Pareciera que toda la industria se encuentra esperando el lanzamiento de Bakkt, la cual se anunció por primera vez en agosto del pasado año como una plataforma de comercio y custodia de bitcoins, pero su lanzamiento se ha retrasado repetidamente.

La misma habría presentado una propuesta a la CFTC, solicitando una exención, que le permitiría ser custodio de Bitcoin, y que utiliza para liquidar sus contratos de futuros.

Esta propuesta fue recibida por los comisionados de la CFTC, a fines del año pasado, pero al parecer esta se encuentra de vuelta, lo que no parece indicar una buena señal.

No está claro cuándo o si se publicará la propuesta, que tiene que pasar por un período de revisión pública obligatoria de 30 días. De lo cual hasta el momento no se tiene ninguna información.

Asimismo, hasta que finalice el período de revisión, y los comisionados de la CFTC voten por la exención de Bakkt, la exchange no puede lanzar su contrato de futuros en un día previsto.

Sin ningún tipo de indicios que haya iniciado el período de revisión y también sin cambios en el estado de la CFTC, ¿puede suceder algo?

Ya han pasado más de seis meses desde que Intercontinental Exchange (ICE) reveló su propósito para Bakkt, sin embargo todavía sigue es muy esperado pero se encuentra atascado por una aprobación regulatoria.

ICE, la matriz de la Bolsa de Nueva York, originalmente se planteó lanzar Bakkt a mediados de diciembre. Luego se pospuso para finales de enero. Mas tarde, en la víspera de Año Nuevo, el lanzamiento se retrasó indefinidamente, e ICE explicó que su objetivo anterior del 24 de enero “se modificará de conformidad con el proceso y el calendario de la CFTC”.

Ya en este punto, con el primer trimestre de 2019 casi finalizando, la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos todavía tiene que liberar la exención propuesta de Bakkt para recoger los comentarios del público.

Eso implica que inclusive si la propuesta se publicara hoy, el lanzamiento no puede realizarse hasta mediados de abril, y eso como muy pronto, ya que los comisionados tienen que otorgarle 30 días al público, para que los revise y realicen sus comentarios, luego tomará unos días más para leer los comentarios, realizar las modificaciones si la hubiere antes de votar y así poder aprobar el plan.

Ya a finales de febrero, la División de Supervisión del Mercado de la CFTC aún estaba revisando la propuesta, comentaron dos funcionarios.

La razón del retraso es el cierre del gobierno, el cual comenzó el 22 de diciembre y duró un récord de cinco semanas. Evidentemente este hizo un profundo espacio en el que la CFTC y otras agencias se atrasaran.

La agencia en este caso para ponerse al día ha priorizado todos sus asuntos, en su mayoría no relacionados con criptografía, incluidas más de media docena de acciones de cumplimiento de la ley, anunciadas desde que finalizó el cierre.

De la misma forma, este no es el único componente que resalta a la hora de explicar los retrasos. También la “naturaleza ambiciosa” de los planes de Bakkt puede ser acusada como culpable, considerando que los contratos de futuros pueden estar en riesgo de manipulación, lo cual es una preocupación importante para los contratos liquidados en efectivo.

Por si acaso y para que quede claro, el problema no es necesariamente con el contrato de futuros de un día previsto por Bakkt, porque este detalle se puede solventar físicamente, lo importante y lo relevante es que el comprador recoja  el producto real, Bitcoin, al vencimiento.

Es así como a fines de febrero, el director de la División de Supervisión del Mercado de la CFTC, Amir Zaidi, mencionó que en un análisis que hizo para evaluar los contratos de futuros de bitcoin liquidados en efectivo, como lo que CME Group y Cboe ofrecen, son un tanto distintos cuando estos se evalúan físicamente con respecto a los contratos de futuros de bitcoins ya liquidados.

Los diferentes análisis examinan si los contratos de futuros, una vez ofrecidos, son “fácilmente susceptibles de manipulación”, expresó Zaidi. Esta es una preocupación con respecto a los contratos liquidados en efectivo, donde al final una parte paga a la otra la diferencia entre los precios al contado y los futuros; Si el precio al contado se determina a partir de una fuente de precios manipulada, un lado está generando problemas.

Con un contrato resuelto físicamente como el de Bakkt, “no tiene que preocuparse por el mercado de efectivo, por lo que algunas de las [preocupaciones se solventan]”, dijo Zaidi, quien no volvería a polemizar por la propuesta.

Sin embargo, si bien los problemas de manipulación asociados con los contratos liquidados en efectivo pueden resolverse con futuros resueltos físicamente, la intención de Bakkt de actuar como su propio custody warehouse parece haber planteado otros problemas.

Por lo que un ex miembro del personal de la CFTC, que habló bajo condición de anonimato, señaló que, en general, los intercambios de futuros de productos básicos utilizan un proveedor de servicios como un banco o un fideicomiso para administrar la custodia “bajo el control total de la cámara de compensación”.

Los contratos se liquidan en el banco o fideicomiso, pero el activo subyacente se entregará “bajo los auspicios de la cámara de compensación, y bajo la supervisión federal o estatal del banco o fideicomiso”, dijo este abogado.

“Me parece, sin más información, que Bakkt está tratando de obtener la aprobación como un almacén de terceros similar a un silo donde está controlado por los requisitos establecidos por la cámara de compensación y el intercambio, por las entidades reguladas de ICE en este caso,” indicaron.

Sin embargo, la propuesta de Bakkt, basada en la información que se ha divulgado públicamente hasta la fecha, podría hacer que la empresa no se encuentre bajo la supervisión federal o estatal.

El ex empleado de la CFTC  que se mantiene en el anonimato también explicó: “que el problema podría  deberse a que el enfoque de Bakkt es novedoso y complejo”.

Otra fuente habría dicho en diciembre que la propuesta de Bakkt de custodiar bitcoins para clientes con su propio almacén ha pasado del personal de la agencia a los comisionados, pero los informes sugieren que este ya no es el caso.

A fines del mes pasado, el comisionado Brian Quintenz, indicó a un grupo de reporteros en una conferencia de derivados en Nueva York, que el NO tenía la propuesta de Bakkt en ese momento, lo que significa que no podría votar sobre la posibilidad de emitir un comentario público.

En declaraciones a fines de febrero, el comisionado de la CFTC, Dan Berkowitz, advirtió que esta guía “es una de las prioridades para la agencia”, pero que también hay una serie de otros temas para examinar vinculados al cripto ecosistema.

En este momento, parece que Bakkt está trabajando para desarrollar el producto, junto con sus sistemas. Hace dos meses, Kelly Loeffler, el CEO, dijo que la compañía estaba trabajando para comprar activos selectos de un comerciante de la comisión de futuros llamado Rosenthal Collins Group. Los activos incluían antiguos empleados, y se finalizó el mes siguiente.

En su anuncio de enero, Loeffler comunicó que la “adquisición subraya el hecho de que no nos quedamos quietos mientras esperamos la aprobación regulatoria de la CFTC para el lanzamiento de operaciones reguladas en nuestros mercados de criptografía”.

Para Loeffler, la adquisición se centra en el hecho de que la plataforma de Bakkt no permanece en el mismo lugar en el que estaba cuando se presentó la propuesta. Aún así, Loeffler no pudo proporcionar ninguna indicación de cuándo se lanzará Bakkt.

Hasta el momento, Bakkt no ha proporcionado comentarios adicionales, pero el director de operaciones, Adam White, habló sobre el trabajo que la plataforma ha estado haciendo con los reguladores, y la necesidad destacada de ser paciente.

Señaló que los reguladores se están moviendo a una velocidad con la que “se sienten cómodos”, y que sus acciones son “proteger al público”.