Nuevo presidente en Venezuela, ¿Es el fin del Petro?

0

Todo el mundo está observando como Venezuela entra en un nuevo caos, en el que ahora un diputado del congreso del país, que salió prácticamente del anonimato del mundo político venezolano, primero fue electo por el mismo congreso como su presidente para el último periodo vigente de esta institución antes de que se venza su periodo constitucional los primeros días de este nuevo año, para cumplir su cargo de Enero 2019 a Enero 2020.

Y ahora el 23 de enero del 2019, fue investido por el cargo de Presidente Encargado, o Interino, de Venezuela, apegándose al artículos 223 de la carta magna del país caribeño, en el que expresa que el presidente de la Asamblea Nacional, tiene el deber de asumir la presidencia interina de la nación en caso de que haya vacío de poder en el ejecutivo.

Pues sabemos que las elecciones presidenciales llevada a cabo el año 2018 en Venezuela, no cumplieron con los requisitos internacionales para ser considerada valida, al mismo tiempo que en dicha elección se llevaron a cabo una serie de crímenes que incumplían con las mismas leyes, por eso y mucho más, gran parte del mundo ha desconocido esas elecciones, han declarado al ex presidente Maduro, como ilegitimo, y le han dado la derecha a Juan Guaidó.

Sumado a la gran crisis política que hoy vive el país suramericano, hay que sumarle el social, el económico, y sin dudas el financiero.

Los inversores criptográficos de todo el mundo, en especial los venezolanos quienes ven con muy malos ojos la creación de la primera criptomoneda creada por un gobierno, la cual está respaldada con petróleo, oro y diamantes, o eso es al menos lo que nos dice su White Paper, deberían estar respirando de alivio, pues si se concreta la perdida de poder de Nicolás Maduro, esta podría estar desapareciendo completamente.

El ex presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, está siendo derrocado, no por un golpe de estado, sino por la miserable situación financiera, política y social que está transitando actualmente el pueblo venezolano.

El Petro estuvo destinado a impulsar la economía, pero desde su nacimiento, nunca tuvo señales de vida:


Bajo el liderazgo de Maduro, el cual ha sido considerado como una dictadura por la mayoría de sus conciudadanos y varios gobiernos a nivel mundial, la economía del país ha sufrido como nunca antes en la historia.

La cifra más asombrosa que resume como ha sido la gestión económica, y en 8 números nos enseña cuan mal se ha desempeñado el país en este campo, es la inflación, o en este caso la híper inflación, la cual cerró el año 2018 con 1.000.000 %, pero eso no es todo, pues el futuro se ve aun más oscuro, ya que el FMI ha pronosticado que cerrará en unos vertiginosos 10.000.000 % al final del año 2019.

Millones de personas han empacado sus pertenencias, y han huido por cualquier medio del país, algunos caminando, por vía marítima, terrestre y aérea. Pero, aquellos que se han quedado deben lidiar con un servicio muy limitado  de luz, agua, y gas, y con la escases de los servicios básicos, como alimentos y medicinas.

Maduro y su gabinete, el cual controla todo el aparato productivo del país, y el 80 % de los trabajadores, dijo que querían ayudar a la economía del país, gracias a la creación de la criptomoneda de Venezuela, y como se lee en muchos carteles en toda la capital “el primer dinero respaldado con petróleo”, pues según ellos esto iba ser un arma contra la autoproclamada “guerra económica”.

Después de mucha habladuría, meses de espera, y cambios en el White Paper de la primer criptomoneda creada por un estado, Maduro anunció en el otoño pasado que el Petro estaba disponible para la venta, y la única manera de adquirirlo, era con otras criptomonedas como Bitcoin, Ethereum y Litecoin, o con dinero fiduciario Euro, libras o yuanes, no podías comprarlos en dólares, pues estaba prohibido por el gobierno estadounidense, ni con la moneda nacional, el Bolívar.

En octubre del 2018, según informaron varios medios de comunicación internacional, que nadie estaba comprando, ni tranzando el Petro, ni siguiera los mismos venezolanos sumidos en la peor crisis de su historia.

En lugar de ello la adopción de Bitcoin se iba por las nubes, las transacciones en LocalBitcoins.com todos los días alcanzaban nuevos máximos, tanto en el país, como en toda Latinoamérica.

El país suramericano se convirtió rápidamente en el hogar de la cripto comunidad de comerciantes de Bitcoin más prolíficos del mundo en relación a su población, y en el número 1 de la región en transacciones de BTC, por lejos.

Maduro al percatarse que su criptomoneda, la respaldada en petróleo, oro, y diamantes estaba siendo el hazme reír del mundo criptográfico, pues no había nadie quien la quisiera, reaccionó y ordenó a los bancos nacionales que aceptaran obligatoriamente al Petro como método de pago, y que se cobraran parte de las exportación en él, además comenzó a pagarles a los jubilados con Petros, para que luego los bancos hicieran la conversión a la hora de pagar de estos señores mayores, para que así el Petro le mostrase al mundo algunas señales de vida, pero vaya sorpresa, no funcionó.

Maduro y todo el poder que tiene, promocionó al Petro como un medio, una herramienta, un arma que ayudaría al país a enderezar el rumbo económico, pero fue sólo una nueva política sin fruto alguno.

“El Petro está respaldado en petróleo” vociferaba Maduro, recordemos que Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del mundo, pero es una ley universal que esas reservas valen 0 $ mientras sigan estado bajo tierra, así que, suponiendo que realmente estén respaldadas en el oro negro, igual su valor seguiría siendo 0 $.

Los analistas tanto políticos y económicos, y como los de nuestro critpo ecosistema observaron rápidamente que el único propósito para crear dicho cripto activo, era para intentar escapar de las sanciones económicas impuestas por los Estados Unidos, que los imposibilitaba a usar su divisa para cualquier transacción comercial.

Los medios de comunicación internacional informaron que las sanciones fueron realmente debilitantes, por lo que Maduro se movilizó rápidamente, pero sin ningún tipo de resultado, a monetizar el más cuantioso recurso que tiene Venezuela, los hidrocarburos.

Los funcionarios del gobierno venezolanos afirmaron ante las masas de personas, medios de comunicación, redes sociales, que los fondos de inversores de todo el mundo fluirían hacia Venezuela y esto llevaría a la creación de empleos y daría nueva vida a la crujiente industria de exportación de petróleo de Venezuela, pero de nuevo, vaya sorpresa, tampoco funcionó.

El nuevo líder aún no ha declarado oficialmente nada acerca del futuro del Petro, pero se conoce que le cree una estafa:


En la época de diputado de la Asamblea Nacional de Juan Guaidó ha dejado claro su desdén por el Petro. Él cree que es un plan de Maduro para explotar al público y lucrarse ilegalmente de él.

Podemos inferir por estos comentarios, que Guaidó no es muy amigo de la idea del Petro, y que el futuro del primer cripto activo de un estado podría estar en serio peligro, pero, seamos sinceros, la criptomoneda de Maduro, nunca iba a tener el respaldo de critpo ecosistema, o al menos no de la manera en que estaba llevando el proyecto.

Es clave para las monedas fiduciarias, que exista confianza, pero también es importante en el mundo de las cripto, si el activo no genera confianza simplemente los inversores le darán la espalda, es por ello que el Bolívar venezolano está en pleno caída, y nadie se ha atrevió invertir en el Petro, pues nadie confía en el tercero de confianza, esa organización central que es el gobierno de Venezuela a manos de Maduro.

Los lideres del mundo apoyan al proclamado nuevo presidente de Venezuela:


Juan Guaidó ha repetido en estos 2 días como Presidente Interino de Venezuela, que no se “auto proclamó”, pues en la constitución del país están enmarcados los pasos a seguir en una situación así y este es uno de ellos.

 

El presidente de los Estados Unidos, lo reconoció:

Otros lideres mundiales que le han dado su apoyo a Guaidó incluyen al ministro de asuntos exteriores, Jeremy Hunt:

También ha recibido el apoyo del Reino Unido, y de la gran mayoría de los países de continente americano.

Pero vale la pena destacar que Maduro también ha recibido el apoyo de otras naciones, de las conocidas como las “no alineadas”. Méjico, Turquía, China, Rusia, Cuba y Nicaragua, son algunas de los pocos países y zonas autónomas que le han dado su apoyo.

“Tener el apoyo de Trump es importante”, señala Clay Porter de Navigant Consulting. Porter encabeza las investigaciones en la práctica global de investigación y cumplimiento de la firma.

“No creo que el líder de la oposición quiera duplicar un mecanismo destinado a eludir las sanciones de los Estados Unidos. Desde un punto de vista político, no tendría ningún sentido para Guaidó abrazar al Petro si el gobierno de los Estados Unidos lo apoya”.

Hoy en día las protestas, la incertidumbre y las muertes de manifestantes rigen la nación:


Maduro fue juramentado para un segundo mandato a principios de año, su investidura fue criticada de inmediato.

Guaidó está presionando para que se celebren elecciones libres y justas lo antes posible. Ha pedido al ejército venezolano que desobedezca las órdenes del gobierno de Maduro que han llamado “usurpador”, el cual  posee un importante apoyo entre los líderes militares, al menos por los momentos.

Mientras que Venezuela sigue adoptando con increíble rapidez a las criptomonedas, y a todo el ecosistema criptográfico, como una manera confiable de escapar de la crisis al que fueron dirigidos, y en busca de la libertad financiera que los cripto activos descentralizados pueden ofrecer.