El tren de ejecutivo de UPbit, una de las más grandes empresas en intercambios de criptomonedas de Corea del Sur, ha sido acusados formalmente por los fiscales del país.

De acuerdo a los informes que han surgido, se señala que la Oficina de Fiscales del distrito sur de Seúl ha procesado a tres miembros del personal de alto nivel, incluido el fundador de la compañía Song Chi-Hyung, por cargos de fraude.

Se presume que los ejecutivos señalados están relacionados con transacciones que pueden ser consideradas fraudulentas. Cabe señalar que aparentemente las transacciones tuvieron lugar entre los meses de septiembre y diciembre del año pasado.

De acuerdo a la fuente estos fraudes lo ejecutaron utilizando una cuenta corporativa falsa para realizar transacciones aparentes por el valor de 254 billones de wones (o $ 226,2 mil millones) con el fin de inflar las cifras del volumen de operaciones y así atraer a más clientes al proceso de intercambio.

También estos ejecutivos están acusados de vender 11.550 Bitcoin (BTC) a clientes, para lograr obtener cerca de los 150 mil millones de won (o $ 133.8 millones), a través de transacciones que han sido consideradas en las investigaciones como fraudulentas por los fiscales del país.

La empresa UPbit, sin embargo, negó las acusaciones en un aviso emitido el jueves, diciendo que, “la compañía proporcionó liquidez a la cuenta corporativa para estabilizar el mercado comercial al inicio de la apertura del servicio. Este período es desde el 24 de septiembre de 2017 hasta el 11 de diciembre de 2017.” También agregó que la cuenta corporativa no tiene una función de retiro.

La comunicación continúa señalando que no se ha beneficiado ni comercializado en el transcurso de este proceso, aunque sí reconoció que había realizado algunas transacciones anticipadas con fines de marketing, durante aproximadamente dos meses.  Señala también que estas transacciones no afectaron el mercado, afirmó UPbit, y que solo estaba comprometido aproximadamente el 3% del volumen total en ese momento de su ejecución.

En marzo de este año, los fiscales también habrían allanado la oficina central de UPbit en el distrito de Gangnam-gu, con el fin de incautar todos los registros posibles tanto digitales como asientos en libros contables, por lo que incautaron los discos duros y libros de contabilidad. En el momento que se realizó las transacciones de intercambio fueron objeto de ser señalados como sospechosas y de cometer fraude, por supuestamente vender criptomoneda a clientes, que en realidad no posee.

Por su parte el gobierno de Corea del Sur, consiente del crecimiento de estos movimientos, está tomando cada vez más medidas en contra de los exchanges de criptografía desde principios de este año.

Desde enero, los funcionarios de la oficina de impuestos con la colaboración de la policía del país allanaron centros de intercambios de Bithumb y Coinone, en medio de una investigación realizada sobre el presunto delito de evasión fiscal. En marzo de este año, los fiscales allanaron tres centros de intercambios de criptomonedas no identificados, por sospechas de que el personal a cargo de las operaciones concurría también en el delito de malversación de fondos de las cuentas de los clientes.