Un estudio publicado este 21 de febrero y realizado por Digital Shadows ha revelado que extorsionadores obtuvieron de sus víctimas más de $300.000 en criptomonedas debido el aumento de los cibercrimenes y los diversos métodos de extorsión que aplican.

La agencia de seguridad cibernética, Digital Shadows afirma en el informe que los extorsionadores amenazaban a las víctimas con revelar secretos íntimos, “explotación de credenciales comprometidas, documentos confidenciales y propiedad intelectual“, sino pagaban una alta suma de criptomonedas.

En el informe titulado: Un cuento de extorsiones épicas: cómo los cibercriminales monetizan nuestra exposición en línea, los investigadores explican que se “evaluaron un total de 792.000 correos electrónicos para confirmar” que, en el año pasado, unas “89.000 direcciones de correo electrónico recibieron amenazas de extorsión que exigían rescate en bitcoin (BTC)“.

Los ciberdelicuentes pueden monetizar elementos de la exposición de sus víctimas para basar la extorsión. Foto: Counselling.

Modus Operandi

De acuerdo a la investigación, los métodos que aplican son diversos, sin embargo, el más aplicado consiste en que el extorsionador provee una contraseña a la víctima, conocida como “prueba de compromiso“, y luego le asegura a la víctima que tiene videos de ella viendo contenido para adultos en línea.

El ciberdelicuente procede solicitando a la víctima transferir la cantidad a la dirección de bitcoin (BTC) que se le indica o se le amenaza con la publicación del video en internet donde, aparentemente, aparece involucrada la víctima, según el informe.

Los investigadores de Digital Shadow afirman que “esta campaña de extorsión sexual recibió un total de unas 3.100 transacciones para evitar la filtración de contenido sensible… Las cantidades de BTC exigidas fueron depositadas en 92 direcciones de Bitcoin distintas“.

Los extorsionadores lograron recaudar más de 300 mil dólares en bitcoins solamente en el 2018, año en el que se empezó a reportar un alza considerable de este tipo de cibercrimenes que ya se habían denunciado a finales del 2017.

Además, en el informe aseguran que los métodos de extorsión y monetización de información en internet son cada vez más complejos: “los cibercriminales han diversificado sus métodos de extorsión, y el panorama de amenazas es tan amplio y variado como siempre lo ha sido“.

Los investigadores también identificaron la aplicación de otros métodos para extorsionar, como lo son: las campañas de financiamiento fraudulenta, la venta de información personal en la Deep Web y el ransomware.

Según los resultados de la investigación, entre los países que se ven afectados por este auge de cibercrimenes y de acuerdo a la ubicación de las direcciones IP, se concluyó que “el 8.5% se realizan desde Vietnam, 5.3% en Brasil y 4.7% desde la India”. América latina figura como uno de los continentes con mayor proporción de correos por parte de extorsionadores, destacando Colombia, Chile y México.

 

Imagen destacada por kalhh / pixabay.com