A finales de agosto de este año, una billetera de Bitcoin que permaneció mucho tiempo en inactividad, de pronto mostró signos de actividad. Si bien hay millones de direcciones de “wallets” BTC, esta era muy especial entre todas, ya que la billetera mencionada contenía aproximadamente 111.000 BTC y 111.000 Bitcoin Cash.

Todas las moneda de Bitcoin en esta billetera tienen un valor aproximado de 850 millones de $, según el mercado promedio del mes de septiembre de 2018, por lo que la convierte en una de las reservas más grandes de la historia de la famosa moneda digital. Aunque el propietario de la billetera sigue siendo imposible de localizar, gracias a los libros mayores de la Blockchain, las personas de todo el mundo han podido ver como la billetera ha cobrado vida de nuevo, con flujos de fondo entrantes y periódicos, en el ultimo mes.

Independientemente de la identidad de quien o quienes poseen la cartera con el inventario más grande de todos, la mega billetera ha servido como un recordatorio para muchos inversores dentro del cripto ecosistema, sobre porque es extremadamente riesgoso tener una gran cantidad de tokens en un solo lugar.

 

La red Blockchain de Bitcoin es pública y lo muestra todo:


Uno de los principales beneficios de la tecnología de cadena de bloques, también puede ser un inconveniente para los inversores peso pesados o “Whale Investors”. Los libros mayores de Blockchain o incluso los Ledgers, revelan todas las transacciones a aquellos que se toman el tiempo y las herramientas indicadas para explorarlos. Si bien, la identidad de los participantes de las transacciones en Bitcoin sigue siendo codificada criptográficamente y no está disponible para estos observadores atentos ni para nadie, pero no así la actividad de estas cartera anónimas que son fácilmente observables.

Lo que significa todo lo anterior, es que un inversor que desee mover cualquier cantidad de Bitcoin, grande o pequeña, no puede hacerlo en privado, y ni se diga cuando la billetera tienen cerca de 1.000 millones de dólares, es aun más difícil para el propietario, o los propietarios de la Wallet realizar cualquier tipo de transacción sin llamar la atención, debido a que todos los inversores, analistas y fans, estarán pendientes de este tipo de carteras, ya que  movimientos de 111.000 de BTC podrían fácilmente provocar cambios bruscos en el mercado.

 El escrutinio de esta cuenta en sí mismo no es necesariamente algo malo, pero en el mundo de las monedad digitales en donde reina la privacidad y el anonimato, rara vez es algo en que los inversores estén interesados. Además de eso, llamar la atención sobre una billetera de este tamaño significa que transeúntes inocentes, así como delincuentes potenciales se darán cuenta de su existencia. Con los cripto piratas y sus virus que siguen siendo un problema importante para los Exchanges de criptomonedas y a los inversores individuales por igual, todo lo que tomaría sería un solo ataque exitoso a la billetera, para que el propietario perdiese una gran fortuna, lo que tarda un ratón en ser cliqueado, pero cabe destacar que seguramente se vería afectado todo el mercado, pues la credibilidad de Bitcoin se vería afectado al igual de veloz.

 

Riesgo de las claves privadas.


Incluso si la piratería informática no es una preocupación para la mayoría, existen otras formas en que el propietario de una billetera Bitcoin puede perder acceso a sus fondos.

“Pierde la clave privada y habrá perdido toda su fortuna”

A la mayoría de las billeteras se accede a través de un código o clave privada, esto es irrecuperable e imposible de rastrear si lo has perdido o te han robado, debido a la misma naturaleza de anonimato de la tecnología. Tener el código significa acceso ilimitado a los contenidos de la billetera, por lo que los inversores tienden a proteger sus códigos cuidadosamente y tu deberías hacer lo mismo. Sin embargo, si son demasiados ingenuos, hasta el punto de perder u olvidar el código, simplemente dígales adiós a sus fondos.

Por todas estas razones, tiene bastante sentido para un inversor dividir una cantidad considerable de tokens de cifrado en muchas billeteras de muchas compañías diferentes, que tengan diferentes medidas de seguridad. Esto puede ayudar en la administración y disminución del riesgo, por ejemplo, si pierde una clave privada, aún tiene acceso a todas sus otras carteras, y también puede mejorar su privacidad, debido a que las transacciones más pequeñas tienen menos probabilidades de llamar la atención de sus contrapartes más grandes.

Hay un problema final con el almacenamiento de una cantidad masiva de monedas en una sola billetera, y es que debido a la transparencia de la tecnología Blockchain, los inversores pueden ver cuando se envía una gran cantidad de mondas a una Exchange. Una acción de este tipo puede ser suficiente para provocar el pánico entre los inversores que de repente temen una importante descarga de monedas al mercado ya de por sí volátil. En este sentido, las acciones de un solo inversor pueden tener un impacto dramático no sólo en el mercado de BTC, sino también en el mercado de todas las demás criptomonedas.