ShapeShift, una exchange de criptomonedas con sede en Suiza, despidió a un tercio de su equipo, anunció hoy el 8 de enero el CEO de la bolsa, Erik Voorhees, en un tweet.

Semanas atrás, Dovey Wan, socia de Primitive Capital, líder de la industria de la criptografía, comentó, a través de la red social Twitter, que espera que haya más despidos en 2019. Precisamente haciendo referencia a la purga de personal que ha experimentado el cripto ecosistema.

En una publicación de blog que ha sido lanzada este martes titulada como “Overcoming ShapeShift’s Crypto Winter and The Path Ahead”, el CEO Erik Voorhees ha expresado que ShapeShift ha decidido despedir a 37 de sus empleados, reduciendo así el tamaño de su equipo en un tercio.

En la publicación, Voorhees atribuye los recortes de personal al “último ciclo del mercado bajista”, señalando que la “mayor y la peor decisión financiera de la compañía era de aceptar una exposición sustancial a los activos de criptografía”.

“Una reducción profunda y dolorosa, reflejada en muchas compañías criptográficas en este último ciclo del mercado bajista”, agregó.

Como mencionó Voorhees, esta no es la única Startup de cifrado que ha decidido tomar acciones para recortar su fuerza laboral en las últimas semanas.

El CEO también reveló en el post que durante 2018, la compañía “fue golpeada por cuatro lados”. Cita problemas legales, “personas y problemas estructurales”, problemas con clientes y problemas financieros como los principales factores que contribuyen, afirmando que la “confluencia de estos problemas combinados con nuestra propia falta de enfoque en el producto que resultó en el despido de hoy”.

Erik Voorhees

Claramente el bloqueo de cifrado no fue el único factor causante de los despidos. Voorhees también explicó que la compañía se había diversificado en demasiado productos muy pronto, creando CoinCap, adquiriendo la billetera KeepKey y lanzando una serie de otras iniciativas que consumían una gran cantidad de tiempo, dinero y enfoque.

De hecho se informó que en 2017 ShapeShift creció un asombro 3.000 por ciento. De la misma manera el equipo fue creciendo a alta velocidad, de hecho el CEO señala con franqueza que la compañía superó físicamente su habilidades y experiencias de liderazgo para administrar el tamaño del equipo.

Voorhees agregó que el negocio principal de Shapeshift no se había nutrido lo suficiente, diciendo que “no puedo poner este error a los pies de nadie más que de los míos”.

Con tal crecimiento meteórico se acercaron el control regulatorio y las cuestiones legales.

“Así que comenzamos a explorar todos los matices de la regulación de servicios financieros complejos. A medida que nos adentramos en este lodo, las inmensas facturas legales y la evaluación de riesgos obligaron a los recursos a desviarse de partes importantes de la empresa.”

De hecho cabe mencionar que el año pasado la exchange tomó la controvertida decisión de implementar medidas KYC debido a la presión regulatoria, que requiere que los usuarios envíen y verifiquen sus identidades. Este pudo ser un movimiento comprensible sin embargo bastante impopular que provocó críticas generalizadas de los comentaristas y clientes de ShapeShift.

Voorhees declaró en la publicación del blog que la implementación de KYC tuvo un costo financiero y psicológico, y muchos socios de API se fueron a “competidores que no han percibido los riesgos regulatorios de la misma manera”.

Vale la pena señalar que, si bien Voorhees ha lamentado públicamente la imposición de KYC, no lo menciona como uno de los errores cometidos por la empresa en este reciente post, y ha sostenido constantemente que fue una acción lamentable pero necesaria debido al ajuste de la normativa.

Por otro lado en septiembre, el Wall Street Journal (WSJ) publicó los resultados de una investigación que alegaba que se habían canalizado $ 88.6 millones en fondos obtenidos de manera fraudulenta a través de 46 intercambios de cifrado, con $ 9 millones transferidos a través de ShapeShift.

Voorhees luego refutó las acusaciones implícitas, afirmando que el equipo del intercambio había trabajado con periodistas del WSJ durante cinco meses, pero “bajo falsas pretensiones”, ya que la información proporcionada por el intercambio fue tergiversada u omitida.

A fines de diciembre, se informó sobre los rumores de despidos en la cadena de desarrollo de software centrada en Ethereum (ETH) ConsenSys. Según informes, una fuente familiarizada con el tema dijo que la cantidad de empleados que se despediría podría ser de entre el 50 y el 60 por ciento de la fuerza laboral de 1200 personas de ConsenSys.

Más adelante, en el hilo de Twitter, el fundador de ConsenSys, Joseph Lubin, abordó la reducción informada, y afirmó que “ConsenSys sigue siendo saludable y está realizando un reequilibrio de prioridades y actividades que comenzaron hace unos nueve meses”. Lubin también dijo que la compañía está contratando para proyectos internos que “sigue siendo el núcleo de nuestro futuro”.

Por ultimo Voorhees concluyó la publicación indicando que la exchange se centraría en los puntos débiles a los que se enfrentan los comerciantes criptográficos, y manifestó que la compañía pretende corregir el riesgo “trágico” de custodia inherente a las criptomonedas comerciales. Afirmó que la firma ha estado “tejiendo el nuevo ShapeShift en existencia”, tal vez haciendo alusión a un próximo ShapeShift DEX o servicio de custodia.

Finalmente el CEO se disculpa con los afectados deseándoles buena fortuna y finaliza el post con optimismo, declarando:

“Entre sus muchas virtudes, los activos de cifrado permiten a las personas (y las máquinas) almacenar valor fácilmente por sí mismos y transferir valor directamente a otra persona, en cualquier lugar de la Tierra. Este poder es impresionante y sin precedentes”.