Las criptomonedas no necesitan de Wall Street para crecer, segun el CEO de Dash

0

El CEO de Dash y ex ejecutivo de Wall Street, Ryan Taylor habló sobre la reciente actividad de la bolsa de valores más grande del mundo por volumen de transacción, debido  a un motón de factores, se acerca la posible llegada de las criptomonedas al mercado bursátil,  los vaivenes que ha habido en los últimos meses con la decisión de la SEC de retrasar la posible creación de los ETF de Bitcoin y con ICE estableciendo un mercado de BTC con una financiación proveniente de otras vías diferentes al mundo financiero tradicional.

El CEO de Dash explicó porque dejó su trabajo de ensueño en Nueva York, para entrar de lleno en el cripto mundo.

Ryan Taylor CEO Dash

“Hay dos razones principales que me llevaron lejos de Wall Street, la primera fue la gran  oportunidad de unirme a este espacio (cripto mundo). Esta es una industria increíblemente inmadura, pero con un enorme potencial para los proyectos bien administrados y estructurados. La segunda razón fue que la tecnología tiene el potencial real de cambiar el mundo para mejor, empoderando a algunas de las personas más olvidadas del mundo, con un mayor grado de libertar financiera. Es realmente un espacio emocionante para estar trabajando” Expresó el CEO de Dash en una entrevista a CCN.

Dash es una de las más conocidas criptomonedas actualmente, pero al mismo tiempo que es una moneda, es una Organización Autónoma Digital (DAO), cuyo objetivo principal es permitir a los comerciantes manejar pagos privados en criptografía. La moneda ha sido adoptada en Venezuela por más de 800 comerciantes y también está activa en Zimbabue. Como mencionó su CEO está dándole ciertas herramientas a los países más olvidados, que no pueden acceder con tanta facilidad a productos financieros tradicionales dentro de su país, y mucho menos afuera en una bolsa como Wall Street, sin obviar las condiciones económicas deplorables que viven estos dos países y en otros más donde Dash esta activa, la plataforma más que una criptomoneda es un escape.

Después de trabajar durante más de 15 años en los servicios financieros y tecnología. Taylor dejó su puesto como analista de fondos de cobertura, en donde trabajaba para una firma de inversión valuada en la bolsa por más de 20.000 millones de $, con sede en la ciudad de Nueva York, para configurar Dash. Y este tiene algunas ideas interesantes sobre cómo funcionan las cosas detrás de escena en el mundo de las finanzas tradicionales.

“Wall Street tiene una tendencia a trabajar en grandes desarrollos e innovadores, pero a puertas cerradas y en privado, y es muy sospechoso que muchos otros están trabajando en soluciones cripto, incluso al mismo tiempo que estos evitan públicamente a las criptomonedas”. Expresó Taylor

El cripto mundo no necesita de Wall Street.

Los efectos de las principales instituciones financieras que invierten en la criptografía aún no se han visto, por el hecho de resoluciones como la de SEC, y del mundo financiero tradicional que se niega al cambio. Pero Taylor cree que el ecosistema cripto se abrirá camino independientemente de la influencia externa.

“Las cripto no necesitan de Wall Street para crecer y desarrollarse. Se están adoptando cada vez más año tras año con o sin las decisiones provenientes de Nueva York. Hay grandes beneficios y desventajas de su posible participación dentro de la bolsa, pero creo que al eliminarlos del tablero de juego, sería una cosa positiva en general… Pero,  lo mejor sería que la criptografía se termine de incluir dentro del sistema financiero tradicional”. Anunció el CEO de Dash.

Por último Taylor expuso que:

“Con los bancos saltando ahora al cripto ecosistema, creo que los reguladores finalmente tendrán que abordar a las criptomonedas como una realidad. El problema que estos presentan es que tienden a centrarse en las instituciones, y este fue inusualmente un mercado que se desarrolló desde la base a partir de un movimiento de la gente común, en lugar de las instituciones financieras tradicionales. Los reguladores quedaron atrapados contra la espada y la pared, como resultado de su no acción, pero veo que al parecer estos están percatándose de la necesidad de que sean incluidos dentro del sistema financiero estadounidense”.

El ecosistema no le pertenece a nadie, ninguna institución, ni CEO, ni presidente, sino a todos sus usuarios, lo que es muy difícil de comprender, no solo para las instituciones reguladoras, sino también para muchos del mundo financiero tradicional, que de por si odian los cambios.