El Banco de España publicó un informe titulado Bitcoin: ¿Una solución para los sistemas de pago o una solución en busca de un problema?”. El documento cuestiona varias características del Bitcoin, y está firmado por Carlos Conesa, director general adjunto de Innovación Financiera e Infraestructuras de Mercado de esa entidad bancaria.

Comienzan las 10 páginas obligatorias (para análisis de Bitcoin del Banco Central) que explican qué es Bitcoin y cómo funciona. La segunda parte del informe analiza si Bitcoin es un buen sistema de pago (alerta de spoiler: no lo hace). Desafortunadamente, el título de Conesa establece la agenda de todo el informe.

Carlos Conesa

Analizando el Bitcoin como medio de pago, el informe analiza características como la seguridad, rapidez, coste, privacidad, escalabilidad, eficiencia y sostenibilidad del modelo de negocio a lo largo del tiempo. Y sí, concluye que Bitcoin es ineficiente como sistema de pago.

La descentralización, sugiere el informe, requiere un “proceso de validación intensiva en el consumo de recursos, lo que reduce la eficiencia del sistema”. En contraste, “los sistemas centralizados con un intermediario en el que las partes confían permiten el diseño de sistemas mucho más simples y más baratos“.

Con respecto a la seguridad, el documento afirma que los incidentes más notorios en relación con Bitcoin han tenido lugar en proveedores de criptomonedas y casas de cambio que custodian las claves de seguridad de los clientes como parte de sus servicios.

“Se sitúan en la periferia del esquema y hacen las veces de interfaz entre la red Bitcoin y los usuarios finales. Estas entidades no suelen estar reguladas o supervisadas, y es frecuente que los usuarios no tengan a quién acudir ante un robo en sus cuentas o ante la quiebra de la entidad que custodia los saldos”, remarca el informe.

“En contraposición, las cuentas bancarias y las operaciones de pago a través de sistemas tradicionales son ofrecidas por entidades supervisadas que cuentan con amplia experiencia en la seguridad de la información. Además, en caso de fraude, la regulación protege a los usuarios, que pueden reclamar a las entidades financieras el reintegro de los fondos perdidos a partir de ciertas cantidades”, dice luego el documento.

En cuanto a la rapidez, hace una crítica con algunas comparaciones. “En definitiva, la rapidez de Bitcoin no es tan elevada como a veces se indica y, además, la velocidad de proceso es poco predecible de antemano. Aunque la rapidez de Bitcoin puede resultar una ventaja comparativa en ciertos segmentos del mercado de pagos, como los pagos internacionales por corresponsalía bancaria, no es llamativa en comparación con los pagos realizados en un entorno nacional. En la actualidad, es posible hacer pagos con mayor rapidez utilizando una arquitectura centralizada e intermediarios financieros tradicionales. Por ejemplo, los pagos con tarjeta ofrecen al usuario una experiencia de pago casi inmediata, y existe la posibilidad de realizar transferencias inmediatas entre cuentas bancarias en cuestión de segundos mediante la utilización del móvil o de la banca por Internet”.

Ocupándose también de temas como la privacidad, el informe afirma que el anonimato dificulta la aplicación de medidas para prevenir el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo, y facilita por tanto la utilización del sistema para transacciones relacionadas con actividades ilícitas”.  

Por otra parte, el documento firmado por Conesa, dice: “el presunto anonimato de Bitcoin es mucho menor de lo que podría pensarse en un principio. Aunque es cierto que la Blockchain no contiene información personal, la mayoría de los usuarios normalmente se identifican ante algún intermediario”.

En cuanto a la capacidad de la red, la misma también es blanco de críticas: “La configuración actual de Bitcoin impone un límite al número de pagos que puede procesar el esquema”.

De esta manera, además, afirma que las 600.000 transacciones diarias que se realizan a través de Bitcoin son “insignificantes” en comparación con los sistemas de pagos minoristas globales. No obstante, no toma en consideración Lightning Network.

En las conclusiones del documento, se sugiere que “Bitcoin tiene graves carencias si se pretende utilizar como un sistema de pago a gran escala”.

“El principal problema es que la ausencia de intermediarios y la consiguiente descentralización del sistema en un conjunto de validadores entre los que no existe confianza nos conducen a un proceso de validación intensivo en el consumo de recursos, lo que resta eficiencia al sistema“, asegura Conesa.

Y luego aprovecha para hacer una defensa sistemas opuestos a las iniciativas descentralizadas: “Los sistemas centralizados con un intermediario en el que confían las partes permiten el diseño de sistemas mucho más simples y económicos”.

El informe publicado es del tipo “Documento Ocasional”. Según explica el Banco de España, la serie de este tipo de documentos tiene como objetivo la difusión de resultados de trabajos realizados en el Banco de España en el ámbito de sus competencias que se consideran de interés general para el conocimiento del funcionamiento de la economía española y de su entorno internacional.

Sin embargo, las opiniones y análisis que aparecen en la serie “Documentos Ocasionales” son responsabilidad de los autores y, por lo tanto, no necesariamente coinciden con las del Banco de España o las del Eurosistema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.