El último informe de Ernst & Young, que supervisa el proceso de quiebra de Quadriga Fintech Solutions Corp., presenta una imagen más clara de una empresa con sede en Vancouver que carecía de informes financieros y controles operativos, dirigida principalmente por un fundador cuyas acciones finalmente lo llevaron a su colapso, dejando a cientos de clientes adeudados de millones en efectivo y en criptomonedas.

“La infraestructura operativa de Quadriga parece haber sido significativamente defectuosa desde la perspectiva de la información financiera y el control operacional,  Las actividades fueron dirigidas en gran parte por un solo individuo, el Sr. Cotten, y como resultado, la separación típica de deberes y los controles internos básicos no parecían existir”. indicó el informe del 19 de junio.

Cotten quebró Quadriga principalmente desde su computadora portátil, y su repentina muerte en diciembre mientras viajaba por la India desbarató el negocio. La especulación ha girado en torno a la empresa a medida que se han filtrado una serie de detalles peculiares, incluido el hecho de que las cuentas de almacenamiento digital utilizadas por Quadriga para mantener Bitcoin (BTC), estaban vacías durante meses antes de la muerte de Cotten.

Hubo “volúmenes significativos” de criptomonedas transferidos desde la plataforma Quadriga a los Exchange de competidores y a las cuentas personales controladas por Cotten, “Parece que las criptomonedas del los usuarios se negociarón en estos Exchange y, en algunas circunstancias, se usó como garantía para una cuenta de margin trading establecida por Cotten”, según el informe.

Desde 2016 hasta 2019 los Exchange de la competencia recibieron múltiples formas de criptomonedas desde las Wallet de Quadriga: 9.450 Bitcoin, 387.738 Ethereum y 239.020 Litecoin. Las reservas de criptomonedas de Quadriga se vieron “afectadas negativamente” por las pérdidas comerciales y los aranceles incrementales cobrados por otras cripto exchanges.

“La conversión de las criptomonedas del usuario a otros tokens a través de las Exchanges de los competidores dio como resultado que se incurrieran en tarifas incrementales y en las fluctuaciones del tipo de cambio en relación con las ganancias y pérdidas generadas en la moneda original. Además, parece que la actividad en las cuentas de cambio resultó en pérdidas comerciales totales”.

El último CEO también creó cuentas bajo alias donde los “depósitos no admitidos” se utilizaron para comerciar dentro de la plataforma, lo que dio como resultado cifras infladas de ingresos, transacciones artificiales con los usuarios y, en última instancia, el retiro de la criptomoneda. Y los “fondos sustanciales” se transfirieron a Cotten personalmente y otras partes relacionadas.

Ernst & Young dijo que supo por un transferencia que Cotten estableció un margin exchange y realizó un Cripto tradeo “extensivo”, 67.000 transacciones individuales con múltiples activos digitales que no operaban en Quadriga. Esa cuenta estaba sujeta a tarifas sustanciales y generó pérdidas.

Cotten también utilizó un Exchange off shore, de los cuales 21.501 Bitcoin se depositaron en una cuenta a nombre de Cotten. La investigación de Ernst & Young sugiere que al menos parte de ese Bitcoin provino de Quadriga. El informe dice que parece que Cotten liquidó todos menos 8 Bitcoin de esa cuenta en el transcurso de tres años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.