Después de varios retrasos continuos Ethereum por fin pasó por el tan esperado Hard Fork de Constantinople y Saint Petersburg, que además de aumentar la eficiencia energética de la minería de Ethereum, también redujo la recompensa de minería de Ethereum de 3 ETH a 2 ETH por bloque minado.

Ethereum Difficulty Bomb:


La red Blockchain de Ethereum actualmente es operada por lo que se denomina “Ethereum mining” que involucra a muchos mineros que aprueban y niegan las transacciones en la cadena de bloques de la segunda criptomoneda más famosa de todas.

Sin embargo, el motivo futuro de Ethereum es pasar del modelo actual de Proof of Work, mejor conocido como PoW, a un modelo Proof of Stake, o PoS, que no implique la existencia de la minería mediante hardwares especializados llamados ASIC, los cuales han sacado del cripto ecosistema a un número gigante de mineros que utilizan los GPU tradicionales, haciendo la red más lenta, menos escalable y mucho más centralizada.

Para evitar que los mineros retrocedan en caso de un hard fork, Ethereum ha incluido en su código madre una “difficulty bomb” o bomba de dificultad, la cual es una herramienta que permitirá que aumente la dificultad de la minería del Ether y desalentará a los mineros para que se desplacen automáticamente al nuevo consenso de validación, el Modelo Proof of stake.

¿Los mineros han perdido el interés con esta reducción de 3 a 2 ETH por bloque?:


Es bastante obvio que los mineros de ETH no están interesados ​​en lo que será la nueva proof of stake.

Sin embargo, los inversores han estado esperando pacientemente a que Ethereum se convierta en un modelo de PoS por mucho tiempo, ya que esto llevaría a la reducción de la tasa de inflación de Ethereum y, eventualmente, el precio podría subir, según han expresado los desarrolladores y varios expertos.

Veamos los gráficos y veamos cómo la dificultad, el tiempo de bloqueo y el hashrate se han visto afectados por el hard fork de Constantinople de Ethereum:

Fuente: Coinwarz.com

El gráfico de dificultad de minería de Ethereum promedio muestra que debido a que el hard fork que ocurrió el 1 de marzo de este año, la dificultad ha disminuido enormemente, lo que indica que la disminución en las recompensas de la minería de Ether se relaciona con la dificultad de la minería del famoso token.

Tiempo promedio de minado de bloque:


Fuente: Etherscan.io

Después del pasado hard fork llevado a cabo en la Blockchain de Ethereum, Constantinople y Saint Petersburg, el tiempo de minado de bloque de la red Blockchain de Ether se ha reducido en más de 19 segundos antes de la actualización a 13 segundos después del Hard fork, lo que es una reducción de aproximadamente 30 %.

Este grafico muestra que la reducción en las recompensas de minería de Ether también redujo el tiempo de minado de bloque, además de disminuir la dificultad de la minería de cada token.

Como tanto las recompensas de la minería Ether como el tiempo de minado han disminuido, el hard fork de Constantinopla no ha afectado mucho a los mineros que hacen vida en el cripto ecosistema de Ethereum porque la recompensa de la minería ha disminuido, por lo que los mineros reciben un menor pago por bloque, sin embargo, el tiempo de explotación de cada bloque también ha disminuido. Lo que significa que los mineros ahora pueden explotar más bloques en menos tiempo, lo que compensa la disminución de las recompensas.

El hashrate promedio en la red Blockchain de Ethereum:


Fuente: Etherscan.io

Esta gráfica muestra que después del hard fork de Constantinople y Saint Petersburg, el hashrate de Ethereum Network no ha cambiado. Sin embargo, esto no es lo que todos esperaban.

Como la dificultad de la minería y el tiempo de explotación de cada bloque se redujeron después de dichos hard Forks se esperaba que el hashrate aumentara drásticamente, ya que el rendimiento debería ser mayor en caso de que la dificultad de la extracción de Ether sea menor.

¿Por qué el hashrate se mantuvo sin cambios?:


Una de las razones para que el hashrate no haya cambiado podría ser el aumento en el precio de Ethereum después del hard fork de Constantinople. Esto llevó a los mineros a tener predicciones alcistas sobre el precio del Ether, aunque las recompensas de la minería disminuyeron.