Nueva asociación de Toyota y Uber, ¿será esto suficiente para que la compañía de transporte emprenda su proyecto de automóviles autónomos?

0

El programa de vehículos autónomos de Uber ha sido sacudido por una colisión fatal, una costosa batalla legal con Waymo de Alphabet Inc. y la repentina disolución de su proyecto de automóviles autónomos. Sin embargo nada detiene a Uber en su objetivo.

Después de un accidente fatal ocurrido en el estado de Arizona en marzo, donde una SUV autónoma de Uber mató a un peatón, la compañía de transporte compartido suspendió sus pruebas con este tipo de vehículos y cerró sus operaciones en ese estado.

Sin embargo para Toyota representa una gran oportunidad el acuerdo en el que ayudará a Uber con los problemas que ha tenido con el desarrollo de sus autos autónomos.

De esta forma Toyota Motor Corp. podría ayudar a los planes de Uber para una oferta pública inicial en 2019. El gigante automovilístico japonés invertirá $ 500 millones en la compañía de Estados Unidos y también suministrará un vehículo especialmente diseñado en la minivan Toyota Sienna para el proyecto, dijeron las compañías en un comunicado conjunto. La minivan ingresará a un servicio de viaje a pedido en 2021 y utilizará tanto el sistema de conducción autónoma de Uber como el conjunto de características automáticas de tecnología de seguridad de Toyota.

La compañía japonesa expresó que la asociación involucraría la “producción masiva” de vehículos autónomos que se desplegarían en la red de transporte compartido de Uber.

Dara Khosrowshahi

Dara Khosrowshahi, Gerente general de Uber, expresó en un comunicado “El acuerdo es el primero de este tipo para Uber, y señala nuestro compromiso de llevar tecnologías de clase mundial a la red de Uber. Nuestro objetivo es desplegar los autos sin conductor más seguros del mundo en la red de Uber, y este acuerdo es otro paso importante para hacer de eso una realidad”.

La asociación también representa una gran oportunidad para Toyota, que previamente ha invertido en Uber. Aunque la compañía se encuentra entre los fabricantes de automóviles más avanzados del mundo, Toyota se ha movido de forma mucho más conservadora cuando se trata de vehículos autónomos en comparación con sus competidoras como General Motors y Waymo. En enero, el CEO de Toyota, Akio Toyoda, mostró la e-Palette, un vehículo parecido a una van que puede ser usada en los servicios de reparto, y expresó que Uber podría estar entre las compañías que lo usan.

Shigeki Tomoyama

“Este acuerdo y la inversión marcan un hito importante en nuestra transformación a una empresa de movilidad, ya que ayudamos a proporcionar un camino para una expansión segura de los servicios de movilidad, como el viaje compartido que incluye vehículos y tecnologías Toyota”, expresó Shigeki Tomoyama, vicepresidente ejecutivo de Toyota jefe de Toyota Connected.

Anteriormente bajo el antiguo CEO de Uber, Travis Kalanick, quien intentó con todas sus fuerzas alcanzar a Waymo de tal forma que gastó espléndidamente para lograrlo, incluyendo la compra de Ottomotto LLC por $680 millones, una Startup creada por el ingeniero Anthony Levandowski.

Anthony Levandowski

No obstante, poco después, Levandowski, cofundador de Otto como proveedor de tecnología autónoma de transporte, fue acusado en una demanda federal de llevar los secretos comerciales robados de Waymo con él a Uber.

En un comunicado publicado en la web oficial de Uber y firmado por el nuevo CEO de la compañía, Dara Khosrowshahi, se confirma que a tres días del juicio que enfrentaría a ambas compañías en los tribunales ha terminado en un simple acuerdo. En dicho texto explica que, “si bien Alphabet y Uber son competidores dentro de un sector muy complejo, también son socios en la misión del poder de la tecnología para mejorar el futuro de las personas”. El CEO de la compañía argumenta que “el proceso de compra de Otto por parte de Uber se debió llevar de otro modo”. Cuestión por la que, sin precedentes en el caso de Kalanick, pide disculpas a Alphabet.

Sin embargo, este acuerdo viene cargado de algo más que buenas palabras. Como era de esperar, este cuenta con una importante parte financiera detrás. Waymo pedía en primera instancia casi 1.000 millones de dólares en concepto de daños y perjuicios; que, en algunas ocasiones, llegó hasta los 1.400 millones de dólares de compensación. El acuerdo no iba a dejar escapar esta oportunidad. Según ha comunicado la CNBC, el trato implica el pago de una participación del 0,34% de Uber a Waymo; lo cual supone una cantidad de 245 millones de dólares. Muy lejos la petición inicial, pero colocando a Alphabet en una posición de acceso a los beneficios futuros de los coches autónomos de Uber o de su división de camiones Otto.

Posterior a esto, el 18 de marzo, uno de los SUV Volvo XC90 de Uber que se probaron en Tempe, Arizona, golpeó y mató a Elaine Herzberg, de 49 años, mientras cruzaba una calle oscura de la ciudad. El controlador de seguridad no parece haber estado prestando atención y un informe preliminar de los investigadores federales de seguridad encontró que aunque los sensores del vehículo detectaron a Herzberg, hubo un retraso en la rapidez con que determinó “se necesitaba un frenado de emergencia para mitigar una colisión”.

Aún la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte no ha publicado sus conclusiones para el caso, sin embargo el accidente representó la primera víctima mortal de un vehículo autónomo y un enorme golpe para Uber. Con lo que en julio, la compañía estadounidense decidió descontinuar su programa y que “avanzaría exclusivamente con automóviles”, manifestó en una declaración Eric Meyhofer, director del Grupo de Tecnología Avanzadas de Uber.