El espacio de las criptomonedas continúa creciendo y expandiéndose, incluso con los precios de la mayoría de las monedas digitales que siguen siendo extremadamente bajos. No solo eso, sino que los inversores institucionales finalmente están haciendo su movimiento, aunque la mayoría se están acercando a la tecnología indirectamente, a su manera.

Este parece ser el año para la cripto adopción. En los últimos meses hemos visto como distintas instituciones bancarias han arrojado luz sobre sus respectivos proyectos relacionados con el cripto adopción, esto luego de la reciente unión de JPMorgan Chase en el campo.

Muchos estarán de acuerdo al afirmar que IBM ha sido un importante motor para que esto sucediera. De hecho, recientemente anunciamos como IBM y Stellar (XMR) afirmaron que hasta seis bancos globales podrían emitir sus propios depósitos en la red de pagos impulsados ​​por la cadena de bloques de IBM, denominada “Blockchain World Wire” (BWW).

Obviamente, muchas compañías e instituciones financieras se están sumando a la tendencia de adoptar la criptografía y la tecnología Blockchain. Sin embargo, esto no quiere decir que sean todas. Muchas permanecen con sus reservas que les impide tomar protagonismo en el campo. Pero, la nueva tendencia también causó algunas preguntas nuevas, como: ¿es este un punto de inflexión para las criptomonedas y los métodos en los que se utilizan o un experimento no muy diferente de los realizados cuando el dinero digital todavía estaba en sus primeras etapas?

Como informamos anteriormente, Citigroup, la corporación detrás de uno de los 20 bancos más importantes del mundo por valor de activos, reveló a principios de la semana pasada que estaba abandonando su proyecto “Citicoin” para centrarse en métodos de envío más convencionales como SWIFT. Su decisión se inspiró en el deseo de preservar las formas actuales de transferencias de dinero, que es un paso atrás para la adopción masiva de criptografías. La medida también parece indicar que el banco solo estaba experimentando y que no le gustó lo que descubrió.

No obstante, una pregunta completamente válida es: ¿las monedas digitales emitidas por las instituciones financieras realmente se tratan de criptomonedas?

Cuando JPMorgan Chase anunció que construyó su propio token digital basado en una cadena de bloques Ethereum (ETH) privada el mes pasado, la comunidad criptográfica parecía en gran medida escéptica. Hecho que informamos ampliamente en nuestro portal.

En el cripto ecosistema se formaron dos ideas importantes: JPM Coin no cumple con las características de una criptomoneda y otros consideraban que este sería el asesino de XRP.

JPMorgan NY

En su momento JPMorgan aclaró que cada JPM Coin se puede canjear por un dólar estadounidenses, por consiguiente, no está sujeto a las variaciones del cripto ecosistema, atribuyéndole la etiqueta de “stablecoin”.

Uno de los primeros nombres en atacar el estatus de “criptomoneda” de JPM Coin fue Nick Szabo, quien ha sido una voz activa en el mundo de las criptomonedas durante varios años. Szabo afirmó que el JPM Coin es bastante similar al Petro, (una criptomoneda lanzada por el gobierno de Venezuela).

De esta manera otro personaje del cripto ecosistema se unió al rechazo, Nouriel Roubini publicó abiertamente su opinión acerca de cómo JPM Coin no era una criptomoneda. El escribió: “Llamarlo como una criptomoneda es una broma”.

Así mismo, Jemima Kelly de FT tuvo una actitud similar y dijo que debido a que JPM Coins reproducirá la moneda real, por lo que posiblemente no se necesite la Blockchain y “algunos podrían argumentar que JPM Coin ya existe y que solo es un depósito de JPM con otro nombre”. ¿Llamarlo criptomoneda cuando solo es un sistema de pagos interno? – ¿Para cobertura de prensa?

Nathaniel Popper, autor del libro “Digital Gold, a History of Bitcoin”, tuiteó en ese entonces:

“El JPM Coin permite mover dólares entre cuentas bancarias de JPMorgan al instante. Eso plantea la pregunta: ¿Por qué ya no era posible mover dólares entre dos cuentas bancarias de JPMorgan al instante?”

Hartej Sawhney, un experto en Blockchain y cofundador de Hosho, una startup que protege inversiones y brinda múltiples servicios de Smart Contracts, afirmó a los medios de comunicación internacionales que:

“Recientemente, los bancos y los medios han tenido un día de campo haciendo mal uso de la palabra criptomoneda. No existe tal cosa como una “criptomoneda” sin un consenso abierto o una participación sin permiso. Anunciar una nueva ‘moneda’ fue simplemente una jugada de marketing para JP Morgan. Bitcoin, por ejemplo, es de código abierto, sin permisos, estrictamente limitado en cantidad y no tiene cargos de cuenta”.

Como informamos en su momento, la JPM Coin no solo está autorizada y disponible solo para clientes institucionales que han sido autorizados a través de las precauciones Know Your Customer (KYC, por sus siglas en inglés) de JPMorgan Chase, sino que también está vinculado 1: 1 a las monedas fiduciarias que tiene el banco. Eso es fundamentalmente diferente de lo que constituyen las criptomonedas, argumenta Sawhney:

“Cualquiera puede usar una criptomoneda, y cualquiera puede participar en su sistema de consenso sin pedir permiso a nadie más”.

Las instituciones reguladas actuarán.


No es misterio para nadie que la adopción de la Blockchain y de las criptomonedas por parte de las instituciones bancarias ha sido idealizado por muchos.

Incluso el fundador y CEO de FairX, Michael Dowling, afirmó que las monedas emitidas por el banco no son verdaderas criptomonedas, y no se pueden comparar con Bitcoin o XRP. En su lugar, son simplemente implementaciones de criptomoneda de moneda fiduciaria – stablecoins. Sin embargo, todavía no cree que las instituciones reguladas comenzarán a anunciar sus pure-play coins. Sin embargo, parece convencido de que estas instituciones crearán sus propios depósitos en el libro de contabilidad.

Una cosa curiosa, sin embargo, es que, si bien el anuncio de JP Morgan recibió la mayor atención, este no fue el primer banco con sede en los Estados Unidos en hacer tal movimiento. En diciembre de 2018, Signature Bank con sede en Nueva York hizo algo similar, llamándolo Signet Platform. Es básicamente una cadena de bloques privada que permite a los participantes mover fondos en 30 segundos, que es exactamente lo que hará JPM Coin. Además, su proyecto también está vinculado al USD.

No es de extrañar que la moneda de Signature se haya pasado por alto en gran medida, dado que el banco se compara con JPMorgan Chase en cuanto al tamaño: el primero tiene solo $ 45 mil millones en activos, mientras que el último maneja más de $ 2 billones.

Al anunciar la función, el cofundador y CEO de Signature Bank, Joseph J. DePaolo, se mostró particularmente optimista sobre el uso de cadenas de bloques privadas para las instituciones financieras. Le dijo a Forbes:

“Tenemos que hacer esto, de lo contrario no vamos a existir. […] Si no estás involucrado en Blockchain, en cinco años, no estarás como banco”.

Lo interesante de la opinión anteriormente expresado es que hace eco a un informe realizado por Citigroup, el cual sugiere que las empresas de tecnología avanzada que están interrumpiendo activamente el mercado bancario con nuevas tecnologías están expulsando a sus participantes de larga data, o al menos obligándolos a renunciar a una gran parte de sus márgenes, una fuente de ingresos tradicionalmente importante para los bancos. Específicamente, el documento estima que para 2025, los principales bancos de América del Norte podrían perder el 34 por ciento de las ganancias de las áreas principales, como pagos, inversiones y préstamos personales.

Claramente las instituciones bancarias se han percatado de la capacidad que reside en esta tecnología para realizar pagos transfronterizos instantáneos. Según se informa, la cadena de bloques permite el envío de remesas internacionales “casi en tiempo real”, según el sitio web de IBM, mientras que normalmente tardan entre tres y cinco días hábiles para completar dentro de la infraestructura existente.

Además, los costos de transacción se pueden ahorrar a medida que los intermediarios de terceros se retiran del proceso (según un estudio de McKinsey , el costo promedio de un banco para ejecutar un pago transfronterizo a través de los costos bancarios correspondientes es de $ 25 a $ 35).

Fue evidente para dos gigantes la capacidad que tenía esta tecnología en dicho campo: Ripple e IBM Blockchain alojan los dos proyectos más grandes de la cadena de bloques con el objetivo de agilizar las remesas transfronterizas para bancos globales.

En este punto, tanto Ripple como IBM Blockchain parecen ser una fuerza a tener en cuenta: RippleNet supuestamente tiene más de 200 clientes, mientras que BWW, que ha existido por mucho menos tiempo, actualmente es utilizado por 54 bancos.

En particular, a diferencia de Ripple, el BWW de IBM admite diferentes activos digitales dentro de su cadena de bloques, incluidas las monedas emitidas por el banco.

Aspecto interesante porque son estas dos compañías quienes han introducido la idea como si fuera una pequeña semilla que debe regarse para que florezca en las mentes de los principales autores del sector bancarios.

Stablecoins emitidos por el banco vs stablecoins públicas


Las Stablecoins, con su capacidad para superar la infame volatilidad del cripto mercado, se han generalizado durante el mercado bajista, especialmente entre los jugadores más orientados al cumplimiento.

Entre los ejemplos más notables se encuentran proyectos como el USD Coin (USDC), lanzado por la compañía de pagos Circle en conjunto con Coinbase, el dólar Gemini respaldado por los gemelos de Winklevoss, Paxos y el proyecto secreto de Facebook.

Recientemente, Jeremy Allaire, cofundador y CEO de Circle, ha argumentado que, a medida que el sector continúa viendo nuevos participantes en el mercado, prevalecerán las stablecoins que utilizan un enfoque de estándares abiertos, al tiempo que acogerán con satisfacción los planes de Facebook aún por confirmar:

“Esos [los planes informados de Facebook son] muy, muy positivos desde nuestro punto de vista general. El enfoque que hemos tomado es crear un modelo de consorcio. Cuando pensamos en un estándar sobre cómo funciona el dinero fiduciario en Internet, es realmente crítico que es un estándar abierto que muchas empresas pueden implementar, que tiene un mecanismo de autogobierno a su alrededor que puede evolucionar tanto en un estándar técnico como en un marco de membresía”.

Sin embargo, Allaire cree que el estándar abierto es fundamental para que el proyecto tenga éxito, ya que nadie se molestaría con una moneda emitida por una sola empresa cuando podrían apoyar la participación global de varios actores.

Hay otra desventaja que tienen las stablecoins emitidas por los bancos, que es el hecho de que solo los bancos pueden “tomar depósitos”. Algunas de las instituciones, como Géminis, han creado fideicomisos especiales donde pueden almacenar efectivo. Sin embargo, esto puede requerir atestaciones mensuales bastante costosas. Pero, para los bancos, esto es completamente gratis. Esto se considera un pensamiento a corto plazo que no atraerá nuevos clientes o socios. Al final, los innovadores criptográficos tendrán que usar los bancos para mover sus fondos, lo que es más una asociación que una amenaza real para los bancos en cuestión.

“Citicoin”: El que va en contra de la corriente principal


Citigroup, a diferencia de otras instituciones de la corriente principal que no pudieron resistirse a mencionar la palabra “cadena de bloques” en sus comunicados de prensa en el momento en que fue demasiado popular, mantuvo su operación de criptomoneda bajo tierra. Apareció por primera vez en julio de 2015, cuando International Business Times entrevistó a Ken Moore, director de Citi Innovation Labs.

Ahora, cuando JPMorgan Chase acaba de lanzar su propia criptomoneda para acelerar sus transacciones internas, Citigroup anunció que estaba poniendo en espera su proyecto de criptografía. Específicamente, Gulru Atak, jefe global de innovación para soluciones de tesorería y comercio, dijo en un informe que estaban revisando métodos para pagos transfronterizos, pero con un efecto a más corto plazo. Citigroup no está abandonando Blockchain, dijo. Pero, por ahora, se considera simplemente como un complemento de SWIFT.

De hecho, SWIFT es un servicio de mensajería interbancaria de 46 años y una cooperativa propiedad de unos 11.000 bancos miembros en más de 200 países. Su red maneja hasta $ 5 billones de transacciones por día en todo el mundo, según los datos del Departamento del Tesoro de los EE. UU., que supuestamente incluyen más de la mitad de todos los pagos transfronterizos de alto valor, lo que convierte a SWIFT en el mejor jugador cuando se trata de enviar dinero del país A al país B.

SWIFT es consciente de Blockchain y sus avances dentro de la industria de pagos transfronterizos. En algún momento, el gigante bancario incluso ejecutó un proof-of-concept (PoC, por sus siglas en inglés) de la Blockchain para ver si podía adquirir la tecnología por sí misma, pero quedó algo decepcionado con los resultados.

En marzo de 2018, la cooperativa declaró que la cadena de bloques no estaba lista para el uso generalizado, ya que “se necesita un mayor progreso antes de que esté lista para soportar aplicaciones de grado de producción en infraestructuras globales de gran escala y de misión crítica”, aunque las pruebas fueron “extremadamente bien”