Adobe ha lanzado una nueva tecnología de inteligencia artificial (IA) que puede aprender a adaptarse a sí misma en función de cómo las usan diferentes personas en una empresa.

Las  marcas se esfuerzan por dar sentido a una interminable fuente de datos provenientes de todas partes, incluidos sitios web y aplicaciones, pero también áreas emergentes como la voz y el audio en tiempo real. Es imposible contratar el talento humano suficiente para asumir esta tarea, dejando un montón de datos sin acceso y sin analizar en toda la organización. Con la complejidad de cómo los consumidores interactúan a través de diferentes puntos de contacto, no tener una visión profunda significa que las marcas están perdiendo la oportunidad de mejorar la experiencia del usuario e impulsar una ventaja competitiva.

Su “analista virtual” se desarrolló durante tres años, y se agregó al software de la compañía que puede identificar picos y valles en el tráfico web y pedidos en línea, entre otras cosas. La diferencia con la nueva inteligencia artificial es que involucran los conocimientos de crowdsourcing en función de cómo lo usan otras personas, basándose en la idea de que diferentes usuarios harán preguntas diferentes sobre los mismos datos.

La administración de datos se está volviendo cada vez más importante para las empresas que intentan tratar y comprender grandes cantidades de información.

“Usted es tan inteligente o tan brillante como, más o menos, las preguntas que le hace a sus datos y estas alertas que crea”, dijo John Bates, director de gestión de productos de Adobe Analytics.

“Los patrones de consumo de los individuos son diferentes y siempre estamos analizando no solo los datos que miran, sino que también estamos buscando personas en su compañía que se parezcan a ellos”, agregó. “Va más allá de responder las preguntas que le hace a nuestro sistema,  también responde las preguntas que no hizo”.

Generará automáticamente información sin que se lo indiquen. Por ejemplo, si una aerolínea comienza a vender su asiento el mismo día de cada año, el analista virtual lo comparará con los datos de ventas anteriores. Y cuando un usuario encuentra una idea, también puede dar “me gusta” o “no me gusta”, lo que ayuda a la IA a ser más inteligente y a proporcionar información más relevante a lo largo del tiempo. Y esta es tan solo alguna de las nuevas funciones disponibles que serán expuestas a mayor detalle a continuación.

Para Omar Akhtar, un analista de marketing digital de la compañía de investigación Altimeter, la creación de un analista virtual no es completamente nueva, pero está impresionado por el elemento de colaboración colectiva para encontrar ideas. “Es el aprendizaje automático lo que se está adaptando al aprendizaje humano y hacerlo mejor, que es la mejor aplicación de IA, en lugar de que ninguno de los dos actúe de forma aislada”, expresó.

“Otros análisis pueden ofrecer información para marcadores genéricos como picos de tráfico, descargas, tasas de abandono, etc. Pero con el Sensei (AI de Adobe), con el tiempo las ideas se adaptarán a las necesidades comerciales específicas de la empresa, por lo que su valor será exponencial después de un año de uso”.

Las capacidades del nuevo analista virtual incluyen:

Revela lo desconocido: el analista virtual siempre buscará y analizará los datos de una empresa, priorizando los cambios que considere interesantes. Los modelos de aprendizaje profundo le permiten evaluar cada posible punto de datos en todas las interacciones con los clientes, desde cuánto tiempo los consumidores pasan en un sitio web, hasta los movimientos entre la aplicación y la web. Estas “incógnitas desconocidas” contienen ideas que las marcas no solo no conocían sino que tampoco tenían idea de buscar. Simplemente no hay suficiente tiempo o recursos para descubrir estos pequeños secretos difíciles de encontrar. Un minorista, por ejemplo, podría comenzar a ver matices críticos sobre cómo los diferentes grupos demográficos compran ropa en línea.

Maximiza la relevancia: el analista virtual prioriza de forma proactiva el análisis de datos en función del negocio y el contexto del usuario (lo que explica tanto la actividad en tiempo real como los datos históricos) sin que el usuario tenga que solicitar el sistema. Estos matices son clave: considere una aerolínea que tiene una venta importante todos los años el primer lunes de junio. Cuando surjan conocimientos ese día, se compararán con el mismo día en años anteriores. Los algoritmos de aprendizaje automático también duplicarán las recomendaciones. Un pico en los ingresos, los pedidos y la conversión, por ejemplo, todos se relacionan con el mismo evento y se agruparán como una idea significativa.

Aprendizaje adaptativo: con el tiempo, el analista virtual tendrá en cuenta las preferencias y los patrones de consumo de los usuarios para proporcionar información más intuitiva y relevante. También analizará los comportamientos de todos los demás usuarios dentro de una empresa para encontrar personas similares y usar eso para informar una mejor personalización. El sistema proporcionará un medio para hacer recomendaciones como “me gusta” o “no me gusta”, que refuerzan el modelo de aprendizaje automático y hacen que el analista virtual sea más inteligente con el tiempo; como se mencionó anteriormente.

La automatización del marketing es una inversión creciente para las empresas, que gastará casi $ 100 mil millones en tecnología de marketing este año, de acuerdo a un estudio de las consultoras de investigación Moore Stephens y WARC que analizó empresas en los EE. UU., Europa y Asia-Pacífico. Adobe se prepara para comprar la compañía de software de marketing Marketo en un acuerdo de $ 4.75 mil millones, según un anuncio realizado el jueves. No obstante aún es muy temprano para llegar a alguna conclusión.

Los stocks de Adobe han subido un 78 por ciento en el último año. La mayoría de los ingresos de Adobe provienen de su negocio de medios digitales, que incluye software creativo en la nube, como Photoshop. El software de marketing está incluido en el negocio Digital Experience, que generó $ 614 millones en ingresos en el trimestre más reciente, con un crecimiento del 21 por ciento por año.