Big Data y la IA podrían ayudar a salvar la moda

0

Los últimos tiempos han sido de rendimiento mediocre, y la caída más significativa de los beneficios en los últimos 6 años han hecho que el minorista de la moda H&M busque un nuevo camino desesperado hacia la preciada rentabilidad.

La compañía está recurriendo a la tecnología para construir un negocio más sólido, impulsar eficiencias en su cadena de suministros y operaciones, y brindarles a los consumidores lo que desean gracias a los conocimientos proporcionados por los macro datos, o la Big Data, y la inteligencia artificial; sobre las tendencias de la moda y las preferencias de sus clientes. Solo el tiempo dirá si la inversión realizada es el remedio necesario y si son suficientes para sacarlo de la caída libre que han experimentado sus ventas, y si las apuestas hacia la IA y la Big Data darán sus frutos.

Hace unos 20 años, los minoristas de moda, se convirtieron en los disruptores que construyeron sus negocios bastantes sólidos, al sacrificar calidad, para obtener los mejores precios y productos frescos en el mundo volátil de la moda.  Sin embargo, para tener éxito estas empresas de “Fast-Fashion” como son llamadas, necesitaban predecir que quiere el mercado, para evitar un ciclo de productos malos y que queden muertos en los almacenes y en los mostradores. Dado que los precios ya son increíblemente malos para estos minoristas, es difícil recuperarse de las malas decisiones de compras y deshacerse del inventario es increíblemente complicado.

Hay mucho en juego para la moda, pero ha llegado unas tecnologías igual de disruptivas que estas empresas hace 20 años, ya que los conocimientos a los que ahora tienen la capacidad de acceder, pueden ayudar a construir una cadena de suministros más flexible y más rápida, facilitar la detección de tendencias mundiales, administrar el inventario y establecer el mejor precio posible, todo esto hecho automáticamente.

Ayuda en el inventario

Anteriormente se podía ingresar a cualquier tienda de H&M, en cualquier parte del mundo y este tenía muy pocos productos similares entre ellos. Pero desafortunadamente, el minorista enfrenta continuamente la necesidad de reducir sus precios para eliminar el inventario no deseado en sus 4.288 tiendas distribuidas por todo el mundo.

En un esfuerzo por implementar un sistema de inventario más eficiente, en cada una de sus tiendas individuales, al utilizar la inteligencia artificial y los macro datos, para analizar las devoluciones, recibos y datos de tarjetas de lealtad, para adaptar la mercancía a cada una de sus tiendas. Esto se le conoce como localización y puede ser más complicado de ejecutar en una multinacional, ya que estas generalmente pueden aprovechar las economías a escala con su red global de proveedores, lo que quiere decir que, pudiesen perder descuentos de sus proveedores por reducir la cantidad de prendas que se requieren.

Almacenaje automatizado.

Con el fin de mantener el inventario personalizado para cada tienda individualmente y responder de manera oportuna a las demandas de sus clientes, H&M invirtió en almacenes automáticos que finalmente darán como resultado que funcione el servicio de “Entrega de un día” al 90 % del mercado europeo, cuando se termine la implementación de la tecnología.

Los consumidores esperan una entrega en cualquier momento y en cualquier lugar, además de envíos y devoluciones gratis (Actualmente este servicio sólo está disponible para los clientes leales). Ahora, hasta estos programas de lealtad estarán controlados por algoritmos dentro de la IA.

Por su parte están trabajando en  mejorar la integración entre la experiencia de la compra online y la física en las tiendas. Ya que el sistema informará si el producto que quieren comprar está disponible en una tienda cercana y además podrá ofrecer descuentos de ir a la tienda a retirar el producto.

No está claro si la tecnología le dará a H&M los resultados que necesita urgentemente para volver a ser rentable, pero la inversión de la compañía es sin duda un paso en la dirección correcta. Los algoritmos de datos e inteligencia artificial pueden hacer que las decisiones de comercialización de la compañía sean más precisas a la vez que optimizan las cadenas de suministros y la experiencia de compra mejorará la satisfacción de los clientes.