Durante una simulación de crisis llevada a cabo por Harvard y el MIT se demostró que la posición dominante del dólar estadounidense en el sistema financiero mundial sería afectada de forma significativa por la emisión de la moneda digital china.

De esta manera, la simulación, llamada “Digital Currency Wars: A National Security Crisis Simulation”, nos ubica en el año 2021 y Estados Unidos se encuentra en crisis. Corea del Norte ha probado un misil que pronto podría dirigirse a la nación. La medida tomó por sorpresa a los legisladores de Washington, ya que al parecer el proyecto estuvo siendo financiado a través de una nueva moneda digital de China, logrando esquivar al sistema bancario global. En respuesta a ello, el alto mando se ha reunido en la Casa Blanca para formular respuestas a corto y largo plazo. ¿Cuentos de terror?

Fue la noche del martes cuando se llevó a cabo la simulación ante una audiencia abarrotada en el Kennedy School Forum y ofreció una clara advertencia sobre el poder de las criptomonedas en el panorama financiero.

La simulación formó parte de una iniciativa de la Diplomacia Económica y copatrocinado por el Centro Belfer para la Ciencia y los Asuntos Internacionales.

“La naturaleza fundamental del dinero está cambiando”, dijo Neha Narula, directora de Digital Currency Initiative, parte del MIT Media Lab. Por lo que, se buscaba con la iniciativa que los participantes comprendieran los acontecimientos actuales y lo que pudiese suceder en el futuro.

Y es así como se llevó a cabo una dramatización muy realista con Eric Rosenbach, codirector del Centro Belfer, interpretando al asesor de seguridad nacional de los Estados Unidos, quien le pide al director ejecutivo del centro, Aditi Kumar, en el papel del asesor adjunto de seguridad nacional, que se encargara de resumir la inteligencia sobre el lanzamiento por parte del Corea del Norte, a lo que responde: “La CIA cree con un alto grado de confianza que este misil puede… entregar una ojiva a los Estados Unidos continentales en seis a nueve meses”.

A pesar de que fue planteada una situación hipotética, es parte de la respuesta ante la amenaza que la moneda digital de China plantea para la nación. De hecho, Narula explicó que se pueden plantear otros posibles sucesos de riesgo que pudieron ser financiados por dicha moneda, como ataques cibernéticos en bancos individuales y en SWIFT.

Todo esto ha tenido como objetivo abrirles los ojos a los legisladores en cuanto a que “la competitividad del dólar estadounidense es una cuestión de seguridad nacional”, aseguró Narula.

De esta manera, el ficticio Consejo de Seguridad Nacional simuló la posible discusión que se tendría en cuanto a las sanciones que Estados Unidos debería de aplica; cómo sería el futuro de la nación en caso de que el dólar estadounidense perdiese su poder y si la nación debería o no de desarrollar su propia moneda digital.

Por lo que, el antiguo Secretario de Defensa de EE. UU durante la presidencia de Obama, Ashton Carter, ahora Director del Centro Belfer, interpreta dicho papel y él decía: “No podemos dejar que los chinos utilicen este problema monetario como una forma de incursionar en lo que tradicionalmente ha sido una fortaleza nuestra”, dijo. “Tenemos que contrarrestarlo de alguna manera”.

Y así, comienza las discusiones sobre cómo lograr la permanencia de la supremacía del dólar. Por su parte, Lawrence H. Summer, presidente emérito de Harvard, durante la discusión interpretó el papel de secretario del Tesoro, presionó por una respuesta multifacética, abarcando una asociación público- privado para desarrollar opciones digitales y el fortalecimiento de SWIFT.

“Necesitamos una estrategia para resucitar la destreza financiera de los Estados Unidos”, concluyó Eric Rosenbach, mientras se preparaba para hacer el llamado al presidente, terminando el ejercicio.

¿Será el ejercicio suficiente para que las autoridades de Estados Unidos abran los ojos y se pongan manos a la obra? Esperemos que sí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.