Hace unos meses se anunció la iniciativa liderada por parte de algunas crypto exchanges de gran renombre para clasificar los activos digitales llamada Crypto Rating Council (CRC, por sus siglas en inglés). Pero, ¿Cuál es el propósito real detrás de esta iniciativa? Es lo que muchos se preguntan.

De esta manera, la iniciativa está siendo llevada a cabo por parte de Coinbase, Kraken, Bittrex y otras crypto exchanges con el objetivo de aclarar si las criptomonedas son valores, ofreciéndoles una calificación del 1 al 5.

“La caracterización legal adecuada de un token criptográfico, como moneda, mercancía, seguridad u otra cosa, puede tener un impacto significativo en la forma en que operan las empresas criptográficas”, fue lo que se señaló en el anuncio realizado por Coinbase a través de Medium.

Además, la publicación explica que “una puntuación de 1 significa que el análisis independiente del Consejo sugiere que el activo tiene pocas o ninguna característica consistente con un security tradicional. Una puntuación de 5 significa que el análisis del Consejo sugiere que un activo tiene muchas características muy consistentes con el tratamiento como un security”.

Por otro lado, es importante resaltar que las calificaciones que el consejo pueda llevar a cabo se realizan de forma independiente. Lo anterior significa que no cuentan con ningún tipo de respaldo por parte de la SEC, la CFTC o alguna agencia gubernamental.

Han sido muchas las crypto empresas que han sufrido por la ausencia de claridad regulatoria por parte de los organismos reguladores como la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés). De hecho, la última ha sido Gladius Network, firma que logró recaudar casi $ 13 millones durante una Oferta Inicial de Monedas (ICO, por sus siglas en inglés) para que luego la SEC señalará que se trataba de un security, por lo que llegaron a un acuerdo de pagarle a sus inversores y se quedó sin dinero, apagando sus luces justo la semana pasada.

Si desea saber más sobre el cierre de puertas por parte de Gladius Network, le invitamos a leer el siguiente artículo: Gladius Network admite haberse quedado sin dinero y cierra sus puertas

La ausencia de pautas claras siempre son mortales para una industria, sobre todo para una que apenas se encuentra dando sus primeros pasos. Asimismo, una regulación inapropiada o excesiva puede ser mortal para la industria, situación que puede ser completamente factible dado que es una industria completamente nueva y que aún no es comprendida por todos, y menos por aquellos que quieren permanecer atados a las prácticas tradicionales.

Es justamente por lo anterior que se decide crear este consejo, el asunto es que algunos han llegado a pensar que sus operaciones se detuvieron, pero en realidad no lo han hecho. De hecho, el principal problema del CRC es que en realidad se conoce muy poco sobre él y menos sobre los instrumentos que serán utilizados para calificar a las cryptos  en cuestión.

En la publicación de Coinbase en la que se anunció la iniciativa, se señala que fue precisamente la ardua tarea de reducir la incertidumbre lo que llevó a dicha crypto Exchange para reunir a otros líderes de la industria para trabajar en un sistema de calificación basado en puntos centrado en un conjunto de varias docenas de preguntas objetivas de sí / no. Probablemente muchos se pregunten: ¿Cuáles son esas preguntas? Pues las mismas, de acuerdo a la publicación, se derivan directamente de la orientación de la SEC y “están diseñadas para abordar características importantes que informan si un activo es o no un security”. El asunto es ahora: ¿cómo es el método con mayor detalle?

De esta manera, de acuerdo a la información obtenida por Decrypt, el método es el siguiente: En primer lugar se escoge una criptomoneda que será presentada ante un panel de abogados, los cuales responden algunas de las preguntas que mencionamos anteriormente. Posterior a ello, el Consejo llega a sus conclusiones a través de la aplicación de la Prueba de Howey.

Para los que no conozcan la Prueba de Howey, se trata de una metodología que surgió de una sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos y consiste en determinar si un activo es o no un security. De esta manera, la prueba establece que, de acuerdo a la Ley de Valores de 1933 y  la Ley de Intercambio de Valores de 1934,  un activo es un security si es un “inversión de dinero en una empresa común” y “viene con una expectativa de ganancias derivadas únicamente del esfuerzo de los demás”

Por lo que, bajo estas consideraciones el Consejo nos ofrece algo como la probabilidad de que un crypto activo sea o no un security, información que está disponible en su página web. Sin embargo, como señalamos anteriormente, los organismos reglamentarios no ofrecen respaldo sobre estas calificaciones por lo que al final no ofrecen en realidad una información del todo certera.

Y es justamente por ello que aún continúa existiendo sentimientos mezclados sobre la utilidad o no de dicho Consejo. ¿Ustedes que opinan? ¿El CRC representa un elemento clave para reducir la incertidumbre en la crypto industria?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.