«La piratería de los intercambios de divisas virtuales y el lavado de dinero relacionado en beneficio de los actores norcoreanos representa una grave amenaza para la seguridad e integridad del sistema financiero mundial».

Ataques cibernéticos

Los cargos presentados se justifican en la información brindada el verano pasado por la ONU donde afirmaron que Corea del Norte había recaudado hasta $ 2 mil millones para el programa de desarrolla de armas por medio de ataques cibernéticos. 

Publicidad

Entre los ataques, señalaron que las acciones que implementaban eran «cada vez más sofisticadas» cuyos objetivos de ataques fueron instituciones financieras e intercambios de criptomonedas con el propósito de robar, lavar y generar fondos, según la fuente.

El panel de expertos de la ONU señaló que los ataques a gran escala de hechos por Corea del Norte contra los intercambios de criptomonedas, como Bitcoin y Ethereum, les permiten generar «ingresos de formas que son más difíciles de rastrear y están sujetas a una menor supervisión y regulación gubernamental que el sector bancario tradicional».

Por su parte, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, explicó:

«Estados Unidos continuará protegiendo el sistema financiero global al responsabilizar a quienes ayudan a Corea del Norte a participar en el cibercrimen». 

Millones robados

Los cargos y las acciones establecidas están relacionadas por el robo estimado de $ 250 millones, de los cuales, alrededor de $ 68 millones fueron lavados por los acusados.

Los acusados por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos son Tian Yinyin y Li Jiadong. 

En la acusación, el ente gubernamental explica que ambos ciudadanos brindaron apoyo material para «una actividad maliciosa y cibernética» y asistieron a un ataque del Grupo Lazarus.

El grupo Lazarus se dice que pertenece al gobierno de Corea del Norte y que ha llevado a cabo la mayor parte de los ataques maliciosos de ese país contra bancos, corporaciones y otros objetivos estadounidenses y extranjeros, según lo publicado.

Los expertos dicen que Corea del Norte han recurrido a ataques contra las instituciones financieras para obtener ingresos frente a las sanciones globales impuestas sobre su programa nuclear que han dejado sin acceso a la moneda extranjera y al sistema bancario mundial, tal como señala la fuente. 

Por su parte, Corea del Norte negó por separado las acusaciones de coordinar ataques cibernéticos.

Publicidad

Intercambios atacados

Los informes alegan que Tian y Li recibieron fondos por parte de conspiradores de Corea del Norte que supuestamente habían atacado cuatros intercambios de criptomonedas, desde el año 2017.

Entre ellos se incluyen un hackeo llevado a cabo en diciembre de 2017 a Youbit donde tomaron el 17 por ciento de sus activos y lo enviaron a la bancarrota, otro hackeo de $ 49 millones en Upbit en noviembre de 2019 y $ 30 millones robados en junio de 2018 a Bithumb, los tres de Corea del Sur.

Asimismo, en lo publicado aseguraron que la mayor parte del dinero lavado provino de un pirateo de casi $ 250 millones, previamente no revelado en 2018 de otro intercambio asiático, según los documentos judiciales, que se produjo luego de un empleado descargara involuntariamente un malware.

Empresas comerciales de análisis de blockchain ayudaron a los investigadores estadounidenses a rastrear fondos pirateados, señalaron. 

El portavoz de Chainalysis, Maddie Kennedy, dijo que es probable que estas sean las primeras acciones del gobierno de los Estados Unidos para hacerle seguimiento al dinero descubierto de Lazarus. 

Kennedy afirmó que «una parte no insustancial del producto interno bruto de Corea del Norte se basa en el robo de fondos de criptomonedas».

Además, agregó que las autoridades estadounidenses están «demostrando que cualquier persona que ayude a facilitar a los que están robando fondos ilícitos serán responsables».

Imagen destacada por David McBee / Pexels.com

Publicidad