compra el producto, pudiera escanearla y ver su historial completo, desde el momento en el que fue recogido de un árbol, hasta cómo llegó a la tienda que ha decidido visitar el día de hoy, todo esto directamente de su teléfono inteligente.

La industria alimentaria piensa utilizar la tecnología de cadena de bloques con el objetivo de que los usuarios reconozcan la procedencia de los alimentos y, en un futuro, puede que nos ayude a rastrear el origen de los brotes de contaminación.

Ciertamente la propuesta es atractiva, sobre todo en esta era en la que los alimentos que consumimos a diario puede que estén plagados de fraudes, desde etiquetas engañosas hasta productos que no son lo que dicen ser.

Sin embargo, algunos expertos en seguridad alimentaria no se encuentran muy entusiasmados, ya que ven algunas fallas en la viabilidad del proyecto; mientras que IBM y Walmart si han decidido invertir en nueva tecnología. De hecho la gigante minorista de alimentos, Walmart, ha completado múltiples pruebas piloto, incluidos un ejercicio de rastreo que probó el tiempo que llevaría trazar los orígenes de un paquete de mangos.

La gigante minorista usó un sistema de cadena de bloques en el que todos los involucrados, tanto en el proceso de cultivo como en la distribución de alimentos, utilizaron el mismo software colaborativo; y afirmaron haber sido capaces de rastrear los orígenes del envío en cuestión de segundos. La misma tarea hubiese tardado semanas o más de haber sido a través de una infraestructura tradicional, en la que las diferentes partes de la cadena de suministro utilizan sus propios sistemas y procesos desligados.

Por ello, la Blockchain crea un registro inalterable de transacciones con cada nueva entrada. No solo con ella seriamos capaces de rastrear los orígenes de alimentos, sino además se puede usar para certificar información sobre proveedores individuales.

Provenance, una empresa con sede en el Reino Unido, ha decidido utilizar la tecnología Blockchain con el fin de ayudar a los proveedores de alimentos a verificar sus afirmaciones, ya sea que una granja esté certificada como orgánica o de propiedad independiente, o para probar y registrar su ubicación como un registro para los consumidores que se comprometen a comer más alimentos locales. De esta forma la compañía piensa que contribuye a que los consumidores puedan comprender mucho mejor los alimentos que consumen.

Jessi Baker

Jessi Baker, fundadora de Provenance, dice que Blockchain puede “contar la historia de los alimentos que comemos”.

Sin embargo, algunos aún permanecen escépticos. Entre ellos Lawrence Godwin, Director del Programa de Seguridad Alimentaria y Calidad en la Universidad de McGill quien piensa que “Blockchain tiene potencial prometedor, pero la publicidad tiene que estar separada de los hechos”, agrega “el entusiasmo ha cegado a muchos de los detalles reales que deben ser resueltos antes de implementarse”

Goodwin considera que si bien las pruebas piloto de Walmart pueden sonar impresionantes, no tienen en cuenta las complejidades de un seguimiento de alimentos en el mundo real, especialmente en el caso de un brote. Iniciando que para que los funcionarios de salud pública sepan que hay un brote, es necesario que las personas afectadas se dirijan hacia un médico u hospital, pero la mayoría no lo hace, por lo que se necesitan semanas o meses para saber que ese brote de contaminación está ocurriendo.

En otras palabras, expresa Goodwin, hasta que se conozca la fuente de la contaminación, un sistema de rastreo de alimentos Blockchain no puede ser útil.

Además otro defecto del tema, es que la premisa de un origen transparente requiere que la entrada de datos en la fuente sea precisa. Y dadas las altas tasas de fraude alimentario en todo el mundo, hay pocas razones para confiar que la información registrada en la cadena de bloques sea válida. Y en cuanto al rastreo de brotes de contaminación, pues para alimentos que tienen una vida útil muy corta, como la lechuga romana, que ha sido una causa constante de preocupación durante el brote de E. Coli, y ha tardado meses en rastrearse hasta sus orígenes, el asunto es que cuando conocemos el origen del brote, todo ha sido consumido y no hay nada que recordar.

No obstante, la esperanza es que una vez que ha sido identificado el origen de un brote de enfermedad, la tecnología de cadena de bloques podría acelerar el proceso de seguimiento del origen de la contaminación. Además, debido a su naturaleza comparativamente transparente, empujaría a los proveedores en cada paso de la cadena a ser mucho más responsable, o eso es lo que se espera.

Evidentemente, esto requiere que todos los proveedores inviertan en la tecnología de cadena de bloques, lo cual podría ser el mayor desafío para implementar con éxito este tipo de sistema de seguimiento. Aun la tecnología Blockchain sigue siendo nueva y poco probada, muchos aun la asocian como la tecnología que impulsa Bitcoin, la criptomoneda altamente volátil y extremadamente controvertida.

Al final, es un proyecto que puede contribuir a la industria de alimentos, sin embargo, incluye una serie de desafíos que deben ser afrontados.