Nivaura, la startup que ofrece servicios para los mercados de capitales, desarrolló “el primer bono de tasa flotante comercialmente viable con tecnología Blockchain (FRN)”, el cual ya el banco Santander y la compañía de alquiler de vehículos LeasePlan se encuentra operando de manera de constatar todas sus utilidades.

El anuncio fue realizado a fin de coincidir con la reunión anual de tecnología blockchain y criptomonedas Consensus 2019, que se lleva a cabo en Nueva York. Nivaura lo ha denominado “el primer bono de tasa flotante comercialmente viable con tecnología de cadena de bloques”, donde la compañía explicó que diferentes clientes se encuentra probando sus notas de tasa variable (FRN).

En su declaración el CEO de Nivaura, Avtar Sehra, informo que entre” los clientes claves, con los que nos encontramos trabajando en los aspectos novedosos que estamos por implementar, como lo son los bonos de interés flotante (FRN, según siglas en inglés), también conocidos como bonos de tasa variable, están el London Stock Exchange Group, registros con token (LSEG), Banco de Santander y LeasePlan, así como Premfina, un proveedor de servicios de financiamiento premium en la etapa de crecimiento en la industria de seguros” indicó.

Por su  parte Nivaura, que recientemente cerró una ronda de semillas de $ 20 millones liderada por London Stock Exchange Group, ha participado en las cinco cohortes de “sandbox” de la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido. Asimismo, el programa del regulador pretende explorar las formas de emitir activos digitales de una manera mucho más compatible así como hacer uso de las blockchains públicas como bitcoin y ethereum utilizando las mismas como capa de liquidación.

Para el año 2016, la compañía desarrollo un instrumento que gestionaba registros de tenedores de notas crediticias recurriendo a un sistema de asignación de tokens en una red pública (antes de que estos fuesen popularmente conocidos como las ICO), al mismo tiempo esté implementaba un mecanismo inteligente para el “cálculo y pago” de las órdenes comerciales, el cual operaba claramente sobre la red de Ethereum.

De este modo, Nivaura ahora se encuentra aplicando el mismo enfoque a los FRN, por lo que utiliza una fuente de datos del mercado monetario para iniciar un cálculo.  Asimismo los FRN se calculan de acuerdo con las tasas actuales del mercado, como la tasa de fondos federales o la tasa de la red interbancaria de Londres (LIBOR), sumando a esto un margen cotizado (un cupón típico se vería como “3 meses USD LIBOR + 0.20%”).

Por su parte Sehra aseguró que el proyecto FRN, es una extensión del trabajo que su equipo desarrolló para el proyecto “Tokenize Equity”, con lo cual podrán ser comercializados a través de un exchange regulado.

Sobre esta nueva modalidad de operaciones “Tokenización híbrida”, Sehra comentó:

“Estamos extendiendo los modelos simples de acciones y bonos tokenizados para incluir instrumentos híbridos y estructurados más interesantes que serían más útiles para nuestros clientes y socios”, dijo Sehra. “Una extensión natural de esto es asegurar que el interés no sea simplemente cupones de tasa fija, sino que tenga la flexibilidad de ser un valor flotante dependiendo de alguna tasa de referencia externa”.

Sehra explicó que en realidad, existen dos partes importantes en el proceso de valores tokenizados. El primero es el registro de tokens (o el contrato inteligente) que crea el instrumento financiero en la red Blockchain de Ethereum, y cual permite la transferencia de tokens de una parte a otra, de acuerdo con un proceso de inclusión en la lista blanca de KYC / AML.

El segundo es el gestor de eventos en el cual distintos valores tienen diferentes tipos de eventos: considere los bonos y sus cupones, reembolsos e incumplimientos, o acciones y sus derechos de voto y dividendos. No obstante, a medida que los instrumentos se vuelven más complejos, la cantidad de eventos y la información necesaria para gestionarlos también adquieren un mayor grado de complejidad y variedad.

Sobre las dificultades regulatorias al respecto, Sehra señaló que la gestión y programación de todos los eventos complejos dentro de un contrato inteligente no es algo comercialmente viable en estos momentos, ya que aún hay que afinar detalles desde una perspectiva regulatoria para poder operar con mayor claridad en el ámbito de los valores y los tokens. Sin embargo, a juicio del CEO, los FRN administran las fuentes de datos para hacer cálculos de los pagos, generando montos y ejecutando dichas órdenes a través de un contrato inteligente, lo cual constituye un avance importante.

“A pesar de, algunas de las herramientas para administrar los flujos de información clave en los eventos se pueden estandarizar y automatizar”, indico.

En el caso de las FRN, se trata de administrar las fuentes de datos, hacer un cálculo, generar montos de pago y luego ejecutar esos pagos a través de un contrato inteligente en una cadena de bloques.

Sehra  concluyo que “al igual que el modelo de registro de token requiere una lista blanca y puntos finales responsables para garantizar que los registros descentralizados puedan utilizarse para valores, la gestión de eventos en una cadena de bloques también requerirá controles de puntos finales y la firma por parte de las partes confiables antes de que los participantes en los mercados de capital consideren su uso.”